lunes, 25 de mayo de 2020

#ControlZ y los celulares son malos malísimos





Este fin de semana por recomendación de mi amiga Elena Anaya apliqué el maratón a una serie recién estrenada en Netflix: ControlZ (si como la tecla de las computadoras), pese a que eso de maratones de series no es lo mío caí y en dos noches la vi.

Por el nombre y el tráiler la serie se veía como una apuesta  para saber cómo la industria ve la violencia que se origina desde un teléfono o haciendo uso de la tecnología.

foto de heraldodemexico.com.mx

Así que amable persona que lee este blog hoy vamos a cambiar a dinámica del Blog de cada lunes para hacer una crítica a la serie, no me voy a detener en analizar encuadres, iluminación actuación (que me encantó el papel de la Mamá de Luis) tampoco la historia en si misma sino los detalles que me llevaron a verla: cómo se y cómo se plasma el uso de los teléfonos y la violencia que se genera haciendo uso de las TIC.

Intentaré no hacer mucho spoiler y si lo hago de una vez me disculpo.

La serie recrea la vida de personas en prepa, en la Ciudad de México en un colegio, aunque no se ve que sea un serie del estilo de ELITE donde todos los personajes son excesivamente atractivos, sexualizados y privilegiados económicamente, ControlZ nos lleva a calles más clase media alta, sus personajes recorren en bici o a pie las calles de la gran ciudad (que les falto caminar entre los puestos de garnachas) y atascarse en el caos vehicular.

Lo que sí se puede observar es que todos los personajes son blancos, todos, para ser un serie situada en México está muy blanqueada -aceptablemente blanqueada- (para hablar de blanquitud mejor Sofi de Morras Help Morras). Pero aplaudo que el personaje de la mujer trans sea interpretado por una mujer trans y no por una mujer haciéndose pasar por una mujer trans.

Ahora, todo el trama comienza cuando en la reunión con el alumnado en lugar de proyectarse un vídeo sobre el uso –correcto- de los celulares se proyecta el vídeo dónde se expone la vida privada e información sensible de una de las alumnas, a partir de ese video la vida de otros alumnos y alumnas del colegio queda expuesta por el hacker.

En una cacería por encontrar quien es el hacker se enfrentan a las consecuencias de la información que ha sido expuesta, el encargado de sistemas de la escuela lo dice, al no contar con los mecanismos se vulneró la seguridad de la red wifi del plantel.

Me molesta la idea que plasman: un hacker es una mala persona, que solo quiere hacer daño y ocasionar problemas, una definición que me ha gustado como la armaron esta en Wikipedia.

«es todo individuo que se dedica a programar de forma entusiasta, o sea un experto entusiasta de cualquier tipo»,8​ que considera que poner la información al alcance de todos constituye un extraordinario bien9  Hacker

Por cierto sabían ustedes que existe el libro La ética del hacker y el espíritu de la era de la información.

Uno de los errores que tiene la serie de como plasma en los medios o cómo los medios siguen viendo a los hackers es como: criminales, aunque también es interesante destacar que casi al final de la serie el hacker confiesa que lo que quería era hacer una mejor escuela, que a partir de lo expuesto las personas eran más transparentes (claro después de todo lo que ocasiona y de decir que quería conquistar el colegio)

Hay una ausencia abismal en la serie y es las madres y los padres, cuando aparece el padre regaña, reprime o expone que siempre tiene que salir a arreglar los errores de las y los hijos y la madre que se preocupa, seguimos viendo un estereotipo en la crianza. Además de esas contadas exposiciones la presencia de padres, madres, tutores es nula.

Regresando al tema, la serie como ya dije trata de secretos que son revelados, a ver momento no son “secretos” es la vida privada, personal e información sensible que puede generar discriminación por ejemplo (spoiler) revelar que una de los personajes es mujer trans conlleva a revelar información sensible que al hacerlo es víctima de violencia en este caso acoso (muy light por cierto).

Los casos son varios podemos destacar: envía nudes (haciendo un guiño guiño a Zague) a la amante, quien ve vídeos de contenido pornográfico gay.

Pero son estas vulneraciones de lo que no se habla, también es reflejo de cómo se está consumiendo y exponiendo de forma diferenciada la violencia ocasionada a raíz de las TIC.
Para el chico cuyas nudes (fotos desnudas) quedan expuestas gana más fama tanto así que dice que hasta la secretaria le había enviado mensaje pero su caso no es vuelto  tratar en la trama a diferencia de las historias de la mujer trans o de la chica que roba quienes son expuestas pero además cargan con los estereotipos, el al contrario tiene un “lio de faldas”.
Lo mismo pasa con la persona a quien exponen por consumir pornografía gay, en él se centran en la violencia física que ocasiona.

Pero además lo que si deja claro es que las escuelas no saben cómo lidiar con esos temas, el director no conoce ni las siglas de la comunidad LGBTTTIQ y como solución para la exposición de la información deciden que queda prohibido el uso de celulares dentro de la escuela (me recuerda a una iniciativa que presentó un diputado en Aguascalientes de prohibir el teléfono celular a estudiantes y personal docente) y de hecho no solo la escuela también las pocas escenas donde salen padres y madres también es quitado laps.

Siento y eso me gustaría que pudiéramos dialogar que la serie se centra en que por compartir “secretos” pasan muchas cosas malas pero esos secretos son comportamientos y acciones. Claro no es el tema, el tema es encontrar al hacker.

La serie me recuerda que el malo o el criminal no es la computadora, la tecnología y su uso generan una vulneración pero no cobra vida y decide vengarse de todas las personas editando por si sola vídeos, la tecnología es solo un canal y su uso tiene también muchos beneficios pero nos hemos inclinado en ver lo malo y no enseñar a usarla para lo bueno.

La tecnología no es la mala, lo malo es seguir educando y formando a personas que siguen –si en pleno 2020 y en una nueva normalidad- reproduciendo estereotipos, roles a partir de su condición y privilegio. Y que además la violencia no se genera solo por el uso de la tecnología, la violencia se genera por una serie de factores sociales, culturales, económicos y digitales.

lunes, 18 de mayo de 2020

Letras feminicidas y discursos de odio




Canciones como Mátalas, Ingrata, Penetreitor, Ahora resulta y muchas más tienen letras machistas dónde se reproduce estereotipos de género, se normalizan actitudes, comentarios de violencia a las mujeres pero también hay canciones (si así las podemos llamar) que son una apología a la violencia feminicida que incita a la violación, violencia, secuestro, de mujeres y niñas.

Si bien todo contenido que discriminé y violente  las mujeres debería ser cuestionado en este reino también nos hemos hecho de la vista “gorda” con ciertas canciones que parecen tutoriales de violencia a las mujeres no pueden ni deben ser tolerados.

Apenas el domingo se conmemoraba el Di de Internet y más que nunca debemos cuestionar como su uso, acceso, disfrute, aprovechamiento y goce promueve una sociedad más justa e incluyente pero también una donde los discursos de odio van en aumento.

“Sencillamente, el “discurso de odio” ataca a personas, a título individual o en grupo, por ser quienes sonManual sobre Discurso de Odio



Estrategia de denuncia vs publicidad gratis

Fue por una usuaria quién hizo público en redes sociales el perfil de una persona cuyas letras de las canciones incitaban a la violencia, violación, feminicidio y pedofilia, una de estas canciones era dedicada a la influencer Yuya.

Gracias a esta usuaria conocimos a la persona (no mencionare su nombre ya tuvimos mucho con hacerlo tendencia) detrás de estas canciones y se activó toda una red de denuncia.
Esa mañana las redes sociales se llenaron de capturas de pantalla de su perfil en las distintas redes sociales, de las portadas de los discos, los nombres de las canciones. Por un lado movíamos las redes para que más mujeres denunciaran pero topamos con un pequeño detalle: estaba en todas las redes sociales.
En spotify no teníamos la opción de denunciar el contenido sólo la descripción de las canciones, la foto del álbum entre otras pero lo que queríamos denunciar era el contenido. Por lo que se recurrió a viralizar y exponer en las redes a las compañías para que retiraran el contenido.

Peticiones y más peticiones hasta el change.org pidiendo retiraran las canciones.

Pero por otro lado personas en su mayoría hombres nos llamaron exageradas, dramáticas, que aguantábamos poco. La persona que buscamos denunciar se hizo viral y por varias horas fue tendencia en redes, claro lo expusimos pero también incrementó su número de seguidores en pocas horas y él lo dijo “gracias por haberme puesto en el top tres de tendencias en twitter”

Hasta qué punto como sociedad estamos consumiendo el contenido que es violento y no sólo eso el contenido que es denunciado como violento y que preferimos no hacer ni decir nada porque no pasa nada.

Creer que no pasa nada en un país feminicida es creer que la violencia machista es como el monstro del armario.



¿Censura a la libertad de expresión?

“La libertad de opinión y expresión (en adelante, libertad de expresión) es un derecho humano fundamental, protegido por el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) 1 y se le ha dotado de un carácter legalmente vinculante en los tratados internacionales y regionales más importantes sobre derechos humanosManual sobre Discurso de Odio

La persona a quien denunciamos en su publicación dijo que “era un personaje, con humor, con un humor que no es para todo mundo, pero es eso HUMOR y nada más” y claro que le gustaban las mujeres reales con carne y cuerpo.

La libertad de expresión termina cuando afecta a otras personas y en un país feminicida ese tipo de expresiones no se debe de permitir porqué justifica, su discurso justifica que al estado, las políticas públicas, a las personas no les importamos las mujeres pero siguen permitiendo que se normalice la violencia.

El problema es cómo hemos normalizado la violencia, como la vemos como algo el día a día como una práctica tan común que escucharla y consumirla nos es indiferente.

¿Qué podemos pedir si ese día el presidente salió a decir que el 90% de las llamadas de auxilio de mujeres en  situación de violencia intrafamiliar eran falsas? entonces justificar a un hombre que canta como secuestrar a una mujer es una práctica común y si al gobierno no le importa el incremento de llamadas menos le va a interesar un hombre que canta sobre violaciones.

La violencia, violaciones, pedofilia, secuestros, incitación al feminicidio no son ni serán libertad de expresión.

La libertad de expresión nos permite opinar, decir, manifestarnos pero jamás debe promover o exponer prácticas que violenten a segundas, terceras personas o a un grupo que ha sido  y es discriminado históricamente.

Justificar, omitir y quedarnos calladas ante la violencia es ser cómplices.


Sororidad 2.0

Hace algunos años escribí sobre el feminismo 2.0 y su apuesta desde la sororidad 2.0 hoy creo que tengo que retomar dicho texto y actualizarlo, si bien el espacio digital implica la inmediatez, la premura a la respuesta-acción, es también indispensable el apoyo mutuo entre mujeres.

Hago aquí énfasis en el apoyo entre mujeres siguiendo con las consignas feministas de “si tocan a una respondemos todas” y “juntas somos más fuertes”.

Al exponer a esta persona también vimos y gracias a que Ana Luz no se quedó callada y lo hizo publicó en redes empezó a recibir mensajes de amenazas de hecho el mismo “cantante” en una de las publicaciones que hizo desde su cuenta de Facebook decía que “tenía una nueva amiga”. Hemos dicho en distintas ocasiones que la violencia digital es real y que no puede ser tomada a la ligera como mensajes de burla de gente falsa o bots sin quehacer. Un mensaje de amenaza enviado desde las redes sociales debe ser visto como eso, un mensaje de amenaza que pone en peligro la vida de las mujeres.

En poco tiempo los mensajes de solidaridad se hicieron ver, desde distintas partes del país pero también de la región en apoyo a Ana Luz.

Pero la sororidad 2.0 no se puede quedar solo en “sumarte” a un comunicado que dice que apoyamos, respaldamos a las denunciantes, el cambio para apoyarse debe convertirse en una práctica diaria.

La Sororidad 2.0 va desde el no compartir, no burlarse, no descargar y hacer meme, no enviar el link o hacer viral cualquier ofensa a las mujeres, es no sumarse al mame donde se burlan de una mujer, es tomar como principio ético  “no te conozco en físico pero por alguna razón nos encontramos “en línea” y no comparto, no doy like, no stalkeo por curiosidad, si puedo le aviso que está siendo víctima, denuncio, reporto el contenido y si veo que alguien se burla le digo a esa persona que pare”

Ser feminista implica ser sorora, no, no hay un feminismo único pero lo que si hay es un principio ético que debería ser prioridad para todas.

lunes, 11 de mayo de 2020

Maternidad es revolución y decisión





Hasta la fecha nos siguen diciendo que ser mujer es ser madre y ser madre implica ser una buena mujer.

Pero qué pasa con quien decide no ser madre, con aquellas que son obligadas a ser madres adolescentes producto de una violación, o con aquellas que no pueden serlo, ¿dejan de ser mujeres?

La maternidad sigue siendo un ideal estigmatizado de sacrificio, sufrimiento, de servicio a la familia, cuidados, crianza las 24/7 o de super mujeres perfectas que pueden con todo. La maternidad es un punto de comparación femenina entre las que crían, las que trabajan-crían y entre toda esa diversidad que significa ser madre, no eres, no puedes entonces eres mala madre, no te ciñes al corsee que obliga la sociedad eres mala madre y por ende mala mujer.

Pero la maternidad debería ser amor, esperanza y claro una decisión, se han preguntado ¿por qué tienen miedo del trabajo de parto?

La maternidad está en un continuo escarnio público pero hemos dejado solas a las madres, una acción tan bella como lo puede ser la maternidad es violentada, desde personal médico que insulta, ofende, cesáreas programadas que no son necesarias, servicios de salud que no cubren a todas las mujeres, lactancias frustradas por falta de información, el estado y la sociedad misma ha dejado sola la maternidad, se nos exige ser madres, se nos exige ser buenas madres pero las dejamos solas.

El feminismo no está en contra de la maternidad al contrario, si decides ser madre estamos contigo exigiendo tu derecho al servicio de salud digno, a un parto humanizado a un trato apegado en derechos, si decides no serlo también, si decides ser madre soltera, madre feminista o una madre que rompe los estereotipos impuestos por la sociedad también.

No soy madre y probablemente no lo sea, no puedo decirles como es una maternidad feminista pero me encanta ver a las amigas que son madres vivir su maternidad, disfrutarla, romper estereotipos, resistir, luchar por su maternidad.

Gracias mujeres por resistir desde la maternidad, por dejarme –dejarnos- compartir con ustedes su maternidad por que la maternidad también es revolución y que nadie les diga que son malas madres porque la maternidad será por decisión o no será.



lunes, 4 de mayo de 2020

¿Cómo vamos en ciberacoso?| Análisis MOCIBA 2019




Desde el 2015 el INEGI presenta la información del estudio que realizó sobre violencia digital en el denominado Módulo de Ciberacoso (MOCIBA). Este es el cuarto estudio que se realiza.

“El Módulo sobre Ciberacoso (MOCIBA) 2019 se levantó del 01 de julio al 23 de agosto de 2019, con el objetivo de generar información estadística que permita conocer la prevalencia del ciberacoso entre las personas de 12 y más años de edad y de aquella que vivió alguna situación en los últimos 12 meses, así como la situación de ciberacoso vivida y su caracterización”

Hablar de ciberacosos es hablar en lo general de distintos delitos que se comenten usando las tecnologías de la información y comunicación, internet y sus desarrollos como plataformas, redes sociales, mensajería, es importante dejar claro esto, el acto de violencia se comete haciendo uso de, no es que las TIC, internet o las plataformas sean malas son las personas que hacen uso de ellas para causar un daño, “quemar”, exponer, extorsionar, entre otros.

Acceso

El primer dato que vale la pena analizar es el incremento de acceso a dispositivos en el 2017 era de 62.5 y en el 2019 se reporta 72.9 lo bueno (numéricamente hablando) es la reducción de brecha de género en el acceso de la tecnología en el 2017 las mujeres representaban 31.5 y en el 2019 39.7. Si bien numéricamente hablamos de que las mujeres están accediendo más –en cantidad- a internet utilizando distintos dispositivos debemos recordar que poder acceder desde un dispositivo no nos dice cuál es el acceso real es decir, calidad, tipo, desarrollo a partir del acceso.

Un acceso real y holístico implica la capacidad de acceder físicamente y modificar las tecnologías y su infraestructura; comprenderlas profundamente; integrarlas a nuestra vida cotidiana; contenidos y servicios relevantes y localmente creados; confianza en las TIC […]El acceso universal no puede lograrse sin esfuerzos concretos y concentrados para poner a las mujeres en línea, al igual que no se puede lograr la plena igualdad de género sin permitir el acceso de las mujeres a una internet asequible, abierta y segura. El acceso a la educación, y la creación de habilidades y oportunidades de capacitación son clave para que las mujeres participemos activamente en una sociedad digital. (de Acha, 2018, p.5)


¿Cómo está Aguascalientes?

En los cuatro estudios de MOCIBA que se han realizado cuál es el porcentaje de la población de Aguascalientes que fue víctima de ciberacoso:

2015 – 32.0% 
2016- 18.3% 
2017- 20.3% 
2019 – no tenemos el dato por estado

Y en delitos de ciberacoso específicamente a la mujer:

2015 – no tenemos el dato por estado
2016- no tenemos el dato por estado
2017- 23.4%
2019 – no tenemos el dato por estado

En el 2016 aunque no tenemos el dato porcentual el grafico 8 del Módulo de Ciberacoso 2016 sitúa al estado de Aguascalientes como uno de los estados donde el principal tipo de ciberacoso es el “Recibir contenidos sexuales o agresivos” (INEGI define este tipo como “le envió fotos o videos de contenido sexual para molestarle”) por ejemplo que enviar fotos de penes.

Para leer sobre la violencia digital en Aguascalientes te invito a leer: Violencia digital. Reporte Aguascalientes 2019, análisis, casos y lo que falta


En el 2019 se incrementó el número de personas que fueron víctimas de ciberacoso con un 23.9% de la población, en el 2017 fue un 16.8% de los cuales:

2017               2019
Mujeres 17.7 – 24.2
Hombres 16 -   23.5

Son las mujeres entre 12 a 29 años las que ocupan el 69.1% de la población víctima de estos delitos.  


Tipos de agresiones

El MOCIBA cataloga 10 tipos de agresiones: Insinuaciones o propuestas sexuales, contacto mediante identidades falsas, mensajes ofensivos, recepción de contenido sexual, provocaciones para reaccionar de forma negativa, llamadas ofensivas, rastreo de cuentas o sitios web, suplantación de identidad, críticas por apariencia o clase social, publicación de información personal.

Faltaría agregar la extorsión y amenaza si bien esta la categoría de “Lo(a) provocó (molestó o retó) en línea para que reaccione de forma negativa” una reacción negativa puede ser muy amplia y amenazar y/o extorsionar no siempre buscan provocar para molestar o retar sino intimidar para generar un miedo y recibir algo a cambio, agregaría otro muy común acceder a cuentas sin autorización que se da mucho entre personas jóvenes como parte de la violencia en el noviazgo y la categoría de publicación de información personal la define el INEGI como “publicó información personal, fotos o videos (falsos o verdaderos) de usted para dañarlo(a)” yo la separaría una como información personal sensible como teléfono, ubicación, información médica, identificación oficial y otra de contenido gráfico como fotos o vídeos.
De estas categorías, algunas de ellas tienen una fuerte carga de género, no quiero decir que solo afecten a las mujeres sino que las consecuencias por este delito afectan más pero también las mujeres somos más vulnerables a ser víctimas de estos.

Hay una diferencia numérica en el tipo de agresiones, sólo por mencionar algunas de las categorías:

Insinuaciones o propuestas sexuales
Hombres 16.3 
Mujeres 40.3 

Recepción de contenido sexual 
Hombres 19.4
Mujeres 32.8

El contexto social y cultural en el que vivimos fomenta que las mujeres estemos más expuestas a estoy delitos, recibir la foto de un pene un sábado a las once de la noche sin solicitarlo, recibir mensajes preguntando a cuanto la hora de servicios sexuales pero también lo vemos en delitos como la extorsión que es un tipo de delito que se puede dar a partir de amenazar con publicar información personal como fotografías donde la víctima aparece desnuda o solicitar a cambio fotos de las mujeres desnudas.

Nos falta ver es como estos delitos se configuran juntos, es decir si algo hemos visto en los delitos digitales se dan varios en un mismo caso es decir se comenten varios para llegar a su objetivo.

En el MOCIBA del 2015 se tenía la gráfica de la cantidad porcentual de número de tipos de ciberacoso el 55.5 % de las personas víctimas habían experimentado 1 tipo, 2 tipos 22.6%, 3 tipos 10.8%, 4 tipos 6.1% y 5 o más 5.1%.


¿Por qué no denuncian?

Un de las preguntas más frecuentes es ¿por qué no denuncian? Para responde esto es necesario recordar varias cifras:

1.- Más del 60% de las víctimas son mujeres entre los 12 y los 29 años, mujeres de 12 a 19 años representan el 32.7% de las mujeres víctimas del delito es decir necesitan de una madre, padre o tutor legal para presentar una denuncia. 
2.- No se sabe quién es el agresor, el informe reporta que 53.4 de los agresores son personas desconocidas frente a un 25.5 es conocidos.

Entonces cuales son las acciones tomadas por las mujeres:

Bloquear 69.2%
Informar a una tercera persona (madre, padre, amistades) 13.3%
Denunciar al MP, policía o proveedor del servicio 8.6% 
Las mujeres son las que más denuncian ante la autoridad con un 8.6% y los hombres 6.7%


Medidas de seguridad –prevención

Cuando doy primeros auxilios digitales o en las charlas uno de los temas que se habla son las medidas de prevención.

El reporte del INEGI propone 5 medidas de seguridad aplicadas a sus dispositivos, de estas cinco el 93.8% de las mujeres crea contraseñas o huellas digitales pero solo un 8.2% de las mujeres cambia periódicamente las contraseñas.

Es importante aclarar los resultados de este apartado pueden ser mayores ya que varias personas pueden hacer uso de una o más de las opciones presentadas por MOCIBA 2019.    
Acompañado de eso en los últimos meses he hecho gran énfasis en decirles que no es su culpa, como en todo tema de violencia existe una fuerte carga de culpabilizarnos, por lo que parte de estabilizar a una mujer víctima de violencia incluye recordarle que no es su culpa.


¿Aumentó la violencia?

Claro que existe un aumento en la violencia digital o como lo llama el INEGI el ciberacoso pero también es importante visibilizar que ahora se habla del tema y al hablarlo le damos nombre.

Hasta hace unos años hablar de violencia digital era una moneda de cambio en las redes sociales tú quieres estar, tú te aguantas de la violencia, cuando nos dimos cuenta que debíamos tomar también estos espacios para el ejercicio de nuestros derechos fuimos consientes de la violencia que se reproduce en estos espacios que se creían seguros.

Fue una utopía creer que sería así, pero se trajo la violencia al espacio online, ahora gracias a muchos esfuerzos –muchos de ellos titánicos de hablar, estudiar, generar, acompañar- es que la violencia digital es tomada como un tipo de violencia reconocido en la Ley de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia de los estados.


Falta

Falta información segregada por estado y que permita hacer cruces sobre edad y delitos, tipo de agresor, y otras variables que me interesan. Veré que más información puedo solicitar y ya les contaré por aquí que podemos observar.





de Acha Perez Gisela, 2018, ¿De que hablamos cuando hablamos de acceso?  https://www.derechosdigitales.org/wp-content/uploads/de-que-hablamos-cuando-hablamos-de-acceso.pdf

MOCIBA 2019 https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2020/EstSociodemo/MOCIBA-2019.pdf

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics