lunes, 19 de febrero de 2018

Democracia, violencia online y candidatas


Si hay temas de los que disfruto mucho hablar es de Internet, mujeres y política. Como saben, México tiene elecciones  presidenciales este año, así como locales en varios estados –incluyendo el mío- esto nos va a mantener atentos a las discusiones en los medios de comunicación y muy en especial en las redes sociales.

Además de los espacios digitales, tenemos otras consideraciones: estas son las primeras elecciones con una conciencia real de la importancia y efecto de las redes sociales para informar, exigir y buscar información, como también para difundir noticias falsas –fakenews-, las primeras elecciones para la presidencia y senado con un Protocolo para la atención de la violencia política contra las mujeres en razón de género.

Será frecuente ver filtraciones de candidatas en ropa interior, desnudos o vídeos con contenido erótico, todos ellas filtraciones de material gráfico que fueron proporcionadas por terceros, u obtenidas a partir de la violación de equipos y dispositivos digitales.

Estas filtraciones se pueden dar por la poca seguridad digital y el desconocimiento en el tema, pero, de forma cultural, esto será parte de la “vida electoral” y las “campañas negras”, filtrar la vida íntima y personal de una mujer candidata para denigrar su imagen y mostrarla como no merecedora de la confianza del voto.

La violencia política contra la mujer es definida por el Protocolo señalado como:
“La violencia política contra las mujeres comprende todas aquellas acciones u omisiones de personas, servidoras o servidores públicos que se dirigen a una mujer por ser mujer (en razón de género40), tienen un impacto diferenciado en ellas o les afectan desproporcionadamente, con el objeto o resultado de menoscabar o anular sus derechos político-electorales, incluyendo el ejercicio del cargo” (2017, Protocolo para la atención de la violencia política..., .p.41)

Así mismo, señala que los tipos de violencia política contra las mujeres pueden incluir, entre otras, violencia física, psicológica, simbólica, sexual, patrimonial, económica o feminicida (2017, Protocolo para la atención de la violencia política..., .p.41), esto basándose en lo que señala la Ley general de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia. Como podemos observar, falta incluir como un tipo, la violencia digital.

En relación a esto último, el Protocolo para la atención de la violencia política en la página 42 señala que la violencia puede darse a través de cualquier medio de información como:
• Periódicos, radio y televisión
• De las tecnologías de la información
• El ciberespacio


Artículo 3°.- La violencia de género contra las mujeres, de manera enunciativa, no limitativa, comprende las siguientes formas:

XIX. Difundir o publicar sin consentimiento mediante cualquier medio tecnológico, imágenes o grabaciones con contenido erótico o sexual obtenidas con o sin autorización de quien sufre la afectación;..

Aunque me parece que tal fracción se encuentra correctamente redactada, considero necesario que se incluya a la violencia digital en el Protocolo como una de los tipos y no solamente como medio, esto le daría más peso a los actos de que en ella pudieran quedar enmarcados.

Todo lo señalado, tomando en consideración que la violencia digital es definida como:

“Actos de violencia de género cometidos instigados o agravados, en parte o totalmente, por el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), plataformas de redes sociales y correo electrónico; y causan daño psicológico y emocional, refuerzan los prejuicios, dañan la reputación, causan pérdidas económicas y planten barreras a la participación en la vida pública y pueden conducir a formas de violencia sexual y otras formas de violencia física.” (2017, Informe de Violencia Digital la mujer mexicana, p. 15).

Es evidente que necesitamos crear una conciencia de cuidado; como dice una amiga: “la seguridad digital es como un anticonceptivo”, hay que promover la educción y alfabetización digital para involucrar a más mujeres y claro, empoderarlas.
Lo que nos debe quedar claro es que compartir contenido que violente de cualquier forma a una mujer sin su aturoización es un delito y como tal, debe ser sancionado.

¿Qué podemos hacer?

Usuarias:
Buscar fuentes confiables de información.  
Ser sororidarias, la violencia digital ocurre porque se viraliza el contenido, desde publicaciones que se comparten, hasta las que se envían por mensajería como whatsapp, por lo tanto, debemos de no difundir contenido que violente a las candidatas, sean o no sean de nuestro agrado o preferencia electoral.
Resultará esencial analizar la información que se comparte, valorando si su contenido puede violentar de cualquier manera a las mujeres candidatas; es necesario que las usuarias reflexionen que cada mujer es libre de ejercer sus derechos ya sean de expresión, reunión o sexuales.
Les propongo una dinámica para sus redes sociales: 

Me comprometo a no compartir, difundir ni tolerar ninguna imagen o contenido privado que exponga la vida privada o íntima de cualquier mujer en la vida política o fuera de ella con la que traten de desacreditar su participación democrática.
#SororidadPolítica #EleccionesMX2018

Candidatas, Políticas
Informarse y no tener miedo.
No desacreditar a compañeras candidatas, no importa si no son de su expresión política, son mujeres y merecen nuestro respeto. Recordemos que ellas, así como ustedes, también están en el juego electoral y se enfrentan de por sí a muchos obstáculos para poder participar.
Establecer medidas de privacidad y seguridad digital.
Contar con un Manual de crisis digital, es decir ¿Qué hacer en caso de?
Confianza, desde el principio de la contienda contarle al equipo de estrategia si sospecha o cree que algún contenido le pueda afectar, esto para tomar medidas y tener una respuesta preparada.

Autoridad
Poner en real marcha el Observatorio de Participación Política de las Mujeres a nivel local, necesitamos información real del proceso y cómo se dan este tipo de acciones, ¿cómo lo toma la sociedad?, ¿las candidatas? y ¿qué medidas se siguen?, ¿qué tipos de violencia digital se da en este proceso?, ¿quiénes son las más afectadas?.

Necesitamos que los órganos de decisión se asesoren y dejen guiar por expertas y expertos en la materia, conformando una mesa con enfoque multidisciplinario, con el fin de que se puedan expresar opiniones sobre los casos específicos, y sobre qué debe hacerse para atenderlos. No podemos dejar a los intermediarios que juzguen qué si o qué no es violencia.

Tenemos una certeza, será imposible conquistar los espacios públicos si permitimos que las prácticas machistas siguan extendiendo la violencia contra las mujeres y, en este caso, contra aquellas que buscan un puesto de elección popular.


miércoles, 14 de febrero de 2018

Muerte al romance

Llegamos a ese día donde todo es corazones y chocolates, hoy una vez más me han dicho que las feministas hemos llegado a este mundo a matar el romance, el coqueteo y que estamos en contra de la galantería, de ligar en los antros y sabe cuánta cosa más. Hoy me recuerdan que soy muy feminazi y que por eso no debo amar.

Hoy les digo: ¡muerte al amor romántico!, a esa idea de que el amor es una serie de sacrificios, autoflagelaciones y que morir por amor es posible, hoy creo que sí aprendes a amarte primero el resto dirían en México es: pan comido.

Probablemente este año las flores valen el doble de su precio normal e ir a cenar implica reservar con una semana de antelación, pero hoy existe una conciencia de denuncia, respeto, exigir derechos y hacer valer esos mismos derechos.

El movimiento #MeToo, #MiPrimerAcoso y muchos más nos demuestran una cara harta de eso que nos dijeron mil veces a las mujeres que debemos soportar y para varios es sinónimo de victimizarnos, tirarnos al suelo solo por ser mujeres, denunciar cualquier hola como un acto de acoso y que nos crean todo por qué como somos mujeres nos deben de creer.

Entiendan señores, no estamos matado el coqueteo, estamos respetándonos y valorando nuestro cuerpo y decisiones.

Por vez primera existe una conciencia de querernos a nosotras, cada movimiento tiene sus aristas, sus causas, pero animarnos a denunciar es un movimiento por si solo que requiere de mucho valor y fuerza para animarse a denunciar violencias normalizadas en una sociedad que sigue creyendo que está bien darle una categoría de valor a cuerpos ajenos en la vía pública.

Para nosotras el amor es respeto primero a nosotras.

Hoy amigas y feministas de México nos hemos sumado con los hashtags #LibresNoValientes #8Mx #FeministasMx como un ejercicio previo al 8 de marzo y como un grito para reflexionar y decir que el amor no debe ser una práctica violenta, el amor no es sinónimo de soportar golpes, violencia, abusos, violaciones y que cualquier herida será sanada con flores o chocolates.


Hoy queremos que las mexicanas y todas las mujeres sientan en el amor la libertad de expresarse y amar sin prejuicios, sin miedo y con derechos.

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics