lunes, 25 de febrero de 2019

No merezco llamarme mujer



Hace unos días una mujer que conocí hace años y de la que no sabía nada o sabía por sus fotos o publicaciones en redes me escribió para contarme su historia y desahogarse, el medio fue un chat de inbox, que importa el canal de comunicación lo importante es que decidió que era la persona con la que quería sacar todo.

Ella se consideraba una mujer que no permitía ese tipo de cosas pero también creía que no merecía llamarse mujer.

¿Cuántas veces no creemos que el feminismo es ese espacio privilegiado para unas cuantas que se sientan a charlar mientras toman vino?, vivimos un momento en el que el feminismo se ha vuelto accesible.

Mi feminismo se ha construido de tardes de cafés, cervezas, manifestaciones, marchas, libros y mujeres que inspiran, en los últimos 10 años –probablemente más-en los que me reconozco feminista, he construido, tirado muros y formulado un feminismo propio con las bases del feminismo que nos precedió con la fuerza y brillantina de las más jóvenes.

En los últimos meses he leído varios textos que me han llevado a cuestionarme que tan feminista, que tan pop o que tan radical soy conmigo, con mi feminismo y luego tengo esas charlas con personas que hace mucho no hablamos y que me doy cuenta que mi feminismo es ese que esta para todas.

Creo sin duda que toda mujer que así se identifique puede y si así lo quiere ser feminista pero nos hemos endiosado las unas de las otras y creado mitos de cómo debería ser la feminista, mi conocida en cuestión solo quería hablar y al mismo tiempo me decía que no entendía como le hacía día con día para superar tanta violencia.

No merezco llamarme mujer fue una frase que mencionó mientras seguíamos nuestra conversación, claro que mereces llamarte mujer, por qué sin importar como estés programada (vivencias, enseñanzas, experiencias  ese bagaje cultural aprendido por años) con el paso de los años, las experiencias, reflexiones son las que nos ayudan a construirnos en la mujer que queramos y no por eso ser más o menos mujer.

Y puede que en esa reprogramación decidas ser feministas, puede que no y está bien, lo importante es que entiendas que no estas mal, no estás loca, no le has fallado a las mujeres, ni al feminismo, ni a nadie y mucho menos a ti.

Pero en lo que si no creo es en esas feministas que se dicen a sí mismas feministas y que no respetan a otras mujeres. No todo lo que brilla es feminista algunas vienen disfrazadas y debajo están actitudes machistas –que también existen entre las mujeres-


Usar una playera que diga “feminista” y decirte empoderada tampoco, pero bueno de eso hablamos en otra ocasión. 

Pd. Claro que mereces llamarte mujer


Les invito a leer:
No sin refugios

lunes, 18 de febrero de 2019

Tecnología, sexualidad y estereotipos


Espero este texto sea el inicio de una investigación más detallada sobre como la tecnología sigue reproduciendo estereotipos sobre la sexualidad de las mujeres.

Hemos leído como la liberación femenina implicó una liberación sexual en la forma en la que disfrutamos, damos y recibimos placer y que sin importar la edad las mujeres somos libres de decidir sobre nuestros cuerpos.

La primera vez que vi un dildo –juguete sexual- fue hace algunos años en una sex shop en Ciudad de México, ya los había de tamaños, colores, formas y mecanismos diferentes hoy series de Netflix como “Grace and Frank” -dos mujeres adultas fabricaron dildo apto para mujeres mayores- nos muestran más abiertamente el uso del dildo y el placer sin edad –obviamente morado con rosa-.

La tecnología ha traído avances en el placer pero reproduciendo estereotipos de género, latops rosas que las ofrecen como tecnología de fácil uso para las mujeres, dildos rosas que se ajustan a las manos de las mujeres y que miden el tiempo que tardas en llegar al orgasmo y el tiempo que dura, robots que cumplen funciones de servicio y cuidado como enfermeras pero también las que asumen la función de “novias” –parejas sentimentales- para cuidar y acompañar a sus compradores.

Debemos entender una diferencia, la tecnología no es misógina, un robot, dildo o cualquier aparto tecnológico hará lo que se le indicó en su programación por lo cual la programación depende del humano es decir los estereotipos que tenemos precargados los reproducimos las personas.

La tecnología de consumo debe de pensar en las mujeres, al sexo y su placer no solo como portada de los empaques, la tecnología reproduce y usar este placer, ya hemos visto como las tecnologías actuales por ejemplo las aplicaciones sociales censuran los cuerpos femeninos.

Ahora me pregunto, cómo la reproducción de estereotipos nos está diciendo cómo debemos de sentir –placer- en el caso de los juguetes sexuales, cómo estos juguetes sexuales reproducen la liberación sexual y los derechos sexuales de las mujeres y cómo debemos reproducir nuestra imagen “femenina”.


¿Por qué nos preocupa este tema?, desde la tecnología están obligándonos a sentir a partir de lo que consumimos, cómo nos dicen que debería ser nuestro placer y cómo la información que tiene de nosotras es utilizada por el mercado para vendernos los “productos de moda” a cambio del placer absoluto. 




¿Vives en Aguascalientes?
Participa y contesta la consulta en: https://goo.gl/forms/MPOk1vXhMhZTO6wv2

lunes, 11 de febrero de 2019

No es Porno ni es Venganza se llama Violencia Digital



No es porno ni venganza se llama violencia digital y es que nos han dicho que todo tiene que ver con la idea romántica de “enamorar” y que todo contenido que se envía tiene el fin erótico pero no, una foto intima que se envía sin tu autorización no es erótico ni pornográfico y mucho menos romántico, porque eres tú quien recibe amenazas, burlas, a quien desprestigian.

La violencia digital no es un tema nuevo pero si tenemos poco tiempo reconociendo que las acciones que se realizan en espacios digitales y que tienen como objetivo violentar, acosar, hostigar, intimidar a mujeres o sectores invisibilizados y vulnerados históricamente es  también violencia.

Hablar de violencia digital nos referirnos a compartir contenido intimo sin autorización pero también hacemos referencia a los discurso de odio, al uso de la tecnología para acosar u hostigar, la suplantación de identidad, la explotación sexual entre otras. Y todas estas violencias las podemos encontrar en la vida real y reproducidas online.

Los últimos años activistas y académicas han hablado y teorizado sobre el tema, es entender el plano digital y el real cada uno con sus propias características  pero ambos necesarios para subsistir.  Y es que lo digital tiene consecuencias física y mientras no entendamos la necesidad de buscar que todas las partes interesadas del ecosistema de internet hagan su parte para que internet sea segura para todas.

El Internet que yo conocí cundo niña en la vieja computadora de papá era una oportunidad de explorar y maravillarme, años después ese mismo Internet me ha dado la oportunidad de viajar, conocer, aprender pero también me ha traído discursos de odio a mi persona y de cuentas machitrolles que se encargan de que día tras día tenga miedo de lo que voy a encontrar en Internet.

Quiero que las siguientes generaciones disfruten de esa libertad como yo lo hice, para eso es necesario que la nosotras no seamos quienes permitamos y difundamos la violencia.
No es porno ni es venganza es mi cuerpo  yo decido que  contenido envió y a quien se lo envió pero nadie tiene derecho a enviarlo sin mi consentimiento.

Junto a las organizaciones Defensoras Digitales, el Grupo de Especial Interés de Mujeres de Internet Society (Women SIG ISOC) y la Revista Digital Quintaesencia unimos esfuerzos para desarrollar una consulta que tiene como objetivo contar con las narrativas  que describen los diferentes tipos de violencia digital que se presentan en el Estado de Aguascalientes.

¿Vives en Aguascalienrtes?Participa y contesta la consulta en: https://goo.gl/forms/MPOk1vXhMhZTO6wv2Lee más en https://goo.gl/3uMsp2 



lunes, 4 de febrero de 2019

¿A pesar de que no hay riesgo?, Mujeres seguras Ags



Vamos a dejar claro una cosa, no estamos pidiendo nada fuera de lo normal, estamos solicitando a las autoridades implementen mecanismos, protocolos y estrategias integrales para garantizar la seguridad y una vida libre de violencia a niñas, adolescentes y mujeres de Aguascalientes.

Pero tal parece que somos unas exageradas que queremos llamar la atención.

En días pasados empezó a circular en redes sociales denuncias realizadas por estudiantes universitarias denunciando que eran víctimas de acoso por parte de vehículos que las seguían en las inmediaciones de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (esa misma donde en el 2018 intentaron violar a una estudiante en campus sur ver nota: http://binoticias.com/nota.cfm?id=36137&t=intento-de-violacion-a-estudiante-de-la-uaa-campus-sur )

Desde la Comunidad Feminista de Aguascalientes activamos una campaña informativa dando consejos a las chicas sobre qué hacer, cómo sentirse seguras en la vía pública. Más allá de si eran o no reales nuestro papel debía  debe ser el ver por una vida segura para todas, avisamos en grupos de whastapp y le recomendamos a las compañeras que hicieran las denuncias necesarias en caso de ser víctimas (es importante hacer la denuncia para que las autoridades tengan el “conocimiento” y los “números” de los casos para que no salgan con el “aquí no pasa nada”).

Lo importante no era la cantidad, sino que como mujeres debemos creer en las denuncias realizadas por mujeres, ¿quiénes somos nosotras para juzgar los hechos?

Las mujeres desaparecen, son violadas, secuestradas, asesinadas, acosadas, hostigadas todos los días, los 365 días del año y tal parece que sigue sin ser tema importante para las autoridades.

Claro que estoy enojada, estoy enojada por qué para ser mujer necesito ser valiente, rápida para huir, debo salir y estar alerta, por ser mujer en Aguascalientes dirán que me fui con el novio, huí de casa y etcétera.

La Secretaría de Seguridad Pública compartió el 31 de enero en su fan page una publicación acompañada de fotos donde se veía a sus oficiales hacer su trabajo (ni más ni menos)

A pesar de que no hay riesgo para las alumnas de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) la Policía Estatal mantiene una vigilancia permanente en ambos campus para tranquilidad de estudiantes y padres de familia.

¿A pesar de que no hay riesgo para las alumnas?, díganme cuántas denuncias se necesitan para entrar en la categoría de riesgo inminente, ¿cuántos secuestros consumados?, ¿Cuántas violaciones?, ¿Cuántas chicas asustadas por tipos que las siguen, acosan  hostigan en la vía pública?

¿Cuántas mujeres necesitan gritando vivas no queremos para que crean en nosotras y en nuestra voz?

La violencia a la mujer está normalizada y publicaciones como la que realizó la Secretaría de Seguridad Pública más allá de tranquilizar a las familias y a las mujeres nos dice “vamos a publicar fotos posando que sí trabajamos para que dejen de andar de argüenderas”

Hermana yo si te creo, creo en tus denuncias, creo en tu miedo a salir de noche, de día, con falda corta o larga, te creo por que como tu yo también tengo miedo, miedo de las sombras que se mueven entre la hierba crecida en los lotes baldíos, del parpadear de la luminaria, de quien está escondiéndose en las esquinas y casas abandonadas, del coche que baja la velocidad cuando pasa a mi lado, creo en tu miedo y en esa rabia de sabernos inseguras.

Pero también creo que como ciudadanas tenemos el derecho de una vida libre de cualquier tipo de violencia.

Comunidad Feminista Ags.
Foto Claudia Castro para el Diario Ags


Mujer debes saber que no estás sola, somos muchas las mujeres que también tenemos miedo pero que estamos juntas, que sabemos que contamos con una mano, un abrazo y palabras de esperanza, que salimos el sábado a manifestarnos y que seguiremos saliendo las  veces que sean necesarias para exigirle a las autoridades que hagan su trabajo, para recordarles a los hombres que acosa, violan y matan que no estamos solas y para garantizarle a todas las mujeres que si tocan a una nos tocan a todas.


Esto no se trata de que tan feminista eres, si no crees en el feminismo, si no lo entiendes no importa, lo importante aquí es que merecemos vivir, salir, disfrutar, festejar sin miedo.

-Si sufres algún tipo de violencia en la vía pública compártenos la información usando el hashtag #MujeresSegurasAgs 

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics