miércoles, 20 de noviembre de 2019

8 meses después: reconocer la violencia digital




Mañana después de 8 meses cerramos un primer proceso de reconocer la Violencia Digital en Aguascalientes, escribo esto con un nudo en la garganta, con la nostalgia, el cansancio, la emoción y mucho trabajo por delante.

El 28 de marzo se presentó con el apoyo de las 14 Diputadas del llamado Congreso de la paridad una iniciativa de reforma a la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Aguascalientes y al Código Penal en ese entonces promovíamos una iniciativa que se estaba replicando por el país impulsada por Olimpia Melo.

Esos ocho meses no fueron fáciles, debo confesar que en más de una ocasión quise tirar la toalla, lloré mucho, me alegré otro tanto, hice grandes amistades, alianzas, aprendí mucho –algún día terminaré de estudiar derecho-.

El proceso no fue fácil, cabildear sin recursos una iniciativa de reforma tan delicada no es tarea fácil, con un congreso que le era difícil entender que la participación ciudadana ayuda a construir y que creían que cada vez que entraba era para gritar y quemarlo todo.

Me mandaron a hablar varias veces, la iniciativa se pudo haber subido antes de los 8 meses pero otras iniciativas se nos atravesaron y no estuve estoy o estaré dispuesta a negociar los derechos de las mujeres, se creó una estrategia, ser lista, calculadora, cada cuanto volver a mencionar el tema, quién es aliada, quién es aliado.

La iniciativa original quedo archivada ya que no era procedente por varias puntos como por ejemplo dar poder a las autoridades de solicitar a las empresas prestadoras de servicios de redes sociales –solo por mencionar a unas- de eliminar el contenido o que le agregaran el “hombres y mujeres” en el código penal que hasta yo sin ser penalista sabemos no debe ir.

Se presentaron después dos propuestas más a las que sumamos los comentarios de la Fiscalía, del Instituto de las Mujeres, de Artículo 19 y pese a quien le pese integramos todos los comentarios porque mi objetivo era que esta reforma saliera eficiente, eficaz y no como letra muerta.

La llamada Ley Olimpia pasó a convertirse en un ejercicio de las mujeres de Aguascalientes logrando integran al Congreso, Fiscalía, y muchas más personas interesadas, mujeres, amigas que ayudaron socializando y dando su confianza al trabajo que realizamos. Esta reforma es de todas y por todas.

Me dejaron en visto, me quisieron apartar de la jugada, hablaron mal de mi trabajo pero no dejé de insistir y no digo todo esto por qué busque ser una mártir del movimiento o una santa –que aburridas son las santas- sino para que vean que todo eso lo hicieron mujeres y que romantizar la sororidad no nos deja ver ni trabajar en lo que realmente se necesita. Pero también que es necesario replantear como se lleva la voz de la ciudadanía a los puestos de decisión y presentación.

Finalmente encontré en el Diputado Memo Alaniz, Presidente de la Comisión de Justicia el empujón que necesitaba la iniciativa y fue con quien logré trabajar para que saliera a flote.

Tengo que dejar claro algo, no estoy a favor de las medidas punitivas, de nada nos sirven personas en la cárcel pero cuando me toca acompañar sororamente a una chica, escuchar su historia, ver su cara de angustia, escuchar a sus madres y padres preocupados por qué el tema se vuelva más complicado, revisar las capturas de pantalla, ver las burlas, mofas y toda la carga de violencia a ella y decirle que no podemos hacer nada entonces entenderían porque la prisa, por qué la urgencia, por qué tanta insistencia.

Esta reforma tiene tres encantos primero reconocer la Violencia digital como un tipo de violencia, segundo se incluye la capacitación, información a personal pero también  las personas –ciudadanía- y finalmente se agrega el 181B sobre Violación a la intimidad personal donde se incluye el compartir contenido intimo sin consentimiento o sustraerlo sin autorización.

Inicié este texto diciendo que cerramos un primer proceso ahora sigue revisar protocolos, sensibilizar en el tema, capacitar, revisar medidas de protección a las víctimas, coordinar acciones.  
El sexting seguro se puede y disfrutar de nuestro derecho a disfrutar de nuestro cuerpo, nuestra sexualidad, nuestra libertad de expresión es posible y no por eso debemos ser revicitimizadas.
Gracias a todas las que han creído, a las que confiaron y me contaron sus historias. Esta reforma es por ustedes y mañana sea cual sea el resultado de la votación les digo que no están solas.  






lunes, 18 de noviembre de 2019

Volver al origen


Este sábado recibí un gran regalo, participar de un aquelarre de mujeres donde aprendimos a preparar rubor, polvo translucido, bálsamo para los labios, rímel natural para festejar dos años de la tienda Volviendo al Origen.

Mary tiene manos de ancestra y comparte sus conocimientos, ella elabora los jabones, shampoo, acondicionador que vende junto a su familia en Volviendo al Origen, productos naturales pero también sus manos comparten y sanan.



¿Por qué un taller de maquillaje artesanal es tan importante?, el maquillaje ha sido por años visto como una forma de ocultar y mejorar, lo hemos visto desde pequeñas para gustar debemos vernos bien eso implica horas de producción, dinero, tiempo, productos que nos embellecen buscando su objetivo que es gustar-gustarles.

En esta deconstrucción como mujer y como mujeres es encontrar en el maquillaje, en nuestro cuidado, en nuestra belleza el poder de ser nosotras y lo más importante gustarnos, querernos y cuidarnos.

Apropiarnos del maquillaje y hacerlo nuestro, cuidarnos y conocer qué es lo que usamos.

La vibra esa tarde en el origen de todo fue increíble, mujeres que no nos conocíamos pero que habíamos sido escogidas por la luna nos reunimos en torno a compartir, a cantar a ser recibidas con flores y aprender entre todas como el maquillaje también es un regalo para nosotras.

Las mujeres esas benditas mujeres siempre han estado para mi, para todas, si cierras los ojos te darás cuenta que siempre una mujer ha llegado a tu rescate y acompañamiento, en este proceso que he llevado desde hace ya varios meses son ellas las que me han salvado y en este aprendizaje ancestral me he deconstruido también como mujer que aprecia la belleza pero que ahora crea una belleza propia.

Por años crecí siguiendo modelos de cómo debía de verme y ser, hoy que en el caminar he podido volver a encontrarme me vuelvo a encontrar con el color de mi cabello y apreciar las canas tempranas herencia de mi madre.  

Gracias Mary por volvernos al origen, por compartir tu conocimiento ancestral ese de las abuelas que con sus manos nos sanaban en cuerpo y corazón.

Ahora toca turno de compartir lo aprendido, intentaré hacer bálsamo para labios. Esperen los resultados y su bálsamo.


lunes, 11 de noviembre de 2019

Estas gorda




Hace un año estaba por darle una mordida a mi quesadilla cuando me dijo que estaba gorda, que una mujer de mi edad no debía de tener ese cuerpo.
Hablar de mi cuerpo siempre ha sido difícil, en la secundaria usaba pantalones grandes para esconder mis caderas, en la prepa dejé de comer y en la universidad por ansiedad comía de más.
Nunca ha sido fácil hablar de mi cuerpo de cómo me daba pena mi altura o me escondía entre capas de ropa poco favorecedoras.

Escribir estas palabras es parte de cerrar ciclos y abrir otros. Escribirlo no es fácil.

No era fácil hablar del tema, en casa el objetivo era que no terminará como mis tías: solteras, gordas, tristes.
En la calle los piropos a mi cuerpo no eran fácil de trabajar, no me gustaba, a eso los comentarios de los compañeros que buscaban los cuerpos perfectos de cómo debía ser, verme que usar.

Con los años aprendí a transformarme en mujer, aprendí a ser mujer una que había construido una coraza alrededor de su cuerpo, yo sentía pero mi cuerpo no.

Esa mañana algo en mí se rompió, llevaba varios años en zumba, acababa de entrar a pole fitness pero no lo sentía mío, el gimnasio era mi forma de sacar el odio acumulado día a día.

Uno me dijo que si me volvía vegetariana me terminaba, otro se burló, otro me volvió a decir gorda.

En un proceso de deconstrucción me vi como esa a la que le decían gorda, a la que no le gustaba su cuerpo y me pensé mujer, predicaba sobre la importancia de querernos pero no me quería, necesitaba cambiar.
El último año, los últimos siete meses han sido difíciles, me encontré de frente a una persona que tenía la candela en las caderas y la pasión en los pasos que prefería ocultarlo bajo una gabardina.
Decidí estar bien conmigo, el primer pasó fue físico, no para que ellos me quieran sino porque yo me quiero mucho y quererme vale la pena arriesgar.

El proceso ha sido largo, cansado, cambie alimentación, rutina, cariños y ellas siempre estuvieron a mi lado con una sonrisa, un mensaje de apoyo. Las sentí.

Cuidarme a implicado revisarme toda yo, cambiar, quererme, dejarme querer y acompañarme.

Hay días muy difíciles, otros más fáciles, pero entender el ritmo de mi cuerpa y como mi cuerpa (exacto mi cuerpa no mi cuerpo) y yo podemos ser felices es posible.

A un año me siento bien y me siento feliz.

Este texto no ha sido fácil, implica mirar el pasado y ver como durante años creí tantas cosas y me lastimé mucho más, es ver que las cosas han cambiado.
Gracias a ustedes por sus clases, sus consejos, su cariño.



lunes, 4 de noviembre de 2019

¿Servicio militar obligatorio?




Hay un tema que no tomó relevancia alguna en los círculos de debate y fue la propuesta de la bancada del Partido del Trabajo de una iniciativa de reforma a la Ley del Servicio Militar que haciendo uso del discurso de equidad de género se busca que las mujeres realicen de manera obligatoria el servicio militar.

Aquí la nota: PT propone servicio militar obligatorio para mujeres


Claro el discurso de la equidad llega en el momento adecuado pero cuando hablamos de temas como paternidad responsable, sueldos equitativos nadie se acuerda de nosotras, pero sigamos con el tema.

En los pocos twetts que encontré sobre el tema había algunos machitrolles que decían que así como pedimos derechos entonces también cumplamos con nuestra obligación de ciudadanas, creo eso no viene a discusión nunca nos hemos negado a cumplir con nuestra responsabilidad como ciudadanas cuando se tienen que organizar labores de voluntariado las mujeres son las primeras en la lista pero es muy distinto obligar a aprender tácticas militares. Y durante años hemos luchado por nuestros derechos como ciudadanas.

En Aguascalientes seguimos viendo la distinción de géneros en las labores que realizamos y aunque acá el servicio militar no es obligatorio para las mujeres si es voluntario y terminan en actividades de enseñanza, se dan cuenta las mujeres a los lugares de cuidados y los hombres a la fuerza y es que esos roles se siguen reproduciendo sin importar el lugar.

El servicio militar nunca fue una opción para mí, en casa el único que tenía la obligación de hacerlo era mi hermano por que las mujeres somos delicadas y no debemos convivir en esos espacios (de hecho tampoco pude ir a las Niñas Scouts)

Ahora bien insisto no estoy en contra de las medidas equitativas, es parte de nuestra lucha pero si quieren obligar a las mujeres entonces deberían de garantizar espacios seguros para ellas, el desarrollo de sus clases y actividades en lugares que no fomenten la violencia o discriminación por su género.

Pero dicen en la nota “el objetivo es que todos los ciudadanos puedan servir al país y “estar preparados ante cualquier amenaza en igualdad de condiciones y sin que exista ningún tipo de discriminación”, deberíamos apostar por servir al país desde acciones que no incluyan la difusión y promoción de la violencia y los gobiernos deberían apostar por una cultura de paz y no violencia.

Ejemplos tenemos en otros países de Latinoamérica como Ecuador, Argentina o Uruguay que eliminaron el servicio militar obligatorio. Pero esto no lo pienso sólo para las mujeres, también para los hombres que son forzados a realizar un servicio militar que algunos no desean.

El servicio militar no debería ser obligatorio para nadie, debería de ser una opción para quién así lo desee y motivar que las y los jóvenes se interesen en un servicio social que les permita aportar en la construcción de un mejor México para todas y todos.

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics