jueves, 7 de febrero de 2013

¿Enamorarse?


Después de hablar sobre la tecnología, salgámonos un poco y regresemos a los inicios del romance y donde uno deja en el caminó su corazón.
Muchas veces me dije a mi misma que jamás me iba a enamorar, que no sería una víctima más de este juego de química, sí, una mezcla rara entre Paquita la del Barrio, la Leona Dormida, y cualquier clase de mujer fatal, claro que tampoco llegue al extremo de llamar a los caballeros ratas de dos patas. Pero lo que si logre y con bastante efectividad fue vivir durante varios años como una feliz soltera.
Y claro que fui feliz, después de una relación o de una serie de relaciones, es necesario un momento consigo misma, recuperar el tiempo para volver a encontrarnos y hasta de hacernos la manicura con tiempo, calma y dedicación, salir con las amigas, coquetear sin sentir remordimiento, y bueno ya sabrán ustedes toda esta serie de cosas que pasan en ese lapso.
Lo más curioso es que esa etapa a la que llamo lapsus de soltería, se disfruta de mil maneras, todas y todos tenemos a la amiga que vive triste preguntándose por que ella, por que ahora, por que del por que, la que cree que jamás conocerá el verdadero amor, la que busca en amigos sin derechos una solución, la que se cree completamente feliz y claro la que siempre vuelve a caer más de 5 veces con el mismo y no podemos olvidar la que nos comparte todo el día en estados de facebook sus problemas internos de decepción amorosa, la que no cree en los hombres o “todos son iguales” y la que claro, lo sigue intentando hasta “encontrarlo”.
Bueno, bueno, ¿Dónde quedo la chispa?, por que no me dejaran mentir que “Enamorarse” es una etapa única y muy especial.
1.- Primer encuentro: sea donde sea, y aunque suene a guión de película, siempre esta el “se cruzaron nuestras miradas”
2.- Los primeros efectos: si es compañero de la oficina puede que nos evite, que salga corriendo, si es amigo del amigo puede de repente aparecer y visitar mucho al amigo. Mientras tanto nosotras hacemos lo impensable por toparnos con él, provocar otro encuentro meramente casual, soñar despiertas.
3.- La primera cita: claro que llegar a la primera cita fue todo un show, ahora imagínense el antes (que usar, a donde ir, que decir) y el momento (los nervios y si, pero y si hace esto otro), mi actual novio, siempre me dijo que después de la primera ya todo fluía (será por que el tardo más de un mes en conseguir la primer cita). Lo único que puedo agregar aquí es ser uno mismo
Después de esta primera cita, vienen muchos más pensamientos, como la pásate, que tal, habrá una segunda, que te agrado, repetir los hechos, los momentos, soñar, y emocionarse con todo lo que hace, y por que nos enamoramos, por que es nuevo, por que nos emociona saber que hay alguien que esta dispuesto a hacer mucho por estar a nuestro lado.
Hoy en día creo que se ha perdido un poco el protocolo de la declaración formal de noviazgo, creo y seguiré creyendo que pedirle a la chica que te gusta que sea tu novia es parte esencial del romance. Es como aquellos que regresan más de una vez con él mismo, donde quedo esta etapa de conocerse, aunque acepto que cada quien es libre de decidir, si me cuestiono muchas veces por
que seguir con esa enfermiza costumbre de volver y terminar más de 2 veces con la misma persona.
Enamorarse es sencillo, fomentarlo, mantenerlo es lo complicado, no por ser ya una pareja se debe de olvidar enamorarse de su actitud, de sus detalles, es simplemente volver a enamorarla o enamorarlo.
Enamorarse, es uno de esos estados que simplemente a mi parecer no pueden ser programados, sucede y cuando nos damos cuenta de que sucedió muchas veces es demasiado tarde.
Y ¿por que muchos intentan brincarse está parte?, o ¿deciden simplemente no enamorarse?, por que también enamorase duele, duele que al final el cuento que una ha ido escribiendo se venga abajo por que uno u otro fue un engaño bien disfrazado, enamorarse, también duele, duele la desilusión y el saber que no existirá un tu y yo.
En más de una ocasión desistí de ese dolor, si, también de amor se sufre, no solo hablar del “enamoramiento” es disfrutar y aprender amar, pero también es llorar, lamentarse el haber abierto el corazón a alguien que no lo supo cuidar, para eso esta está etapa, para no sufrir de amor, de un amor que se vuelve aun más doloroso y no de un enamoramiento que como quiera viene y va.
Enamorarse es sencillo, pero ¿estamos dispuestos a arriesgar el corazón?


Nos leemos en la próxima

Sígueme en:
Facebook: /Angelica Contreras
Twitter: @AngieConter

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics