lunes, 18 de noviembre de 2019

Volver al origen


Este sábado recibí un gran regalo, participar de un aquelarre de mujeres donde aprendimos a preparar rubor, polvo translucido, bálsamo para los labios, rímel natural para festejar dos años de la tienda Volviendo al Origen.

Mary tiene manos de ancestra y comparte sus conocimientos, ella elabora los jabones, shampoo, acondicionador que vende junto a su familia en Volviendo al Origen, productos naturales pero también sus manos comparten y sanan.



¿Por qué un taller de maquillaje artesanal es tan importante?, el maquillaje ha sido por años visto como una forma de ocultar y mejorar, lo hemos visto desde pequeñas para gustar debemos vernos bien eso implica horas de producción, dinero, tiempo, productos que nos embellecen buscando su objetivo que es gustar-gustarles.

En esta deconstrucción como mujer y como mujeres es encontrar en el maquillaje, en nuestro cuidado, en nuestra belleza el poder de ser nosotras y lo más importante gustarnos, querernos y cuidarnos.

Apropiarnos del maquillaje y hacerlo nuestro, cuidarnos y conocer qué es lo que usamos.

La vibra esa tarde en el origen de todo fue increíble, mujeres que no nos conocíamos pero que habíamos sido escogidas por la luna nos reunimos en torno a compartir, a cantar a ser recibidas con flores y aprender entre todas como el maquillaje también es un regalo para nosotras.

Las mujeres esas benditas mujeres siempre han estado para mi, para todas, si cierras los ojos te darás cuenta que siempre una mujer ha llegado a tu rescate y acompañamiento, en este proceso que he llevado desde hace ya varios meses son ellas las que me han salvado y en este aprendizaje ancestral me he deconstruido también como mujer que aprecia la belleza pero que ahora crea una belleza propia.

Por años crecí siguiendo modelos de cómo debía de verme y ser, hoy que en el caminar he podido volver a encontrarme me vuelvo a encontrar con el color de mi cabello y apreciar las canas tempranas herencia de mi madre.  

Gracias Mary por volvernos al origen, por compartir tu conocimiento ancestral ese de las abuelas que con sus manos nos sanaban en cuerpo y corazón.

Ahora toca turno de compartir lo aprendido, intentaré hacer bálsamo para labios. Esperen los resultados y su bálsamo.


lunes, 11 de noviembre de 2019

Estas gorda




Hace un año estaba por darle una mordida a mi quesadilla cuando me dijo que estaba gorda, que una mujer de mi edad no debía de tener ese cuerpo.
Hablar de mi cuerpo siempre ha sido difícil, en la secundaria usaba pantalones grandes para esconder mis caderas, en la prepa dejé de comer y en la universidad por ansiedad comía de más.
Nunca ha sido fácil hablar de mi cuerpo de cómo me daba pena mi altura o me escondía entre capas de ropa poco favorecedoras.

Escribir estas palabras es parte de cerrar ciclos y abrir otros. Escribirlo no es fácil.

No era fácil hablar del tema, en casa el objetivo era que no terminará como mis tías: solteras, gordas, tristes.
En la calle los piropos a mi cuerpo no eran fácil de trabajar, no me gustaba, a eso los comentarios de los compañeros que buscaban los cuerpos perfectos de cómo debía ser, verme que usar.

Con los años aprendí a transformarme en mujer, aprendí a ser mujer una que había construido una coraza alrededor de su cuerpo, yo sentía pero mi cuerpo no.

Esa mañana algo en mí se rompió, llevaba varios años en zumba, acababa de entrar a pole fitness pero no lo sentía mío, el gimnasio era mi forma de sacar el odio acumulado día a día.

Uno me dijo que si me volvía vegetariana me terminaba, otro se burló, otro me volvió a decir gorda.

En un proceso de deconstrucción me vi como esa a la que le decían gorda, a la que no le gustaba su cuerpo y me pensé mujer, predicaba sobre la importancia de querernos pero no me quería, necesitaba cambiar.
El último año, los últimos siete meses han sido difíciles, me encontré de frente a una persona que tenía la candela en las caderas y la pasión en los pasos que prefería ocultarlo bajo una gabardina.
Decidí estar bien conmigo, el primer pasó fue físico, no para que ellos me quieran sino porque yo me quiero mucho y quererme vale la pena arriesgar.

El proceso ha sido largo, cansado, cambie alimentación, rutina, cariños y ellas siempre estuvieron a mi lado con una sonrisa, un mensaje de apoyo. Las sentí.

Cuidarme a implicado revisarme toda yo, cambiar, quererme, dejarme querer y acompañarme.

Hay días muy difíciles, otros más fáciles, pero entender el ritmo de mi cuerpa y como mi cuerpa (exacto mi cuerpa no mi cuerpo) y yo podemos ser felices es posible.

A un año me siento bien y me siento feliz.

Este texto no ha sido fácil, implica mirar el pasado y ver como durante años creí tantas cosas y me lastimé mucho más, es ver que las cosas han cambiado.
Gracias a ustedes por sus clases, sus consejos, su cariño.



Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics