domingo, 24 de abril de 2016

Crónica de una primavera violeta

Mi corazón se agitaba de la emoción,  toda la mañana había visto los videos de las movilizaciones en otros estados, envíe mensajes,  seguí invitando amigas y amigos a la movilización local, se aproximaba la hora la emoción era mas grande.  Esa euforia contenida esas ganas de gritar por todas y cada una de las víctimas.
Mi grito sería en apoyo a todas, a mis hermanas hidrocálidas, pero también recordé a mis amigas de diferentes partes de América Latina, también va por ellas.

Iniciamos tres, poco a poco chicas se acercaban y preguntaban “¿aquí inicia la marcha?”, sí, Bienvenida, encontrar a las amigas, a las feministas históricas, a chicas y chicos que preguntaban por el evento en facebook, poco a poco se fue reuniendo la gente, repartíamos calcas, carteles, pancartas.
Todas éramos diferentes, señoras en carreola, con niños de la mano, jovencitas, señoras más grandes, pero también había hombres que acompañaban a sus esposas o parejas, que venían a sumarse.
Organizamos a todos y a las 4:15pm teníamos a un contingente de casi 300 personas, sonaron los tambores y la fiesta inicio “Alerta, alerta, alerta que camina, la marcha feminista por América Latina”.

no es piropo, se llama acoso”, la gente nos miraba, algunos se acercaban al contingente y preguntaban a qué se debía, les dábamos las calcas, les platicábamos de que se trataba, atravesamos el andador de Carranza, el Jardín de San Marcos, llegamos hasta el encierro en el corazón de la Feria Nacional de San Marcos y finalizamos atrás de la Plaza Monumental de Toros, nos reunimos, se leyeron las peticiones queríamos en alto a la violencia, el acoso callejero, la violencia obstétrica, los feminicidios, la victimización de las mujeres en los medios de comunicación.
El calor era mucho, caminamos a paso lento, cantando, gritando, dejando la voz en cada paso, cargando los carteles “Basta ya de violencia”, “la violencia no tiene género”, no hubo agresiones, no hubo violencia, caminamos, nos manifestamos de manera pacifica para visibilizar que estamos presentes que queremos vivir, caminar sin miedo.

“Vivas se las llevaron, Vivas las queremos”, pasadas las 6pm llegamos al punto final, nos felicitamos entre nosotras, la euforia había bajado, la tensión, estábamos felices por que por primera vez logramos reunir a mujeres de diferentes colectivos, partidos, instituciones bajo una misma bandera #VivasNosQueremos.

¿Volvería a salir a la calle?, claro, lo haría las veces que fuera necesarias para pedir un alto a la violencia a las mujeres, mirar a una mujer no es malo, es malo cuando por esas miradas la persiguen para darle una nalgada, por esas miradas le gritan improperios, groserías (que ellos creen bonitos), cuando por esas miradas soportamos gestos, gemidos, cuando por esas miradas nos acorralan en la calle para violarnos.

Hoy salí a las calles por mi, por mis hermanas, por mi madre que desde las 7am sale rumbo al trabajo, por mis amigas, compañeras, por todas las mujeres que no pudieron asistir, hoy tomamos las calles y las pintamos de morado por nosotras, por que si nos tocan a una nos tocan a todas.


Pueden mirar el vídeo de antes de iniciar la marcha: Vídeo #VivasNosQueremosAgs 




sábado, 23 de abril de 2016

Ya basta de acoso #VivasNosQueremos

No sé si fue la primera, pero estoy segura que no es la última, estaba en segundo año de secundaria y tenía a uno de mis primeros novios de pasillos, de esos con los que una anda de manita sudada en el receso y entre una clase y otra le mandas cartitas, notas y escribes su nombre en el chismografo, era ese amor inocente que todas queríamos imitar de la novela de las 5 de la tarde.
Fue el quién me dio mi primer beso, pero fue un primer beso que no me gusto, poco a poco las cosas comenzaron a cambiar, disfrutaba leer en la biblioteca a la hora del recreo, o al llegar el grupito de amigos nos sentábamos a platicar, pero a él eso ya no le gustó, en esa época no tenía celular, eran lujos que solo muy pocos podían darse, así que nuestra comunicación era solo dentro de las aulas del plantel. No recuerdo cómo y por qué lo termine, es de esos episodios que he borrado de mi archivo de recuerdos, pero lo que si recuerdo es que después de eso me buscaba en el salón y en mi casa (vivía muy cerca de la secundaria), una mañana que no tuvimos clases se apareció en la puerta de mi casa y amenazo que tenía que volver a ser su novia por que me necesitaba y sino volvía se mataría, no entendí la gravedad del asunto, no comprendí que me estaba chantajeando emocionalmente, y aunque no volví con él, si tenía miedo, durante una temporada cada que sonaba el timbre en mi casa pensaba que era él.
Y el acoso sigue presente, hace poco un ex aparecía por lugares dónde ya sabía que pasaba y estaba esperándome con el “pasaba por aquí y mira te encontré”, me buscaba en la oficina, me marcaba muchas veces, eso ya no era agradable, dejo de ser románico cuándo empecé a tener miedo y esa ansiedad a que de repente pudiera aparecer, pero también existía un chantaje emocional de su parte, me decía que “podía vivir sin mí, pero me necesitaba”, “no podía querer a nadie más”, “solo yo lo hacia sentir”, “estaba cambiando para mí”, deje de estar bien y lo encarre, le dije que no me buscara nunca más, que no era ni agradable, ni sano para mí tener que estar en esta situación, fue la manera en que despedí una agonía que había empezado 6 meses atrás y que concluyó en sus palabras “no esperaba eso”, pero era necesario por que tenía que decir basta!
Y hoy en día tengo a mi acosador, un señor que siempre sobre la misma calle casi a la misma hora ambos nos cruzamos, el va en un chevy verde, de esos pequeños de dos puertas, y yo caminando rumbo al trabajo, siempre siento como disminuye la velocidad y en cuanto me retiro de su óptica, escucho como acelera, en esos segundos que transcurre, de reojo siento su mirada a veces veo su expresión, esa expresión que hace de lanzar besos, de sacar la cabeza por la ventana, de “sabrosearme”.
Hace unos días, fui víctima de “acoso digital”, casi 50 twets me ofendieron, amenazaron, dijeron que debían violarme, que parecía lesbiana, que era un hombre muy feo, que no merecía pedir derechos y muchas más cosas, todo por una foto en donde invitaba a las calles libres y seguras, ahora tampoco en le plano digital podemos expresarnos por que aparecen los discursos de odio a nosotras las mujeres, aparecen los “machitroll”, y yo se que esas acusaciones no son reales, pero aún así en la distancia, esas amenazas te quitan la tranquilidad (de este tema les escribiré posteriormente).
Es increíble, pero los acosadores creen que es lindo detalle de su parte, es normal, un clásico, algo indispensable que se “Debe” de hacer cuándo ven a una mujer, pero no, ya basta de ese acoso y violencia en las calles, queremos caminar tranquilas, seguras, queremos sobretodo ser nosotras sin el miedo de preguntarnos si regresaremos a casa esa noche.

Mañana voy a gritar, cantar y decir ya basta por todas las mujeres que han sido víctimas de algún tipo de violencia o acoso, hoy les compartí algunas de mis historias, las que me han hecho crecer como persona, pero sobretodo como feminista. Mañana la primavera será morada por que #VivasNosQueremos.

lunes, 18 de abril de 2016

El día que me asesinen

Si me asesinan hoy, encontraran mi cuerpo tirado en un lote baldío, muy probablemente lo encontrará alguna señora que se dirija a su trabajo al atravesar un lote baldío o al pasar por un contenedor de basura, tardaran 45 min en llegar los policías en turno y entre 10- 15 los reporteros para ser “noticia de última hora joven asesinada,” dejaran que la prensa me fotografié sin ropa interior, con la blusa abrierta y la cara morada, hasta que llegue el forense acordone la zona y digan que “soy un caso aislado”, mientras sale el resultado forense los medios especularan sobre mi identidad, que hacía en esa zona, lo que traía puesto, por fin dirán que tenía unas cuantas horas de asesinada y anda sola en la calle a altas horas de la noche, empezaran a decir que había salido de una fiesta y que probablemente por las copas que traía encima me confundí, dirán que fue un pleito sentimental o que yo provoque que alguien se pusiera violento, pero me van a reconocer, mis padres me darán por desparecida y sabrán que soy yo a la que acaban de encontrar, ya con mi nombre, edad, dónde estudie, último domicilio, último trabajo, encontraran mi facebook, hurgaran en mis fotos, mis publicaciones, y todo ese pasado publicado será el culpable, dirán: para que escribe sobre lo que “debería hacer una mujer en la política”, se ganó enemigos, y si andaba sola, “por qué tan solita, ¿qué no tiene a nadie?, ¿y el novio?”, interrogaran a mis amigos y familiares, quieren encontrar a un amante que por celos que mató, o a un viejo amor que por despecho no soporto que fuera feliz con alguien más, dirán que las mujeres no pueden andar solas tan tarde, dirán muchas cosas, pero nunca la verdad. 
Seré la culpable de mi propio asesinato, por andar sola, por andar escribiendo cosas que no debía, hasta por cargar una bolsa muy grande que llamaba la atención. 
De los asesinos nunca hablaron, nadie vio nada y aunque armaron un operativo en la zona ya era muy tarde, de mí hablaran algunos días, todo dependerá si lo que encuentran en mis redes les es atractivo, si encuentran algún amante perdido o un lio de faldas, olvidaran que probablemente me violaron, asfixiaron, que ya muerta golpearon mi cadáver, no dirán nada de eso, porque se concentraran en “mujer sale en busca de fiesta y encuentra la muerte”.

Probablemente aún se pregunten por que inicie con esos párrafos, porque es la historia de muchas mujeres que han sido víctimas de sus propias historias, mujeres que son asesinadas por “andar de noche”, “usar falda”, “por verse bien”, ese es el pan nuestro de cada día, de apretar el paso al caminar por un lote baldío, de no procurar pasar por calles que no cuentan con luminaria, pero sobre todo por ser mujer.
Hace poco leí la historia de una chica que contaba todo lo que había pasado después de su asesinato, como era juzgada, revictimizada, como la pequeña historia que conte al principio y quise hacer mi historia para visibilizar que a cualquiera nos puede pasar, no importa la edad, la profesión, el nivel social o el número de ceros en una cuenta, todas podemos ser víctimas y más en una sociedad donde “nosotras nos buscamos que nos asesinen”.
En las últimas semanas, meses y años hemos escuchado historias parecidas, ya estamos cansadas, por eso nos unimos a la movilización nacional #VivasNosQueremos.
Estamos a unos días de la movilización nacional #VivasNosQueremos, estos días han servido para reflexionar, conocer aliadas (40 movilizaciones en todo el país), debatir el feminismo de hoy y sobretodo hacer colectivo, eso nos ha llevado a leer diferentes posturas pero sobretodo reflexiones, anécdotas de sobrevivientes pero también rescatar la historia de víctimas.
Nuevamente las invito amigas, no es cuestión de ser o no feminista, es cuestión de sumarse porque esa causa nos compete a todas las mujeres, porque si le pasa a una, nos pasa a todas, pero también están invitados los hombres que han aprendido a salir de la construcción sociocultural, vivir sin violentar y ser nuestros aliados.
La cita es este domingo 24 de abril a las 4pm en Carranza esquina Galeana (afuera de la casa de la cultura), recuerden vestir de negro con morado y llevar toda la energía para que nos escuchen #VivasNosQueremos.

domingo, 17 de abril de 2016

¿Inteligencia artificial?


Del texto de Renato Gómez Herrera (tarea 1 del eje 4 del curso propedéutico de la Lic. de Derecho)

¿Cuántos de nosotras y nosotros no imaginábamos el día en que tendríamos en casa una robotina?, las caricaturas y películas nos pintaban que llegaría el año 2000 con coches voladores, robots caminando entre nosotros y hasta el fin del mundo, eso que llamamos Inteligencia artificial.
Recuerdo cuando niña la última el miedo que me daba acercarme a la computadora que teníamos en casa, probablemente a diferencia de muchos de mis compañeros un aparato así en casa era una suerte, el día que mi padre me enseñó a usar ENCARTA, la enciclopedia digital creí que lo estaba viendo todo.
La inteligencia artificial ya esta con nosotros, tanto así que hombres biónicos también caminan por las calles, los que usan algun implante de metal o aleación parecida, implantes para sustituir brazos, piernas, pero también lo vemos en empresas ensambladoras.
La inteligencia artificial (AI), es el medio por el que computadoras, robots y similares realizan tareas, actividades, que requiere de la inteligencia humana.
Los adelantos tecnológicos debido a la IA son muchos y muy variados, están desde el acceso a la educación y /o capacitación de las personas como este propedéutico de derecho, por que lo hacemos a partir de Internet, no se diga en el área de la medicina, empresas constructoras, los gobiernos que pueden contar con un Internet  para sus tramites o el llamado gobierno digital y hasta sociales que pueden difundir sus luchas desde diferentes plataformas.
El texto plantea una pregunta muy interesante “¿Qué pasará, por ejemplo, con la enorme cantidad de seres humanos que no tienen acceso a la educación ni a la tecnología?”, creo que no es posible que se tenga adelantos tecnológicos importantes y zonas dónde no se cuenta con teléfono, debe llegar el momento en que se conecte a los no conectados y para eso es necesario contar con voluntad tanto política como de los empresarios que proveen los servicios.
Hace poco participé en una mesa de dialogo, en ella hablábamos de Internet hace 5 años e Internet en el futuro, si cayera de repente en el 2023 lo primero que revisaría sería mi bolsa para ver si aun uso celular.
No sé si algún día por la calle paseara un robot como el de la película hombre bicentenario o tal vez ya camina entre nosotros y no hemos puesto atención, pero lo que sin duda debe ser la prioridad de las y los desarrolladores y creativos es que la IA ayude a mejorar la calidad de vida, el medio ambiente, la educación.


(seleccione esta lectura porque los temas digitales me gustan mucho y me llamo la atención el titulo de la lectura, no tuve mucho problema para iniciar a escribir, en cuanto decidí que lectura quería escribí el primer párrafo y después de la lectura redacte todo lo demás)

lunes, 11 de abril de 2016

Las calles serán moradas, #VivasNosQueremos


“A dónde tan solita…chiquita”, “con ese culito me divorcio”, “mamacita”, “hay chiquita pero que bonita”, “que sabroso te mueves”, (mandan besos), (chiflan), no falta el arrimón en el transporte público o la nalgadita al pasar por la calle, que te barran (miren de arriba hacia abajo) cuándo pasas por dónde están puros hombres, el que disminuye la velocidad de su vehículo para mandarte besos; levante la mano por favor a la que NO le ha pasado esto, ninguna, todas hemos sido víctimas de violencia.
Sus piropos no me alagan, no quieran justificarse diciendo “estoy reconociendo su belleza”, “deberían decir gracias porque alguien te dice cosas bonitas”, ¿bonitas?, pareciera que salir a tomar una cerveza quiere decir “me urge un galán”, arreglarse y usar una mini falda es señal “insinuación”, me visto y arreglo porque me hace sentir bien, porque me quiero, no para complacerlos.
Todas estas pequeñas líneas de experiencias personales o colectivas son la punta del iceberg a problemas mucho más profundos: el feminicidio, el asesinato por razones de odio a una mujer, las violaciones sexuales que quedan impunes “ella se lo busco por andar tan noche en la calle”, la revictimización y falta de acceso a la justicia, la publicidad y la victimización que hacen los medios de comunicación “por puta la asesinaron”, “se suicidó por culpa de su mala mujer”, el acoso y hostigamiento laboral o escolar, la violencia obstétrica, entre muchos más.
Nos han dicho que debemos tener miedo, miedo a no salir a calle en la noche, a no subirnos a un taxi muy tarde, a no pasar por donde están hombres, nos han dicho que si nos divertimos algo nos puede pasar y si nos vemos lindas nos pueden violar.
Si agreden a una, nos agreden a todas, ahora saldremos a las calles a visibilizar esta violencia y decir ¡ya basta!, a sumar, que las mujeres se unan a la denuncia para que ningún delito quede impune y para sensibilizar a los hombres a que ellos son parte importante de este cambio, se puede ser hombre sin violentar.
Mujeres hidrocálidas, empresarias, estudiantes, profesionistas, amas de casa, a nuestras hermanas, madres, mujeres indígenas, de los municipios, trabajadoras sexuales, lesbianas, trans, bis, cis a todas las invitamos a que se sumen a esta movilización, porque es momento de hacer notar nuestra indignación.
Las calles también son nuestras y tenemos el derecho de transitar por ellas sin miedo, tenemos el derecho a vivir, bailar, salir, disfrutar, vestir sin el temor de sufrir algún tipo de acoso, violencia o asesinato, el 24 de abril las invito a que nos reunamos y tomemos las calles, ese día las mujeres de todos los estados del país saldremos a las calles para decir que no estamos solas, que contrario a esa creencia de “mujeres juntas ni difuntas”, aquí nos hemos organizado por que queremos vivir, porque nos queremos vivas.
En Aguascalientes la caravana iniciara a las 4pm  en Carranza esquina con Galeana para finalizar en la plaza monumental de toros, durante el trayecto vamos a hacer tres altos para sumar a más mujeres.
El #24A vamos a tomar las calles, vamos a vestir de morado y decir las calles también son nuestras.

#VivasNosQueremos

jueves, 7 de abril de 2016

Educación a distancia


Sigo con mi curso propedéutico para ser una abogada (se lee bien padre), estas semanas tocan sobre la educación virtual, sus características, la forma y fondo, pero aunque les parezca increíble las caracterísitcas y el compromiso que se adquiere en esta modalidad de estudio.

He descubierto muchas bondades en la educación en línea, no creo que sea la primera vez me entran esos nervios a lo desconocido así que vamos echándole ganas. 




lunes, 4 de abril de 2016

Entre política, feministas y Lagarde


La semana pasada estuvo nuevamente en Aguascalientes la Dra. Marcela Lagarde, en esta ocasión presentó una conferencia y su libro titulado “El Feminismo en mi vida, Hitos, claves y topías”, siempre es un placer escuchar a la Doctora y con este precioso regalo (recurso público muy bien empleado) que nos dieron de 774 páginas que recopilan los muchos años de trabajo y lucha.
A veces me preguntan por qué me gusta esta creadora de teoría feminista, porque más allá de su activismo como feminista ha llevado este feminismo al plano político, diputada federal en 2003 y como lo anunció en la presentación del libro ahora en la lista para ocupar un lugar como constituyente, es por eso que me identifico con ella, poder reconocerse como feminista pero llevar sus causas legislando, cabildeando, “la política contiene la cualidad de ser vía al empoderamiento personal y colectivo de las mujeres, al empoderamiento de quienes hacen política y a la ampliación de poderes de mujeres poderosas” (Lagarde, 2105, p.369).
Primero se es feminista y luego política, una viene a complementar a la otra en acciones, pero no por ser feminista se debe estar alejada de la práctica política y viceversa, como feminista creo necesario poder llevar nuestras causas y luchas desde la política, afuera en las calles se hace el debate social, el activismo, y en los congresos y desde la curul es dónde se puede hacer un cambio en políticas públicas que impacten en el día a día.
“la política feminista de las mujeres abarca dos grandes esferas: la vida cotidiana y la vida política pública. Al afirmarnos en ambas esferas, las mujeres hemos resistido y hemos trascendido al satisfacer necesidades, al reparar daños, al exigir justicia y trasladar todo eso al ámbito jurídico político de transformación del contrato social” (Lagarde, 2105, p.368).
Lagarde nos da un ejemplo a las mujeres, la política no es un tema ajeno al feminismo, al contrario es un espacio que nos hemos ganado y que hemos hecho nuestro, (aunque siempre tuvo que ser así) pero es necesario que nos involucremos y propongamos.
A propósito de proponer, en Aguascalientes acaba de iniciar el proceso electoral, por lo que, es el momento idóneo para tomar espacios, no vamos a llegar a exigir o arrebatar, vamos a proponer la construcción de un Aguascalientes dónde mujeres y hombres podamos contar con un mismo desarrollo social, familiar, cultural, labora, económico, un municipio dónde las mujeres sean el motor de causas y no solo un porcentaje, “se busca eliminar obstáculos que impiden o prohíben a las mujeres el acceso a recursos y oportunidades que les son conculcadas y monopolizadas por los hombres” (Lagarde, 2105, p.379).
Todas somos feministas porque queremos que nuestros derechos sean reconocidos y no valga más una cara bonita a un gran cerebro, les pido a todas aquellas amigas feministas que nos unamos para construir un municipio con perspectiva de género.
¿Se animan?



Lagarde, de los Ríos Marcela, 2015, “El Feminismo en mi vida, Hitos, claves y topías”, segunda edición, Instituto Nacional de las mujeres. 

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics