lunes, 27 de junio de 2011

Calderón Vs Sicilia

Esta semana han sucedido cosas muy polémicas y mediáticas, temas que se hablaran por mucho tiempo y que se recordaran con tristeza, anhelo, sueño o alegría.



Disfrute como nunca ver el debate (creo que lo podemos llamar debate) en el que por primera vez (al menos en mi raciocinio) un presidente se sentó a la mesa con ciudadanos a dialogar, pero no solo ha escuchar las quejas sino a cuestionarlas, debatirlas, defenderse, esquivar y ser golpeado con las razones que unieron a todos los integrantes de la Marcha de la Paz y la Justicia.
No puedo decir que hay un ganador o un perdedor, decir que alguien perdió es decir que la voz del pueblo perdió que el voto, la confianza perdió.
En uno de los momentos más espectaculares del debate, el presidente Felipe calderón dijo:
“¿Había que actuar o había que pretender que el problema no existía? La respuesta la encuentro en los versos de Brecht que parafraseó Javier: Un día vinieron por los comunistas y no dije nada; otro día por los judíos y tampoco dije nada; un día llegaron por mí y no tuve qué decir. Cuando vinieron por los primeros hubo quien no dijo ni hizo nada. En cuanto estuvo en mis manos actué, con aciertos y errores, pero actué”.

Sobretodo me encantó esa parte de “¿Había que actuar o había que pretender que el problema no existía?, en mi sincera opinión, durante los sexenios pasados todos, absolutamente todos hicieron caso omiso a este problema, motivos, cada quien los tendrá, particulares o públicos, pero fue un problema que se convirtió en un falso motor.
Como padre de familia, como mexicano y como Presidente de la República, me duele profundamente este dolor de México. Me duele el de la violencia, el dolor que causan los criminales porque causa el gobierno y el cualquier gobierno con acciones y omisiones y que también haya causado. Sé que quienes afirman que la violencia que hoy vive México ha sido generada por el Estado. Que todo es culpa, como usted ha dicho, de que el Presidente decidió lanzar al Ejército a las calles a esta guerra absurda, que se asume en consecuencia que la solución es: detener esta guerra.
Sinceramente Javier pienso en este punto, que la premisa esta equivocada y que por tanto, la conclusión a la que se llega también esta equivocada. ¿Será cierto que todo es culpa del gobierno?
¿Qué no tendrá nada que ver los criminales que los levantaron, los que los torturaron, los que los asesinaron, los que aún esconden a los nuestros?; ¿Acaso no cuenta en la violencia la realidad abrumadora del crecimiento del crimen organizado en el país?; ¿No dicen nada los pueblos asustados que usted encontró en su camino?; ¿No le dijeron en Zacatecas nada acerca de los Zetas?; ¿No le dijeron en Durango nada acerca de la gente del "Chapo"?; ¿No le platicaron en Torreón las familias angustiadas de como secuestran a los suyos?; ¿No dice nada la violencia inhumana, bestial con la que actúan estos homicidas?



Yo no le llamaría una guerra, una guerra en donde se enfrentan dos naciones diferentes, pero enfrentarnos entre iguales, pero si lo llamaría una lucha, lucha en la que se quiere enfrentar a todos aquellos que han causado la desgracia a cientos de familias.


La voz del escritor Javier Sicilia resonó como nunca:
“No le pedimos que deje de hacer lo que tiene que hacer, sino que cambie esa forma de hacer las cosas”
El Estado mexicano está fallando en su obligación de proteger a su gente y defender sus derechos, por eso, señor Presidente en su función de estado ustedes son corresponsables junto con los gobiernos de los estados de 40 mil muertos, miles de desaparecidos y miles de huérfanos, es decir, son corresponsables, independientemente de los criminales, del dolor, de la muerte y del sufrimiento de miles de familias en nuestro país.
Calderón respondió:
Estoy de acuerdo en que hay que detener esta violencia. Pero hay que detenerla sin que eso implique claudicar y dejar el país y a sus comunidades más indefensas y más pobres en manos de criminales.
Hay que terminar esa violencia sin callar precisamente como muchos en el país, por miedo o por corrupción, en la indolencia y en la franca complicidad. Francamente no es para mi eso.
Gómez Leyva en su publicación del periódico La crónica al día siguiente expreso: Sicilia quería decirle a Calderón que la guerra contra el crimen es atroz y sin sentido; Calderón a Sicilia que, así sea con piedras, seguirá combatiendo a los criminales
En uno de los momentos clave fue cuando, pausado pero sin pausa, Sicilia dijo:
En su calidad de representante del Estado, señor Presidente, está obligado a pedir perdón a la nación, en particular a las víctimas.
A lo que le respondió: Coincido en que debemos pedir perdón por no proteger la vida de las víctimas, pero no por haber actuado contra los criminales; eso, definitivamente es un error. En eso, Javier, estás equivocado.

No puedo olvidar las lágrimas y la voz entrecortada de María Elena Herrera:
Por eso hoy venimos aquí a exigir a usted y a todos los políticos que hagan su trabajo, les exigimos la presentación inmediata de nuestros familiares desaparecidos y que promueva con todos los poderes del Estado el castigo a los culpables, sean estos políticos, policías, militares, agentes de migración o miembros del crimen organizado.
Dada la emergencia nacional le exigimos que la tarea principal de los policías este enfocada a garantizar la seguridad de la población, respaldando los derechos humanos de los mexicanos y de todos los seres humanos que se encuentran en este territorio nacional.



No fue una lucha de ver quien tiene el mejor discurso o la mejor coartada, es el resultado a casi 5 años de trabajo, un dialogo, en donde ambas caras de la moneda ganaron.
Al día siguiente del debate, periódicos, redes sociales, en fin, todos se preguntaban quien fue el vencedor, si abría resultados positivos o negativos después de este encuentro.
El resultado, creo yo, como en toda política pública se ve en sus obras, no podemos dejar que la violencia entre a nuestro querido México, se debe luchar, y si esta lucha saco los trapos sucios de las policías, ministeriales, etc, mejor ahora que después cuando estemos en una verdadera guerra.

Hay que terminar esa violencia sin callar precisamente como muchos en el país, por miedo o por corrupción, en la indolencia y en la franca complicidad. FCH

jueves, 23 de junio de 2011

La marcha de las putas

Ser esclavo de tu amor, es tener como prisión el Paraíso.
El piropo es una palabra halagüeña que se dicen a una persona, originalmente a una mujer pero hoy en día también a hombres.
Con lemas como “No es no”, ¿Quién decidió que la belleza sólo cabe en una talla?”, “No soy una vagina, tampoco unos pechos, soy una mujer exigiendo mis derechos”, “Alerta, alerta, alerta que camina, la marcha de las putas por América Latina”, en México y en diversas partes del mundo se marcho, la “marcha de las putas”.



Cuando leí esto en la internet me asombre con la palabra “puta”, tras la palabra siempre se encuentra una verdad, por un momento creí que se refería a las mujeres de la vida alegre, pero es cierto, hoy en día no importa si vas por la calle vestida sexy o deportivamente, el peligro es inminente.
En diferentes páginas de internet se expresaba el sentir feminista: Organizaciones feministas aclaran que se trata de expresar que la vestimenta no justifican en una mujer una imposición de relación sexual o el acoso sexual * En las redes sociales el tema causa revuelo y feministas hablan hasta del porqué los hombres deben ser parte de esta marcha.
La primera "marcha de las putas" (The Slutwalk) se realizó el 3 de abril en Toronto.



El detonante fueron unas declaraciones del policía Michael Sanguinetti en una charla sobre seguridad ante universitarios canadienses, en la que recomendó a las mujeres no vestirse "como putas" para evitar ser víctimas de violencia sexual.
Se hicieron manifestaciones del mismo tipo en Gran Bretaña, Nicaragua y Honduras, mientras que en México fueron convocadas marchas en Guadalajara, Oaxaca y Cancún, entre otras ciudades.
El objetivo es "crear conciencia de que estamos hartas del abuso en las calles, del abuso en general y del silencio que hay alrededor de ese tema", dijo a la prensa local Gabriela Amancaya, de la organización Atrévete DF.
“Cuando un amigo o el novio te dice ‘qué bonitas piernas se te ven con esa falda’, pues sí se agradece el cumplido, pero la realidad cotidiana es que, tras el pretexto de ‘estoy diciendo qué guapa estás’, hay un impulso de ejercer un poder sobre la otra persona, y sabes que quien te está aventando el piropo no está siendo amable ni mucho menos”, explica Blanca Loaria.
En el articulo de la Crónica, el autor se preguntaba si los piropos son buenos o son malos, considero que si hay piropos buenos pero también los hay malos.
Bueno es el que te dice el amigo, el novio, es el piropo lindo, como: No vale la pena regalarte una rosa, porque tú eres entre las flores - ¡La más hermosa!
O Eres la rúbrica de Dios sobre el cuadro donde pintó el paisaje de la tierra.



Pero claro esta que también hay piropos que ofenden a una mujer, cuantas no hemos sido víctimas del piropo del albañil o del tipo que va en su vehículo: Quisiera darte un besito allá donde nunca te alumbra el sol., ¡Qué ojos y yo con todos esos antojos!, Con esa pierna... ¿Para qué la otra?., ¿De qué juguetería te escapaste muñeca?.
Luchamos por una diversidad de género y por una lucha, aun, del mismo género, pero mientras no exista la tolerancia y el respeto a nuestros semejantes esta brecha seguirá creciendo.
Es una tontería creer que con el cambio de ropa o andar mas “tapadita”, el deseo carnal masculino dejara de existir, si quiero usar escote “es mi cuerpo, respeta”, y sí, un piropo también puede lastimar, ofender, y si se sabe decir enamorar.


domingo, 19 de junio de 2011

Hoy hace un montón

Hoooola a todos de nueva cuenta, después de días de estar frente a la compu terminando trabajos finales y todo ese lio educacional con tintes de finales, debo decirlo, termino!!.
Este domingo de me junto doble fiesta, el cumple de mi hermana y el día del padre, dejen les cuento la historia:
Hace mucho pero muchos años mi querida madre tenía ya sus nueve meses, la peque que llevaba dentro de ella ya tenia que ver la luz del día a finales de junio del ´94.
El 18 de junio de ese año mí madre se lleva el susto por que se encontró un ratón y ya se imaginaran mi madre, su pansa y mi padre en la carrera del ratón, claro mi madre monitoreando que mi padre le diera al ratón y no a las macetas.
Yo como buena hija había preparado un cartel y mi mamá había comprado pingüinos para festejar el día del padre, pero el 19 de junio a las 7am mi madre siente las contracciones y yo termino en la casa paterna (esa será otra historia) y mi madre en el excelente, limpio, magnifico Instituto del seguro social, clínica 1.
Llegó, pero fue de espérese….
Se espero
Y espero…
En día del padre, domingo y para acabarla en mundial
Espero,
Y llegó el cambio de turno
Cuando creían que por fin la iban a atender que el doctor le dice, espérese tantito señora que ya va a empezar el juego de la selección mexicana del futbol.
Y sí, el juego empezó y mi madre con la niña atorada en … dijo con la niña que ya quería salir y ella sacarla.
Después del rato y las horas, la niña quedo registrada que vio por primera vez la luz del día y del Seguro social a las 4 de la tarde, después de que la selección perdió (no sabemos contra quien perdió, si alguien sabe se lo agradeceríamos) de que papá se quedo sin sus pingüinos (lo celebramos una semana después) y yo obtuve una nueva hermanita que no servía de muñeca.

Antes de que lo olvide, quiero agradecer a Alondra por tenerme en su lista de los blogs que admira como dijo ella y la cito “los que admiro por motivos varios, no voy a hacer comentarios porque ya veis que me lío y me pongo muy nerviosa.”. Gracias Alondra!.



Por cierto feliz cumple hermana!

la chica de la boina café es mi hermana, después estoy yo y el niño de la chamarra amarilla es mi primo.




les debía mi foto con el traje de geisha en el festival, en esta foto me están ayudando a poner la yukata




domingo, 12 de junio de 2011

El primer brasier

Cuantas de nosotras no recordamos con nostalgia, alegría o pudor el día en que nuestras madres nos llevaron a comprar nuestro primer brasier o sujetador entrenador, claro, que para una madre es un día de guardar, conmemorar y festejar el compartir con su pequeña todos los conocimientos adquiridos a lo largo de años de vivir con un brasier.
Desde la talla, los clores y no se diga cuando llega la hora de elegir copa, enseñanzas que se adquieren una vez pero se perfeccionan a lo largo de nuestra vida.
Terminaba de maquillarme cuando mi hermanita dijo “esto esta muy corto”, curiosa como es mi costumbre vi a mi pequeña con un brasier entrenador (parecía más un entrenador deportivo o bueno no se como llamarlo) blanco con unas pequeñas florecitas rosas, la niña lo veía por un lado, por otro pero no lograba encontrar la forma o el derecho para ponérselo, después de ayudarle y explicarle el derecho y el revés intento bajarlo hasta el ombligo, pero sus intentos fueron fallidos pues el dichoso brasier “era muy pequeño”.
Platicando con las amigas, descubrí que todas seguimos en la búsqueda del brasier perfecto, el tipo de copa, de tela, color, estilo de la copa, etc.. y más aun cuando nuestra copa es muy muy pequeña la búsqueda se reduce aun más.
Mi hermanita batallo todo el día en acoplarse al usar algo tan pequeño como ella lo decía, espero y ella se acostumbre o al menos tenga la paciencia, por que después vendrá el brasier hecho y derecho.
Aun recuerdo lo complicado que fue aprender a cerrar el brasier, ahhh , me enredaba en el, y no es exageración, pero llegue a ponérmelo al revés.
Aun prefiero que m madre me acompañe de compras, nada mejor que ella para darme el consejo de que si o que no, o bueno ayudarme a desamarrarme, jajaja
Espero y mi hermanita no pase por eso y si le toca, pues bueno parte de ser mujer.



Buscando material sobre los brasiers me encontré este chiste: ¿por que el brasier de sabrina esta en la cárcel....?---- por levantar falsos..



Y estos consejitos por si acaso:
1. Fíjate que no se forme ninguna arruga en la parte frontal.
2. No te deben apretar los tirantes. Si bien la mayoría se pueden regular, para nada deben apretarte sino se te marcarán los rollitos y parecerá que estás subida de peso.
3. Por otro lado, los tirantes no pueden estar tan sueltos sino los senos no van a estar arriba y se van a mover hacia los costados.
4. Tus senos deben llenar las copas.
5. Si eliges sujetadores con aros, éstos deben recoger todo el seno.
6. La parte central del sujetador debe tocar tu piel y asentarse de forma natural en tu torso.
7. Elige sujetadores de lycra que hagan que la ropa se deslice suavemente sobre ellos y no se formen feas arrugas.

lunes, 6 de junio de 2011

Desde el trabajo

Reportando desde el trabajo, una pequeña sala de juntas que puede ser visto como una bodega con dos mesas (que son 4) y cuatro mujeres trabaje y trabaje.
En ocasiones me pregunto como llegue hasta aquí, el viernes pasado fue la “banda” (literalmente) para despedir a las generaciones que egresan este semestre, a un año de verme en ese caminó me aterra.

Estoy terminando una batería de preguntas para unas entrevistas que tengo que realizar a miembros de las organizaciones sociales, rodeada de un ambiente de comunicadores pero sobretodo de investigadores, e vuelvo a preguntar, y ahora?.

Las cuatro chicas que departimos en este “salón” somos mundos diferentes, un buenos días con una, un buenas tardes y a veces un poco de charla, somos “las chicas superpoderosas” dice una investigadora.

Llegue de exiliada a este salón, mi cubiculo fue ocupado temporalmente por unos compañeros que tienen que editar sus cortometrajes, así que con todo y mis “tiliches” termine allí o bueno aquí.

En ocasiones se me va el tiempo divagando, otras en ida y vuelta entre los diferentes asuntos, trabajos, etc, el viernes fue el ultimo día de cases y ahora nos restan dos semanas de proyectos y exámenes finales, un poco de calma.

El clima es frío el día de hoy, desayune en el trabajo por que en casa literal no había nada y lo que había debía ser preparado, que hubiera hecho si una u otra cosa hubiera pasado, no se...

Parece que este día será para divagar un rato
por el momento termino mi trabajito para continuar con otros menesteres, que tengan una excelente semana.

viernes, 3 de junio de 2011

La tía abuela


El miércoles por la mañana el teléfono sono y sono, era mi tío que para variar pregunta quien es? Y yo respondo a quien busca.
Buscaba a mi padre quien recibió la llamada.
Noventa y un años de vida no se dicen fácil, mucho menos cuando procreo tres hijos y tal vez más, pero murieron cuando niños. La mayor de las hermanas de cuatro mujeres y una más del montón de los siete hijos, su madre no se quito el luto después de que uno de sus hijos murió cuando niño.
“Cuando llegabas a su casa siempre te atendía la tía, vaya que fue un mujeron, atendió casi sola a toda una familia y a los convidados”.

-“Que dices”
- la cortina tía
- que????
- la cortina
- ahhhh, queeeeee
- que la cortina tía
- ok, como dices

Ayer recordamos este pequeño dialogo entre una tía y la tía abuela, ocurrente como ella sola y sorda como ella sola también.

Negligencia familiar, dijeron los vecinos y la familia, tenia neumonía pero no la atendieron, mi madre la vio salir aun con vida de su casa el domingo por la tarde, quien iba a decir que regresaría a su casa en una pequeña caja de madera.
Problemas económicos, falta de comunicación, nada de eso, ninguno de sus hijos se quería hacer cargo de su madre y para variar le pusieron a una “señora” para que la cuidara, pero a las vecinas les daba mala espina.

Conocí a la tía por que era vecina de mi abuela materna, una viejita encordaba, arrugadita, canosa, casi nunca quería estar en su casa, fuera como fuera iba y venía con su entrañable bastón.

Siempre presumió a sus hijos como la buena madre que era, siempre orgullosa de que sus hijos trabajaran y estuvieran tan bien económicamente, fue tan feliz cuando su hija le dijo que la llevaría a vivir con ella que las vecinas le organizaron una fiesta de despedida, pero los pretextos y el amor de una madre son más fuertes, su hija nunca se la llevo.

Ahora de los siete solo sobreviven 2, mi abuela de 89 años y el tío que el próximo mes cumplirá 100.

Caminó al funeral mi padre dijo “ahora los hijos enterramos a nuestros padres, cuando aun hasta hace unos años mi padre enterraba a su padre”.


Descansa en paz tía abuela

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics