lunes, 14 de mayo de 2018

El falso empoderamiento femenino


Estoy leyendo el libro “Porqué no soy feminista, un manifiesto feminista” de Jessa Crispin, me tiene repensándome cómo feminista, mujer y sobretodo evaluando mi feminismo, he de decir que no comparto algunas de sus ideas, pero el capítulo de “Empoderamiento es un sinónimo de narcicismo”, es una delicia real.

Lo he visto todo en cuanto a empoderamiento, desde los talleres organizados por partidos políticos donde les dan un pañuelo rosa y gritan al estilo de curso de superación, las que dan conferencias y al final les venden la idea de un empoderamiento económico vendiendo tupperware y etc, las organizaciones que surgen para dar talleres de empoderamiento pero sus cabezas no entienden el empoderamiento – y ni siquiera entienden el feminismo-, y podría continuar con un sinfín de ejemplos.

Años de feminismo y hemos adoptado un empoderamiento basado en un ideal patriarcal, en ese que hemos visto que ejercen los hombres, porque en esta lucha por alcanzar el poder nuestra meta es alcanzar ese poder que tienen los hombres y que tanto nos han incitado a querer, el mismo feminismo es un lenguaje de poder mal encausado, mal interpretado y difundido.

“Gran parte del feminismo contemporáneo emplea el lenguaje del poder. Hay que empoderar a las chicas, las mujeres tienen que luchar por su propio empoderamiento, las chicas del poder, etc. Se habla muy poco de a qué se va a destinar ese poder porque se da por hecho que es evidente: a lo que ellas quieren” (Crispin, 2016, p. 78)

Hemos entendido la lucha feminista como una búsqueda del poder, para lograrlo necesitamos empoderarnos, si bien creo que el empoderamiento es un proceso interno-colectivo que debe de buscar replantearse lo aprendido y volver a construir los aprendizajes con “lentes morados”, el poder lo conocemos y entendemos desde lo que hemos viso en el sistema patriarcal.

Crispin dice “Durante siglos, el sistema patriarcal ha defendido la felicidad como la capacidad de tener a otro sujeto a tu voluntad”, es decir podemos estar empoderadas y seguir con practicas machistas, que nuestras decisiones solo beneficien a cierto grupo.  
Que quiere decir, aprendimos a empoderarnos, a gozar de un poder como lo hacen los hombres y al lograrlo estamos siendo machistas entre nosotras mismas.

Entendemos el poder para limitar y privilegiar, limitar a quienes no ven, actúan como nosotros, y privilegiar a quienes creemos de nuestro entorno lo merecen, sin distinguir que el sistema opresor existe por esas mismas razones.

¿Qué podemos hacer?

Jessa concluye con que para encontrar este nuevo modelo de empoderamiento y sus ventajas, tenemos que rechazar los beneficios de entrar en este complicado juego del poder masculino, empezar  a tomar la acción y generar como colectivo feminista y tecno femenino nuevas reglas, metas y forma de pensarnos con ese poder.

Tenemos que replantear la definición que tenemos por “empoderamiento” uno que no obligue a un grupo a ser dependiente del poder.

Necesitamos como colectiva, definir cuál es nuestro poder y qué queremos. Y crear un nuevo modelo de empoderamiento que nos garantice un poder en el que no estemos reproduciendo las limitantes del actual.

“Solo dentro de la estructura patriarcal tiene las mujeres sus libertades restringidas” Jessa Crispin


Nota al margen, no les gustan los bailes sexys

Hace unos días la Diputada Norma Zamora denuncio bailes eróticos, por unos bailes que se realizaron en un stand de cerveza Victoria que por cierto estaban dentro del Jardín de San Marcos.
La diputada señaló en una entrevista:
“No queremos evitar la fiesta ni la música, lo que sí queremos es que todo sea bajo el respeto siempre, y en este caso no lo hubo.  Queremos que sean más propios y evitemos esta parte en donde no había respeto. Debemos empezar desde la educación, que los menores no vean este tipo de actos como algo normal”, 

No todo en este mundo debe ser sancionable y censurado, si bien los bailes eróticos pueden ser ofensivos para algunas personas también son fuente de ingresos para otras.

Prohibir este tipo de espectáculos estaría dejando sin trabajo a un gran sector que son en su mayoría mujeres, si la iniciativa de la Diputada pretende defender a las mujeres de agresiones entonces debería de buscar una propuesta que no violente más a las mujeres.

Por ejemplo dedicar un horarios específicos para este tipo de bailes y que no sean en lugares de obvia convivencia familiar como lo es el Jardín de San Marcos –desde un inicio estuvo mal que colocaran stands de la Cerveza Victoria dentro de esta área histórica y cultural- y después de establecer, promover el respeto y la no ofensa a las mujeres.


Últimamente parece que está de moda la sancionitis, es decir, todo lo que agreda, violente, lastime, lo sancionamos, prohibimos y listo, no señoras y señores, debemos proponer desde una educción incluyente  sin estereotipos el respeto a cualquier profesión como bailar. 

lunes, 7 de mayo de 2018

Diana Doble y “seguro te diviertes” del Municipio


Concluye una emisión más de la Feria Nacional de San Marcos, con ella muchas reflexiones y sin duda una muy importante es el manejo de imágenes que ha hecho el municipio de Aguascalientes para continuar con el estereotipo de género y su falta de vocación para prevenir y erradicar la violencia de género en especial yo hablare de la violencia a la mujer.


Diana Doble

Primero vamos por las cosas felices, en varios –sino en todos- los antros y bares en el perímetro ferial en el baño de mujeres se pudo ver un cartel pegado en los baños que decía “¿Incomómoda?, acércate a cualquier colaborador del establecimiento y pide un trago: Diana Doble”

La dinámica consiste en que si tú mujer estas siendo acosada, amenazada por algún hombre puedes pedir a un mesero una Diana Doble y depende de la emergencia pides: solo, para llevar o azul, los meseros en cuestión deben ayudarte a salir del establecimiento, pedirte un taxi seguro o llamar a la policía.

Con el apoyo de una amiga, pedimos una Diana Doble en distintos establecimientos y los meseros sí sabían qué hacer.
Pero esta iniciativa no fue del Instituto de Municipal de la Mujer, la Regidora Jenny Parra, Presidenta de la Comisión permanente de Igualdad y Género fue la que consiguió el patrocinio del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México quien creó este programa y junto a un grupo de colaboradores visitaron los establecimientos pegando las “Diana Dobles” en los baños.

Espero que esta iniciativa sea permanente y que el próximo año también este en la FNSM y que más mujeres sientan la seguridad de poder pedir una Diana Doble.


¿Seguro te diviertes?

Dentro de las funciones del Municipio está la limpieza del perímetro ferial, para resumir el gran trabajo que hacen –eso si se les reconoce, el gran trabajo para mantener limpio el perímetro ferial- decidieron hacer algunas imágenes donde “presumen” de las mujeres que hacen jornadas de 12 horas.

En ellas hacen alusión a que “Claudia es la única mujer que opera un de las 12 barredoras” y “es esposa, madre de familia”, o “Sandra trabaja como verificadora con jornadas de hasta 12 horas”  en un boletín que enviaron a medios decía "Después de una jornada de más de 10 horas de trabajo en temporada ferial, va a casa para continuar con la siguiente labor del hogar, donde atiende a sus 3 hijos y a su esposo."

Tania Magallanes, jefa de información del periódico La Jornada Aguascalientes publico en su muro de facebook:
Seguro te diviertes con un trabajo de 15 horas, desde las 5 am, donde limpias la basura que la gente arroja a las calles. Seguro te diviertes con doble o triple jornada laboral que realizas porque llegas a atender casa, marido e hijos. La estulticia en las campañas para "enaltecer" el trabajo femenino, en este caso de la Secretaría de Servicios Públicos AGS y siempre del H. Ayuntamiento de Aguascalientes.

Claro, seguro las mujeres se divierten un montón trabajando doble jornada y después hacer una tercera como esposa, cuarta como madres y muy seguro una quinta cuidando a algún enfermo.
Claro es bien divertido ver como se sigue enalteciendo el trabajo de las mujeres en la limpieza de las espacios.

Y es que nuestro pensamiento sigue siendo una estructura de poder donde es normal que las mujeres limpien, cuiden y sean madres, no, no es culpa de ellas, es culpa de las personas que hacen este tipo de campañas que no tienen la sensibilidad, me pregunto si al hacer esas imágenes y redactar esos boletines se preguntaron si esas mujeres tienen donde dejar a sus hijos por más de 12 horas, si el sueldo que tienen de una jornada normal no les alcanza y por eso tienen que trabajar más.

No, eso no es divertido


Las mujeres prevenidas

Y por último, la Secretaria de Seguridad Pública invita a los talleres: Curso de Mujeres Prevenidas donde se ven temas como: autocuidado en los hogares y centros laborales, medidas de seguridad en la vía pública, uso del transporte púbico y etc.

Estoy de acuerdo que como no se logra garantizar nuestra seguridad las mujeres debemos autodefendernos, yo misma he tomado cursos de seguridad personal y cargo en mi mochila gas pimienta, pero todos estos cursos han sido impartidos por organizaciones feministas, entre nosotras nos cuidamos.

Pero, que una autoridad te venga a decir que debes de cuidarte tú para que no te pase nada, ¿en serio?

Es decir, si no quieres que te pase nada malo vamos a tomar el curso “Mujeres Prevenidas” para obviamente prevenir que te suceda algo en el transporte público, vía pública, en el hogar o en donde trabajas.

Probablemente exagero un poco, hagamos como que los cursos están bien, entonces dónde está ese mismo programa enfocado a los hombres, no veo un cartel invitando a:

Hombres no violentos-¿Acoso callejero?, ¿Por qué esta mal?-Qué sucede si violó, golpeó o violentó psicológica, física y emocionalmente a mi pareja, amiga, hija o a cualquier mujer.-Aspectos legales de la justicia a las mujeres en caso de violencia.-Los hombres también lloran, rompiendo los estereotipos de género masculinos.-¿Se puede ser hombre y no violentar?

Sé que el Instituto Municipal de la mujer imparte algunos cursos de “Nuevas Masculinidades”, pero no veo una difusión ni publicidad tan grande a esos programas como lo hacen por ejemplo con el Botón Naranja.

Necesitamos que las autoridades y los encargados de los distintos programas sociales en torno a la violencia entiendan que la violencia no se va a reducir enseñándole a las mujeres a usar la plataforma del Botón seguro, ni se va a terminar no usando tacones como lo dijo el año pasado el ex Secretario de Seguridad Publica, Héctor Benítez. 

Las mujeres ya entendemos que debemos cuidar muchas cosas al salir, nos han “prevenido” que en esa búsqueda de prevención preferimos no usar tacones, vestidos, faldas, llevar alguna joya, salir por las noches y hasta pedir que nos acompañen a tomar un auto, enviar las placas, avisar al llegar, ellos siguen viviendo con la tranquilidad de que no pasada nada, viven viendo como saturamos de información diciendo Ni Una Menos y Vivas las queremos, pero no se les dice que ellos deben de entender y aprender que no deben de violar, acosar, golpear, perseguir, etc. a una mujer.

La prevención nos esta privando de vivir, ¿por qué no los capacitan a ellos?

Ok, la prevención, el botón naranja y todo eso sirve y todo lo anterior es cultural, pero el Municipio cuenta con un presupuesto, una Instancia Municipal y como tal debería promover acciones que no reproduzcan el estereotipo de género y a crear un conciencia social de una prevención incluyente es decir tanto mujeres como hombres ser participes del cambio social.





Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics