viernes, 3 de junio de 2011

La tía abuela


El miércoles por la mañana el teléfono sono y sono, era mi tío que para variar pregunta quien es? Y yo respondo a quien busca.
Buscaba a mi padre quien recibió la llamada.
Noventa y un años de vida no se dicen fácil, mucho menos cuando procreo tres hijos y tal vez más, pero murieron cuando niños. La mayor de las hermanas de cuatro mujeres y una más del montón de los siete hijos, su madre no se quito el luto después de que uno de sus hijos murió cuando niño.
“Cuando llegabas a su casa siempre te atendía la tía, vaya que fue un mujeron, atendió casi sola a toda una familia y a los convidados”.

-“Que dices”
- la cortina tía
- que????
- la cortina
- ahhhh, queeeeee
- que la cortina tía
- ok, como dices

Ayer recordamos este pequeño dialogo entre una tía y la tía abuela, ocurrente como ella sola y sorda como ella sola también.

Negligencia familiar, dijeron los vecinos y la familia, tenia neumonía pero no la atendieron, mi madre la vio salir aun con vida de su casa el domingo por la tarde, quien iba a decir que regresaría a su casa en una pequeña caja de madera.
Problemas económicos, falta de comunicación, nada de eso, ninguno de sus hijos se quería hacer cargo de su madre y para variar le pusieron a una “señora” para que la cuidara, pero a las vecinas les daba mala espina.

Conocí a la tía por que era vecina de mi abuela materna, una viejita encordaba, arrugadita, canosa, casi nunca quería estar en su casa, fuera como fuera iba y venía con su entrañable bastón.

Siempre presumió a sus hijos como la buena madre que era, siempre orgullosa de que sus hijos trabajaran y estuvieran tan bien económicamente, fue tan feliz cuando su hija le dijo que la llevaría a vivir con ella que las vecinas le organizaron una fiesta de despedida, pero los pretextos y el amor de una madre son más fuertes, su hija nunca se la llevo.

Ahora de los siete solo sobreviven 2, mi abuela de 89 años y el tío que el próximo mes cumplirá 100.

Caminó al funeral mi padre dijo “ahora los hijos enterramos a nuestros padres, cuando aun hasta hace unos años mi padre enterraba a su padre”.


Descansa en paz tía abuela

2 comentarios:

  1. ah caray!

    dentro de lo triste de esta historia, no puedo evitar echarme una sonrisa con el enredo genealogico que se avento tu señor padre.

    xhaludos aki.

    ResponderEliminar
  2. Qué historia Aki, éste tipo de historias me causan mucha tristeza, siempre se me viene a la mente mis abuelitos cuando les llegue su hora, es ley de vida, ya se que todos vamos al mismo sitio, pero no deja de impactarme.
    Te envío un fuerte abrazo y un beso Aki.

    PD. Tienes una familia muy longeva!
    =)
    Besitos!!!

    ResponderEliminar


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics