lunes, 25 de enero de 2016

Las mujeres en la política e instalación del Observatorio de Participación Política de las Mujeres de Aguascalientes, No solo un pretexto para reunirnos.

Siempre que pienso en política me es imposible no pensar en una de las mujeres más interesante y a la que solemos citar mucho, Margaret Thatcher y siempre es con una gran frase: cuando la mujer entra a la política cambia la mujer, pero cuando muchas entran cambia la política, y por qué recuerdo esa frase, por que este será el año dónde vamos a tener que trabajar en equipo y crear sororidad política.
Este año en México se llevarán a cabo elecciones en 12 estados, donde se renovará el gobierno local, alcaldías, congresos, en mi estado como en muchos más son las primeras elecciones donde se va a hacer efectiva la cuota de género, haciendo un llamado a respetar los derechos político electorales de las mujeres.
Es aquí cuando escucho el: "no hay mujeres", "¿a quién van a poner?”, pero, no están preparadas, y, ¿qué van a hacer en ese puesto?".
A todos y también a todas las que se cuestionan eso les respondo: claro que hay mujeres, los partidos políticos cuentan con una estructura territorial compuesta es casi su totalidad por mujeres, los sectores, grupos y organizaciones cuentan en sus filas con mujeres y no sólo eso, todos los partidos tienen un área específica que representa a las mujeres. No es obra de la casualidad pero dentro de sus partidas presupuesta los partidos deben asignar un  3% para capacitación de sus cuadros femeninos, y por favor, mientras se luchaba por una igualdad política,  no estábamos sentadas en laureles, las mujeres se prepararon en el ámbito profesional y desde los espacios públicos a los que "las dejaron llegar".
Y, ¿qué vamos a hacer?, claramente llevar los temas de mujeres,  las causas, necesidades y propuestas a los congresos y tribunas.
Las cuotas de género no son un castigo para los partidos, lo serán si no postulan y apoyan a mujeres con trayectoria y trabajo. Son una obligación porque después de 63 años ejerciendo el derecho al voto, en muchos lugares no se nos permitía llegar y ocupar espacios.
La cuota permite garantizarle espacios a las mujeres que jamás serían pensados para ellas, pero la cuota también esconde un  lado oscuro, uno dónde ser mujer es la única alternativa para "agarrar" espacio, pero también se puede ser víctima de la cuota, y lo veo desde dos perspectivas:

- Desde una convocatoria en un proceso interno designar a que distritos o municipios se pueden registrar las mujeres, esto atenta en días vías:  la primera aunque se garantiza la mitad de los puestos de elección popular para las mujeres, cierras la oportunidad a que se compita por otro, ¿por qué?, porque desde  una lista estas separando quién si puede "aspirar" y quién no.
Esto es un problema tanto para ellas como para ellos porque no se da una sana competencia, es decir se cierra la oportunidad a que una mujer compita por un distrito o municipio que desde la lista está asignado a un hombre y viceversa, entonces les estamos diciendo que en esos lugares no se cuenta con los perfiles idóneos. Y claro, lo que importa entonces es el género y no las capacidades.
-Al sentir una obligación postular mujeres a cargos de elección, se buscan perfiles que no son los adecuados, es decir: la hermana, prima, novia o esposa de los hombres al poder, su talento es contar con un apellido o un hombre que las impulsa, no quiero decir que no sean capaces, el problema es que muchas de ellas no tienen un interés social y político por lo que terminan “viéndose bien” sin aportar.
Es necesario que las mujeres se involucren y participen, no lo vean como obligación, pero tampoco como premio, la cuota no es un premio, se debe priorizar el trabajo, capacidades, militancia y compromiso social.

Hace unos días se instaló en Aguascalientes el quinto Observatorio de Participación Política de las mujeres de Aguascalientes, este observatorio busca como su nombre lo indica “observar” las acciones de los partidos, los medios de comunicación, la sociedad y las y los mismos candidatos en torno al género y la participación de la mujer en las elecciones.
¿Para qué nos sirve?, para tener una radiografía de primera mano de qué pasa con las candidatas en los diferentes entornos y como es tratada esta información en los medios, pero también y de manera muy importante encontrar herramientas para impulsar su capacitación, desarrollo y trabajo. En este observatorio se realizará un trabajo conjunto desde el Instituto Electoral de Aguascalientes, el Instituto Aguascalentense de la Mujer, los partidos políticos y las asociaciones de la sociedad civil.

Hace poco me dijeron que este es el año de la reivindicación de los derechos políticos de las mujeres, más que reivindicación es el año en que tendremos que trabajar más duro para demostrar que la cuota no es un juego y que las mujeres representantes populares piensan más allá de bolsas de marca y labial de colores, más que una reivindicación es tomar espacios y sobretodo es necesario que lleguen a las curules mujeres feministas que no le tengan miedo a decirse así mismas “feministas” y que entiendan que no es lo mismo que femenina, que entiendan las causas, que luchen por ellas y sobretodo que tengan sororidad.

 @AngieConter


lunes, 18 de enero de 2016

a 100 del congreso Feminista

En 1916, más de 600 mujeres -la mayoría maestras- de Yucatán, sus alrededores y de otras partes de la república, emprendieron un viaje solas, en plena Revolución para reunirse en la península de Yucatán, no imagino el increíble viaje, lo que se comentó de aquellas intrépidas mujeres que dejan por unos días casa, familia y trabajo para sentarse a la mesa con mujeres que querían y tenían algo en común.
Por allá en el Yucatánen el 16se juntaron las señoraspara hacer mitotesegún ellas pa´pedir derechosen plena Revolucióncorreteadas por villistas, zapatistas y carrancistascruzaron la republicapara el primer congreso feministapersinadas y religiosasse quejaban de sus peticiones¡educación, ocupación, participación y decisiones!Gritaban las feministas.Por allá en YucatánEn el 16juntaron las mujeres pa´hacer historia.

Un viaje peligroso, plagado de peligros, ¿ferrocarril, carreta?, ¿habrán llevado un arma entre sus vestidos para defenderse?, ¿sabían que estaban haciendo historia?, ¿o al menos escribiendo una?
El gobierno del estado presidido por Salvador Alvarado había decidió financiar parte de este primer congreso, una decisión que podemos ver ahora como un intento de quedar bien con las mujeres y que apreciaran el trabajo del actual gobierno, se reunirían a debatir cuatro temas: la emancipación del yogo tradicionalista, cómo debía ser la educación primaria, las ocupaciones para las que se debían preparar y su participación en el gobierno.
 “Puede la mujer del porvenir desempeñar cualquier cargo público que no exija vigorosa constitución física, pues no habiendo diferencia alguna entre su estado intelectual y el del hombre, es tan capaz, como éste, de ser elemento dirigente de la sociedad”.Punto aprobado en el Congreso Feminista de 1916

Después de tres días de debates y discusiones, las mujeres reunidas concluyeron que se debía de dar una educación igualitaria e intelectual a las mujeres, capacitar en oficios que les permitiera tener un trabajo digno, es interesante notar que dentro de sus peticiones o discusiones no estuvo la solicitud de sus derechos políticos, es decir no pidieron se reconociera su lugar como ciudadanas al emitir un voto, sería hasta el segundo congreso en ese mismo año donde se debatiría pero a nivel municipal.
“se pensaba que las mujeres no tenían las capacidades para desempeñar otras ocupaciones como la medicina o el derecho” Dra., Gabriela Cano, Colegio de México, y es que estamos hablando de un congreso a principios del siglo en un país sumido en una guerra y dónde aún se mantenía un feminismo más blando -cimentado por el fanatismo religioso y le educación- de cierta independencia pero que fuera un feminismo “en crisis, que tuviera que trabajar cuando falleciera el esposo”.
Es irónico pensar que un primer congreso feminista tendría los valores e ideales que hoy en día tenemos las mujeres feministas en el 2016, el congreso marco una diferencia, “es una carga simbólica muy fuerte” dice la Dra. Cano, y así lo creo, en un país conservador y sin un gobierno estable las mujeres estaban organizándose para pedir educación.
Atravesaron caminos y esquivaron las balas, pero se reunieron, a 100 años de este primer congreso, tiene su importancia porque debatieron sobre la enseñanza de las mujeres, su preparación, pero ante todo hicieron un acto de lo que hoy es una sororidad. 

Pd. Espero les guste el corrido que me invente y para los que tenían la duda, sí me cambiaron mi celular!

lunes, 11 de enero de 2016

Mi celular y yo

En estos días donde la comunicación es poder y vivir al momento es lo importante, tener problemas o fallas con tu Smartphone es una verdadera desgracia.
Mis problemas con la tecnología iniciaron desde finales del año pasado, mi teléfono se calentaba tanto que bien hubiera freído huevos, tarda entre 7 y 8 horas en cargarse y dos en descargarse -así que vivía conectado- fallaba el touch, la cámara, se reiniciaba solo o finalmente algo le pasada y servía más como pisapapeles, mi teléfono paso a ser una de mis angustias diarias y cómo si fuera madre primeriza pensaba lo peor y dormía de más -por qué el teléfono se apagaba y no sonaba el despertador-.
La primera vez que lo lleve a Telcel me dijeron que tenía que volver a instalar el software, como no tenía respaldo y no podía dejarles mi teléfono por varios días por cuestiones laborales en casa hice una restauración, que no  sirvió más que para quitarme tiempo y paciencia, a la semana y ya de vacaciones les lleve el teléfono para que aplicaran su procedimiento y tampoco funciono – se supone reinstalaron el software-, me fui del estado de vacaciones y Galaxy se puso peor, regrese lo volví a llevar y me quede sin el por casi una semana.
Ustedes creerán que esa fue la buena, pues temo decir que no, en este momento está cargándose mi teléfono por tercera vez, le he puesto el ultra ahorro de energía y tampoco funciona.
Definitivamente tendré que volver a Telcel a poner mi cara de pocos amigos y pedir que hagan algo, ahora que veo mi vida a partir de la dependencia de un teléfono es cuando me pregunto ¿qué hacíamos antes ellos?, y aunque suene un poco loco, la dependencia, la costumbre y la necesidad de ciertas actividades con ese aparato de 12cm es impresionante.
En tres semanas he usado 3 teléfonos y el mío, creo que después de visitar tanto mi centro de atención a clientes puedo realizar los siguientes consejos:
-Tener un respaldo de los contactos, sobre todo si tienes el mismo número de teléfono desde siempre.- Toda tu información, fotos, archivos de descarga, audios, y demás material deberás tenerlo en tu memoria extraíble, para que cuando borren lo que tienes en la memoria del teléfono no pierdas nada.-Tener a la mano tu contrato o ticket de la compra de tu equipo. Nunca sabes si existen las letras pequeñas o lo requieras para algún trámite.-Mucha paciencia: las filas son largas y muchas veces las personas en las ventanillas no saben del tema.
Desde los grupos y los mensajes de WhatsApp qué es por dónde principalmente me comunico para mi trabajo, las múltiples cuentas de redes sociales que administro también desde el teléfono, contactos, fotos -cientos de recuerdos-, el despertador y alarmas de varias cosas que recordar, y en fin, los Smartphone han evolucionado de tal manera que enviar un mensaje y contestar una llamada – antes vitales para su funcionamiento- queda en segundo plano. Nos facilita la vida pero también nos hace dependientes.


Ahora me volveré a formar en la unifila para ver si logro hacer algo por Galaxy. Deséenme suerte. 


Las invito a que conozcan a una gran amiga, amante y narradora de historias: su revista Quintaesencia de Enero

jueves, 7 de enero de 2016

Quintaesencia Enero

Inicia un nuevo año, nos hacemos las mismas promesas haciendo lo más insólito: nos atragantamos comiendo 12 uvas en tiempo record, usamos ropa interior incomoda que nos garantiza dinero y amor, el billete en el zapato, barrer la entrada de la casa, cosa que no hacemos los 364 días sobrantes, al mismo tiempo que das la vuelta a la manzana con las maletas, pero en verdad ¿un año más significa todo eso?.
De lo que si estamos seguras es que: es ¡un año más!, uno de arrugas, canas, estrías, kilos y sobretodo menos oportunidades, pero que dramático, ¿no creen?, pero es verdad, aunque el último día del año estemos festejando y brindando por todo lo bueno del año que iniciara en pocos segundos, la resaca del año nuevo nos trae la sensación de “se me fue la vida”.

Sí quieren leer más, pasen a Quintaesencia de Enero por que su revista  ha llegado!
Gracias a todas y todos los que en este segundo mes han colaborado para traer a #QuintaesenciaR: las preciosas fotografías de Marlene Jocelin Durán, al mejor diseñador Julio Sotomayor, los maravillosos textos de Mónica Cortés, Jessica Figueroa, Grecia Valencia, Juan Luis Montoya Acevez y Juliana Contreras, al apoyo de Tlanemani a cargo de Karina Barba, a dos grandes amigas que las aventuras me dieron la oportunidad de conocer Mariel García y Dani Viteri, a una nueva amiga que se ha sumado a esta aventura y cree en el proyecto Cynthia Aguilar de Empoderate Mujer.
Gracias a todas las lectoras que nos han acompañado en este maravilloso viaje, Quintaesencia llego para quedarse y en el 2016 nos leemos con mucho más.

lunes, 4 de enero de 2016

El último y el primero. Entre callejuelas e historia, la bella Guanajuato

Me enamoré de Guanajuato cuándo tenía 17 años, fue en el viaje de fin de curso de la preparatoria, acababa de pasar el Cervantino así que encontré esa pequeña ciudad con el ajetreo de las fiestas, color y la magia del Quijote. Por distintos motivos no había podido volver a perderme entre sus callejones y subir los interminables escalones, el 2015 me dejo varios viajes y sabía que el último de ese año y el primero del 2016 debía de ser en ese bello estado que me había enamorado cuándo joven.

Cómo no sabía si iba a tener vacaciones no había hecho planes para salir entre las festividades de invierno, cuándo me avisaron de tan buenas noticias, Guanajuato fue mi primera opción, realizaría un corto viaje de dos días a esas tierras, lo primero que hice fue buscar hotel pero ya era muy tarde, quince llamadas para encontrar un espacio en un hotel a 15 minutos del centro, posteriormente el camión, tendría que salir a las 6am.

Un día antes de mi viaje, sucedió uno de esos percances en mi trabajo que hace que te cuestiones todo, estuve a punto de cancelarlo y unos nervios tremendos me entraron por el hecho de viajar sola, no es la primera vez que viajo sola, pero el momento previó a la aventura siempre me resulta retador.

Llegue sin percances a Guanajuato, bolsa y maleta en mano, un clima bastante acogedor (llevaba varios suéteres por si las dudas), me instale en el pequeño pero cómodo hotel “Posada el Quijote” y dio inicio la aventura.

Antes de salir de casa tenía ya una ruta de lugares que visitar, en google maps marque los lugares para no perderme y busque referencias sobre los mejores lugares para comer, el resultado:

El primer día llegue a desayunar al “Café Valadez”, que esta enfrente del Teatro Juárez, entonces si llegas temprano puedes desayunar con la vista del teatro o del Jardín Unión, aunque el lugar puede parecer muy elegante, los precios se comparan con un desayuno en Samborns, pero en Valadez se come mejor, deben probar las enchiladas “Diego Rivera”. Posteriormente visite el Teatro Juárez que es una verdadera joya del porfiriato, este no es un museo, es un teatro que ofrece funciones pero los turistas gustan de visitar, el Jardín Unión que esta rodeado de diferentes opciones para comer,  una de las ventajas del jardín es que pueden comprar boletos para recorridos y para las callejuelas.

Posteriormente visite el Museo Iconográfico de Don Quijote, que tiene obras en diferentes técnicas dónde se plasma al Quijote y demás personajes, un museo único y sin duda muy especial. El recorrido siguió en: Basílica de nuestra señora de Guanajuato, la presidencia municipal, congreso del Estado, Universidad de Guanajuato y sus 80 escalones (hay que subirlos corriendo para bajar el desayuno), el Popular Mercado Hidalgo (que por su fachada también de la época de Porfirio no parece mercado), la plaza del primer Cervantino y la Alhóndiga de Granaditas, de este popular museo que narra la historia regional de Guanajuato rescato sus murales y la historia del edificio en la Revolución.

Para comer la visita obligatoria es el Truco 7, no lleguen con mucha hambre por que siempre hay fila de espera, pero vale la pena. Regresé un rato al hotel para cambiarme y refrescar mis pies, los zapatos cómodos son obligatorios.

No se puede decir que visitaron Guanajuato si no van a una Callejoneada, son muchos los que ofrecen este recorrido, y es muy divertido, se va caminando, subiendo y bajando entre los callejones característicos de la ciudad mientras se canta y se cuentan historias de la ciudad, para terminar en el callejón del beso. Esa noche termine cenando en el Canastillo de las Flores frente a la Plaza de la Paz que esta frente a la Basílica de nuestra Señora de Guanajuato, debo confesar que el lugar no me agrado, tardaron mucho en darse cuenta que estaba esperando la carta y la salsa del Pozole Verde tenía mal sabor.

La mañana siguiente desayune en el Hotel Posada Santa Fe, los huevos especialidad de la casa este hotel esta en el Jardín Unión, posteriormente compre un boleto para un tour guiado a varios lugares de Guanajuato, mientras esperaba compre fresas cristalizadas (sobre las fresas las recuerdo perfectamente por mi madre, tenía una tienda de dulces y eran sus preferidas), cerveza artesanal a base de miel, me tome un café y visite el Templo de la Compañía que es un templo enorme donado por los mineros de la época, es muy bello, con grandes columnas y muros, este templo tienen una pinacoteca que muestra las obras de arte religiosas más representativas de la época.

Debo decir que les recomiendo los tour guiados, al menos el viejito que me convenció a mi era un pintoresco guía turístico que nos subió a una combi verde y nos iba explicando todo lo que encontraba a su paso de las calles céntricas, visitamos: el museo de los lamentos, el de la Inquisición, la Mina el Nopal y el Mirador del Pípila, los dos primeros museos son una verdadera risa, recuerdo al Museo de la Inquisición de mejor calidad cuando lo visite a los diecisiete años.

Estar en el mirador del Pípila es maravilloso, ver el estado desde esa altura es fantástico, desde la cima se ven gloriosos la Basílica y la Universidad de Guanajuato, las casas de muros de colores que tapizan las faldas de los cerros, y en el centro resguardado por casas, cerros y la vista del Pípila se esconde Guanajuato, el tour dura poco más de tres horas, al terminar llegue a comer al Gallo Pitagórico, al que se accede después de subir varios (muchos) escalones por lo que se llega con más hambre, la atención del personal es muy buena y el lugar es un rustico sitio azul.

Mi viaje no solo eran vacaciones, debía encontrarme a mi entre los callejones, hacer un viaje sola siempre implica retos y aventuras, me encanta perderme y tener que recurrir a seguir mis pasos atrás, preguntar o dejarme llevar por las calles, el silencio que se hace a mi alrededor, escuchar mi voz o quedarme en la nada, mirando y disfrutando.

Uno de los problemas de viajar es la hora de comer, los restaurantes no tienen ese lugar para los que van solos a disfrutar de los alimentos, siempre y en todos lados se me quedan viendo de manera rara, y no, no es que sea individualista, me encanta la compañía de las personas pero los viajes individuales son muy reveladores.

Sigo enamorada de Guanajuato, de sus fresas, enchiladas, callejones y como el Quijote, figura emblemática de esta ciudad seguiré buscando gigantes para luchar contra ellos y dejar que los perros ladren.

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics