lunes, 22 de mayo de 2017

Carta de mi (ex) acosador, segunda parte


“Hay noches que aún vives en mis sueños”, me escribió y no conteste.

 

Esa mañana había atendido varias llamadas, estaba en la oficina con una taza de café, la computadora encendida y varios pendientes, volvió  sonar el celular:

 

-Bueno

-Bueno, no me cuelgues, no te quito mucho tiempo

 

Del otro lado del teléfono esa voz que no recordaba, de un brinco me levante de mi lugar para cerciorarme que no estuviera afuera de la oficina, nada, un frío invadió mi cuerpo, no sabía que decir, que hacer, el continuaba…

 

-no me cuelgues, solo quiero decirte que te extraño mucho y te sigo amando

-….ahh… bye

 

Durante unos minutos me quede en el pasillo con el teléfono en la mano y mucho frió, las piernas me temblaban, no lo creía capaz de volverme a llamar, pero lo hizo y lo hizo de un número que no tenia registrado.

No supe que hacer. 

Regresé  mi lugar, me serví otra taza de café e intente continuar con mi día, era la una de la tarde, aún quedaba mucho por hacer, pero yo ya no me sentía segura, recibí otras llamadas después de la de él, cosas del trabajo, cada que la pantalla se iluminaba dudaba en contestar, podría ser él otra vez.

Un par de horas después llegó un correo:

 

No, no tengo tu número registradoTampoco te tengo en redes sociales,Pero aún guardo en mi memoria varias cosasTus rizos,Tus múltiples sonrisasLa sonrisa cuando algo no te pareceLa sonrisa cuando algo te hace felizLa sonrisa cuando quieres aparentar inocencia.Hay varias cosas que guardo en mi memoria.Entre ellas tu número de teléfono.

Si no nos hubiéramos separado hace ya tanto tiempo, serian unas líneas muy románticas, pero no lo eran, en cada línea que me escribía estaba esa tensión de obligarme a regresar a algo que no quiero.

Hace ya años, cuando las cosas no marchaban bien, le dije que no me obligara a amarlo, pero el chantaje emocional se imponía, ¿Qué haré sin ti?, ¡Sin ti no soy nadie!.

¿Por qué debo cambiar yo?, por qué debo cambiar de celular, de correo, de domicilio, de lugares que frecuento para no verlo, para no toparme con él y lo que fue no me hagan daño.

Cada vez que aparece me perturba, reaparecen las sombras del pasado que me traen los malos recuerdos, la sensación de vulnerabilidad, pero no estimado lector, no el sentimiento de “lo extraño”, ese desapareció hace mucho, es miedo, angustia, preocupación.

Lamentablemente nos han dicho que está bien, que el amor es sufrir, que debemos sufrir por amor y aceptar lo que venga, porque así es el amor.

Nos han dicho que debemos calmarnos y aceptar esas “pruebas de amor” porque esos detalles de locura es traerlos “en la palma de la mano”, “deberías estar agradecida mijita lo traes loquito por ti”, diría una de mis tías.

¡No!, eso no es vida.

 

Esa madrugaba estaba atravesando la carretera, llegó a mi correo sus palabras, su justificación a todo esto, él dice que es su manera de desintoxicarse, como se desintoxican de las drogas, se desintoxica escribiéndome.
Esa madrugada escribió:

“puedo escribir un poema libre que describa como mis zapatos a veces me piden a gritos correr hacia ti, u otro de mis brazos y la sensación horrible por la ansiedad de querer abrazarte, se cierran en puños y mis codos se arquean ante la ansiedad, pero no tengo la certeza de que me leas, así que me limitaré a seguir escribiendo así, libremente, esperando que tenga algún sentido en cualquier línea.”

Nos han enseñado que debemos aceptar lo que venga, las pruebas del amor romántico son un ejemplo de ello, debemos de hacer, aceptar y callar si no nos gusta, porque de lo contrario se puede ir, y estar solo es estar mal.
No, no voy a cambiar mi número, ni mi correo, ni mi domicilio, no por él ni para él.

No, no deberíamos tener miedo, pero yo aún lo tengo cada que veo en la bandeja de correo un mensaje de él.
Ahora hasta Telcel lo busca, no actualizó la información de contacto y me marcan para que le haga llegar un mensaje, que casualidad.

Las invito a que denuncien, a que exhiban a ese acosador, porque no podemos permitirles que se salgan con la suya y perturben lo más preciado que tenemos: nuestra vida.

Seguiré escribiendo del tema, no sé que pase primero, pero no puedo guardar silencio.


No estamos solas

 

 

 

 

 

 


 

lunes, 15 de mayo de 2017

Los tacones de Benítez

Una canción dice “con zapatos de tacón las nenas se ven mejor” lo que nunca nos dijeron o no acabamos de escuchar en la canción es que nuestra seguridad es vulnerable por usar zapatos de tacón.

Esta premisa es una escusa más, nos dice –nuevamente- que las mujeres tenemos la culpa de lo que nos pasa por lo que usamos, en este caso: tacones y bolsa “grandototota”.

La semana pasada, en una entrevista, el Secretario de Seguridad Pública del Municipio de Aguascalientes, José Héctor Benítez López, señaló:


“Ustedes como damas traen una bolsa grandototota, bonita, se ven guapísimas ustedes como damas; pero la traen abierta; cuando ustedes deciden abordar el vehículo, buscan las llaves de su vehículo, se echan un clavado materialmente a la bolsa para estar buscándolas; las condiciones de seguridad han cambiado, nos corresponde a todos” Recomendaciones machistas del jefe de policía municipal para prevenir la delincuencia

Y continuó declarando:


“Si nosotros seguimos entendiendo que la seguridad le corresponde a la policía vamos a fracasar, este es un trabajo mancomunado. Ustedes se ven guapísimas en tacones como damas, el glamour no lo quieren dejar, pero hoy en día en esa bolsa grandototota que tienen, necesitan tener zapatos de piso para que después del glamour se los cambien y tengan mejor desplazamiento” Recomendaciones machistas del jefe de policía municipal para prevenir la delincuencia

Yo no debería preocuparme por usar tacones y mucho menos por correr por la calle para salvar mi vida por qué tú Secretaria de Seguridad Pública eres el encargado de garantizar la seguridad de las mujeres –y sí también de los hombres para aquellos que se sienten ofendidos-.

No, no se trata de que la movilidad sea un problema, sí así lo fuera entonces tendríamos que mencionar las calles que tienen baches o que el asfalto esta levantado y eso también promueve que me caiga, lo que decimos es que el uso de cierto zapato no debe condicionar nuestra seguridad, no puede venir a decirle  a una mujer que violaron que la culpa la tiene ella por usar tacones y no correr, ahora parece que el Municipio nos dice que la seguridad de nosotras las mujeres depende del tipo de zapato y entre más alto más inseguras estamos.

¿Y cómo contestó la encargada de las mujeres del municipio?, ¡con una campaña!

“En próximas fechas, el Instituto Municipal de la Mujer de Aguascalientes (IMMA) podría lanzar una campaña que informe a la mujeres sobre la defensa de sus derechos en caso de acoso callejero, dio a conocer la titular de la dependencia, Zayra Angélica Rosales Tirado”. Promete instituto municipal lanzar campaña contra acoso callejero

Es decir, tenemos que enseñar y hacerle entender a las mujeres, a nosotras, que somos nosotras las que debemos de informarnos de cuáles son nuestros derechos y que nos enteremos que está mal el acoso callejero, aja, porqué no dice que esa campaña también va a estar dirigida a los hombres –o exclusivamente dirigida a ellos- , para que entiendan que el acoso callejero está mal y que tendrá a su vez una capacitación a los elementos de seguridad para que tengan las herramientas para saber qué hacer en caso de que alguna ciudadana denuncie acosos callejero, cómo tratar y atender a las víctimas, por ejemplo.

 

Pero la campaña no estará lista en una semana ni mucho menos “el IMMA realiza un estudio sobre cómo y en qué frecuencia se presenta esta problemática en el municipio de Aguascalientes que tendrá resultados en aproximadamente un mes” Promete instituto municipal lanzar campaña contra acoso callejero

El acoso callejero se presenta en todos lados,  cualquier hora y no importa que tan dorada o no sea la zona –por ejemplo en la Feria Nacional de San Marcos con el pretexto del “amontonadero”-.

“En México, no hay muchas mediciones sobre este acto que no es considerado una violación sexual, ni como un delito. Sin embargo, un estudio del Colegio de México asegura que el 93 por ciento de las mujeres han sufrido miradas lascivas y el 50 por ciento ha sido tocada en la vía pública” Acoso sexual callejero: un acto que no cuenta 

Una vez más las autoridades nos están demostrando con sus declaraciones que somos nosotras las responsables de nuestra seguridad, eso me queda claro, finalmente en la calle soy yo contra los delincuentes/violadores/asaltantes porque ellos “la autoridad” no van a hacer nada.

Y sí, esto es una crítica, por que no están haciendo su trabajo.

Amigas, si van a venir de visita a Aguascalientes, recuerden llevar zapato de piso en sus bolsas grandotototas.

 

Recomendaciones machistas del jefe de policía municipal para prevenir la delincuencia

Promete instituto municipal lanzar campaña contra acoso callejero

Acoso sexual callejero: un acto que no cuenta

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics