lunes, 29 de mayo de 2017

No estamos solas: Quintaesencia Mayo

Mes con mes desde las páginas de Quintaesecia compartimos contenido de gran interés para nuestras lectorxs, pero Mayo decidimos ir más allá y tomar una bandera, decir NO a las violencias que nos están matando y nos recuerdan que ser mujer en México es peligroso.

 

Mayo, has sido un mes complicado, he llorado, me he enojado, he sentido mucha impotencia, me sentí insegura muchas veces y una vez más me han recordado que las calles no son seguras, que es mi culpa por andar sola en las calles, por querer salir, viajar, hablar, estudiar, defender, actuar, es mi culpa por usar tacones, por vivir en México, es mi culpa por ser mujer y ser mujer en México es peligroso.
Este mes, reunimos en Quintaesencia todo lo que nos ha causado detenernos a pensar en las violencias que vivimos, solo en el mes de Mayo se han generado discursos de odio, declaraciones, acusaciones y una constante revicitimización a nosotras.
Gracias a las/lxs que alzan la voz junto a nosotras, no podemos permitir que los discursos y acciones machistas nos sigan violentando, asesinando.
Aún falta mucho por hacer, nos falta dar voz a muchas mujeres, empoderar y hacerles ver que es su derecho vivir seguras, sin violencia y vivir libres, no podemos permitir que nos sigan culpando de la violencia, que sigan diciendo que somos responsables de lo que nos pasa.
Les invito a que disfruten de este especial de Mayo, cada página es una historia diferente y una forma distinta de ver la violencia que se vive en Aguascalientes, en México y América Latina.
Por nosotras, ¡Vivas nos queremos!

 

Gracias a todxs por mes con mes lograr una propuesta diferente de revista, gracias por ser parte y voz de este proyecto.

Link para la revista: Quintaesencia Mayo


Fan page: Quintaesencia Revista





lunes, 22 de mayo de 2017

Carta de mi (ex) acosador, segunda parte


“Hay noches que aún vives en mis sueños”, me escribió y no conteste.

 

Esa mañana había atendido varias llamadas, estaba en la oficina con una taza de café, la computadora encendida y varios pendientes, volvió  sonar el celular:

 

-Bueno

-Bueno, no me cuelgues, no te quito mucho tiempo

 

Del otro lado del teléfono esa voz que no recordaba, de un brinco me levante de mi lugar para cerciorarme que no estuviera afuera de la oficina, nada, un frío invadió mi cuerpo, no sabía que decir, que hacer, el continuaba…

 

-no me cuelgues, solo quiero decirte que te extraño mucho y te sigo amando

-….ahh… bye

 

Durante unos minutos me quede en el pasillo con el teléfono en la mano y mucho frió, las piernas me temblaban, no lo creía capaz de volverme a llamar, pero lo hizo y lo hizo de un número que no tenia registrado.

No supe que hacer. 

Regresé  mi lugar, me serví otra taza de café e intente continuar con mi día, era la una de la tarde, aún quedaba mucho por hacer, pero yo ya no me sentía segura, recibí otras llamadas después de la de él, cosas del trabajo, cada que la pantalla se iluminaba dudaba en contestar, podría ser él otra vez.

Un par de horas después llegó un correo:

 

No, no tengo tu número registradoTampoco te tengo en redes sociales,Pero aún guardo en mi memoria varias cosasTus rizos,Tus múltiples sonrisasLa sonrisa cuando algo no te pareceLa sonrisa cuando algo te hace felizLa sonrisa cuando quieres aparentar inocencia.Hay varias cosas que guardo en mi memoria.Entre ellas tu número de teléfono.

Si no nos hubiéramos separado hace ya tanto tiempo, serian unas líneas muy románticas, pero no lo eran, en cada línea que me escribía estaba esa tensión de obligarme a regresar a algo que no quiero.

Hace ya años, cuando las cosas no marchaban bien, le dije que no me obligara a amarlo, pero el chantaje emocional se imponía, ¿Qué haré sin ti?, ¡Sin ti no soy nadie!.

¿Por qué debo cambiar yo?, por qué debo cambiar de celular, de correo, de domicilio, de lugares que frecuento para no verlo, para no toparme con él y lo que fue no me hagan daño.

Cada vez que aparece me perturba, reaparecen las sombras del pasado que me traen los malos recuerdos, la sensación de vulnerabilidad, pero no estimado lector, no el sentimiento de “lo extraño”, ese desapareció hace mucho, es miedo, angustia, preocupación.

Lamentablemente nos han dicho que está bien, que el amor es sufrir, que debemos sufrir por amor y aceptar lo que venga, porque así es el amor.

Nos han dicho que debemos calmarnos y aceptar esas “pruebas de amor” porque esos detalles de locura es traerlos “en la palma de la mano”, “deberías estar agradecida mijita lo traes loquito por ti”, diría una de mis tías.

¡No!, eso no es vida.

 

Esa madrugaba estaba atravesando la carretera, llegó a mi correo sus palabras, su justificación a todo esto, él dice que es su manera de desintoxicarse, como se desintoxican de las drogas, se desintoxica escribiéndome.
Esa madrugada escribió:

“puedo escribir un poema libre que describa como mis zapatos a veces me piden a gritos correr hacia ti, u otro de mis brazos y la sensación horrible por la ansiedad de querer abrazarte, se cierran en puños y mis codos se arquean ante la ansiedad, pero no tengo la certeza de que me leas, así que me limitaré a seguir escribiendo así, libremente, esperando que tenga algún sentido en cualquier línea.”

Nos han enseñado que debemos aceptar lo que venga, las pruebas del amor romántico son un ejemplo de ello, debemos de hacer, aceptar y callar si no nos gusta, porque de lo contrario se puede ir, y estar solo es estar mal.
No, no voy a cambiar mi número, ni mi correo, ni mi domicilio, no por él ni para él.

No, no deberíamos tener miedo, pero yo aún lo tengo cada que veo en la bandeja de correo un mensaje de él.
Ahora hasta Telcel lo busca, no actualizó la información de contacto y me marcan para que le haga llegar un mensaje, que casualidad.

Las invito a que denuncien, a que exhiban a ese acosador, porque no podemos permitirles que se salgan con la suya y perturben lo más preciado que tenemos: nuestra vida.

Seguiré escribiendo del tema, no sé que pase primero, pero no puedo guardar silencio.


No estamos solas

 

 

 

 

 

 


 

lunes, 15 de mayo de 2017

Los tacones de Benítez

Una canción dice “con zapatos de tacón las nenas se ven mejor” lo que nunca nos dijeron o no acabamos de escuchar en la canción es que nuestra seguridad es vulnerable por usar zapatos de tacón.

Esta premisa es una escusa más, nos dice –nuevamente- que las mujeres tenemos la culpa de lo que nos pasa por lo que usamos, en este caso: tacones y bolsa “grandototota”.

La semana pasada, en una entrevista, el Secretario de Seguridad Pública del Municipio de Aguascalientes, José Héctor Benítez López, señaló:


“Ustedes como damas traen una bolsa grandototota, bonita, se ven guapísimas ustedes como damas; pero la traen abierta; cuando ustedes deciden abordar el vehículo, buscan las llaves de su vehículo, se echan un clavado materialmente a la bolsa para estar buscándolas; las condiciones de seguridad han cambiado, nos corresponde a todos” Recomendaciones machistas del jefe de policía municipal para prevenir la delincuencia

Y continuó declarando:


“Si nosotros seguimos entendiendo que la seguridad le corresponde a la policía vamos a fracasar, este es un trabajo mancomunado. Ustedes se ven guapísimas en tacones como damas, el glamour no lo quieren dejar, pero hoy en día en esa bolsa grandototota que tienen, necesitan tener zapatos de piso para que después del glamour se los cambien y tengan mejor desplazamiento” Recomendaciones machistas del jefe de policía municipal para prevenir la delincuencia

Yo no debería preocuparme por usar tacones y mucho menos por correr por la calle para salvar mi vida por qué tú Secretaria de Seguridad Pública eres el encargado de garantizar la seguridad de las mujeres –y sí también de los hombres para aquellos que se sienten ofendidos-.

No, no se trata de que la movilidad sea un problema, sí así lo fuera entonces tendríamos que mencionar las calles que tienen baches o que el asfalto esta levantado y eso también promueve que me caiga, lo que decimos es que el uso de cierto zapato no debe condicionar nuestra seguridad, no puede venir a decirle  a una mujer que violaron que la culpa la tiene ella por usar tacones y no correr, ahora parece que el Municipio nos dice que la seguridad de nosotras las mujeres depende del tipo de zapato y entre más alto más inseguras estamos.

¿Y cómo contestó la encargada de las mujeres del municipio?, ¡con una campaña!

“En próximas fechas, el Instituto Municipal de la Mujer de Aguascalientes (IMMA) podría lanzar una campaña que informe a la mujeres sobre la defensa de sus derechos en caso de acoso callejero, dio a conocer la titular de la dependencia, Zayra Angélica Rosales Tirado”. Promete instituto municipal lanzar campaña contra acoso callejero

Es decir, tenemos que enseñar y hacerle entender a las mujeres, a nosotras, que somos nosotras las que debemos de informarnos de cuáles son nuestros derechos y que nos enteremos que está mal el acoso callejero, aja, porqué no dice que esa campaña también va a estar dirigida a los hombres –o exclusivamente dirigida a ellos- , para que entiendan que el acoso callejero está mal y que tendrá a su vez una capacitación a los elementos de seguridad para que tengan las herramientas para saber qué hacer en caso de que alguna ciudadana denuncie acosos callejero, cómo tratar y atender a las víctimas, por ejemplo.

 

Pero la campaña no estará lista en una semana ni mucho menos “el IMMA realiza un estudio sobre cómo y en qué frecuencia se presenta esta problemática en el municipio de Aguascalientes que tendrá resultados en aproximadamente un mes” Promete instituto municipal lanzar campaña contra acoso callejero

El acoso callejero se presenta en todos lados,  cualquier hora y no importa que tan dorada o no sea la zona –por ejemplo en la Feria Nacional de San Marcos con el pretexto del “amontonadero”-.

“En México, no hay muchas mediciones sobre este acto que no es considerado una violación sexual, ni como un delito. Sin embargo, un estudio del Colegio de México asegura que el 93 por ciento de las mujeres han sufrido miradas lascivas y el 50 por ciento ha sido tocada en la vía pública” Acoso sexual callejero: un acto que no cuenta 

Una vez más las autoridades nos están demostrando con sus declaraciones que somos nosotras las responsables de nuestra seguridad, eso me queda claro, finalmente en la calle soy yo contra los delincuentes/violadores/asaltantes porque ellos “la autoridad” no van a hacer nada.

Y sí, esto es una crítica, por que no están haciendo su trabajo.

Amigas, si van a venir de visita a Aguascalientes, recuerden llevar zapato de piso en sus bolsas grandotototas.

 

Recomendaciones machistas del jefe de policía municipal para prevenir la delincuencia

Promete instituto municipal lanzar campaña contra acoso callejero

Acoso sexual callejero: un acto que no cuenta

lunes, 8 de mayo de 2017

Si me matan


El jueves 4 de mayo amanecimos con una noticia impactante, en el campus de la UNAM apareció el cuerpo de una mujer asesinada, su cuerpo estaba atado a una caseta de teléfonos, no había identificación que ayudara a saber quién era. 

El tema no era para menos, transgredir de esa forma la autonomía de una casa de estudios, de un recinto de formación, el cuerpo encontrado esa madrugada era el ejemplo de la insistencia que hacemos y por el que nos llaman exageradas “nos están asesinando”, pero el tema no quedo ahí, como avanzaron las horas apareció el novio quién identifico a la joven y entonces la procuraduría pudo hacer “su chamba”.

Bajo el hashtag #InformaPGJ la Procuraduría de la Ciudad de México informó mediante mensajes de twitter que “el día de los hechos, la pareja se reunió con varios amigos en CU, donde estuvieron alcoholizándose y drogándose” y varios tweets que nos explicaron que vivía con su novio, que ya no estudiaba y debía materias. (los tweets fueron borrados, pero fue demasiado tarde)

¿En qué momento una investigación requiere saber si tenía o no novio?, ¿en qué momento una averiguación previa necesita conocer cuantas materias reprobó?, los medios de comunicación retomaron –erróneamente- la información y entonces todo se derramo el vaso de agua. (Cabe destacar que algunos medios bajaron la información y pidieron disculpas)

El hashtag #SiMeMatan inicio como un movimiento para visibilizar lo irónico, lo cómico, lo inverosímil que se leen los pretextos cuando una mujer aparece asesinada y que son utilizados para criminalizar a la víctima, pero no al victimario.

“Quiero que los medios y las autoridades sepan que no nos interesa revictimizar a Lesby, que les vamos a exigir información relevante y resultados. Que ninguna mujer es perfecta pero que todas merecemos justicia y seguridad”. María José E.H

El uso del lenguaje es violento, primero tenemos que saber diferenciar que si una mujer aparece en un campus universitario amarrada a la caseta de teléfono, no se “murió”, la mataron, es decir “la asesinaron”.

El asesinato es un delito, no un pretexto para iniciar una investigación de su vida, no la asesinaron por beber o pasear perros.


Hago dibujitos


Dentro de la cultura de la violencia a las mujeres, es más fácil victimizarla, es decir ella se lo busco, ella por andar, vestir, decir, tomar, actuar se buscó que la asesinara. Recordemos casos como las chicas que viajaban solas por Ecuador o la estudiante en Aguascalientes que fue violada en una fiesta. 

¿Qué queríamos entonces que nos dijera la procuraduría?, los avances de la investigación, sospechosos, modus operandi, hora y lugar o ¿solo fueron a sembrar el cuerpo en la universidad?, ¿Cuál es la línea de investigación?, sospechosos, detenidos, eso querríamos saber, esa información debían saber los medios, no si tenía novio o no. 

El tweet se hizo tendencia, nos sumamos al movimiento, fue desgarrador leer los 140 caracteres, dicen que “entre risa y risa” la verdad se asoma, frases como #SiMeMatan dirán que la culpa fue mía, por ser mujer. No importa que haga o deje de hacer. La culpa será mía”

“Todas sabemos por qué nos van a matar. Todas sabemos que las razones son la misma: que somos mujeres. Siempre que un nuevo feminicidio moja prensa escuchamos las mismas excusas y resulta imposible no identificarse: cada mujer muerta es una advertencia para las demás.” Catalina Ruiz-navarro

Detrás de cada tweet hay una mujer que está escribiendo con enojo y mucho coraje porque sabemos que cualquiera de nosotras puede ser Lesby, cualquiera de nosotras podemos ser esa de la que indaguen nuestra vida y la ofrezcan en charola de plata a la sociedad para que juzgue si es o no correcta nuestra vida.

Para el medio día del viernes:
“Competencias por ver quién dice la peor idiotez. #SiMeMatan”,
#SiMeMatan Pues me mataron y ya a la verga, que más puedo hacer yo muerto?”, “#SiMeMatan . Hashtag promocionado por su activista [individuo egoísta que busca la atención para sí y no para una causa] favorito. Baia”
#SiMeMatan no pasará nada, no harán hashtag ni marchas, nadie se alzará pidiendo justicia. Porque tengo pene: seré víctima de 2da categoría.”

 

Cuando publique el hashtag en mi facebook, esto paso: Por feminaca”, “claro”, “Y esas chiquifaldas jajaja”, “Chequeteta!”, “Y la sonrisa cautivadora fiu fiu”, “#SimeMatan dirán que fue mi culpa, por echarle carreta a Angélica Contreras !”

 

Otros dijeron que el hashtag no ayuda en nada, otros dijeron que era como leer la Tribuna libre donde los hombres se les adjudica su muerte por una u otra razón “borracho muere” “drogadicto asesinado”.

Una vez más salieron los hombres a decirnos cómo se supone que deberíamos de manifestarnos, a decirnos una vez más que nuestro movimiento está sobrevalorado y que una vez más ellos tienen la razón por que nosotras debemos de hacer, practicar y ejecutar un feminismo que no atente contra nada ni nadie, pero las prácticas machistas jamás se han preocupado por eso.

Esperen un momento, ¿en serio?, ¿también tenemos que hacer un feminismo que les convenga?, ¿desde cuándo los movimiento sociales buscan “quedar bien” con los opresores?.

La respuesta es sencilla, el feminismo siempre ha sido un movimiento incomodo, por que nosotras estamos haciendo algo que todo ser humano debería de hacer: luchar por un trato igualitario, digno, sin violencia y denunciar todo caso de acoso y violencia.

Pero se burlan, se lo toman a juego y nos dicen “a los hombres también nos matan”. 

¿En serio?.

Estefanía Vela explica en su muro: 
Y dado que la violencia que más les afecta a ustedes es distinta a la que más le afecta a las mujeres, si queremos que la de las mujeres se visibilice, la tenemos que nombrar de manera específica.(Porque ustedes son el default.)Nadie pide que se deje de hablar de la Guerra contra las drogas. Nadie pide que se deje de hablar de los costos de la militarización del país. Nadie pide que se deje de hablar de toooooda la violencia que les afecta a ustedes. Lo que se pide es que se vean otras violencias distintas que no caben bajo el manto supuestamente universal del concepto de la "violencia". Así sin calificativos.No pidan que se deje de hablar de la violencia que desproporcionadamente afecta a las mujeres. No jodan.

 

¿Por qué nombramos la violencia a la mujer?, porque tenemos que hacerlo, porque detrás de cada acto de violencia hubo antes acoso, violación, tortura, por que dejar el cuerpo de una mujer abandonado no es que muriera por amor o por enfermedad en su casa rodeada por los hijos, es porque la violencia que esta asesinando a las mujeres en México es el punto final a un problema social muy grave que estamos evitando con todos estos pretextos y que además después del asesinato se revictimiza.

Aquí lo que les hace daño a las mujeres y al feminismo: el machismo. Es el enemigo que no pidieron tener. Es de sentido común que mientras el feminismo pudiera tener aspectos criticables, el machismo es criticable per se y completito. Es de sentido común que la violencia en un grito de desespero y autodefensa es menos preocupante que la violencia de facto que lo originó. Alejandro Vázquez Zuñiga 

Y lo vamos a tener que explicar una y otra vez, toda persona que es asesinada merece justicia, merece que su caso no sea archivado, pero los casos de las mujeres no es que sean especiales, es que desde que tratan este tipo de casos ya llevan la etiqueta de estereotipo “es mujer”, por lo tanto siempre seremos victimas aún después de la muerte.

El 5 de mayo, se escribió una nueva historia de mucho dolor en la UNAM, mujeres tomaron los pasillos y marcharon contra la violencia a las mujeres, contra el feminicidio de Lesby, y casos de acoso que viven alumnas y profesora, sororidad a las compañeras que se manifestaron, no importa que digan que las marchas están sobrevaloradas, las marchas son una forma de libertad de expresión que las mujeres hemos tomado para no callar más.

Si me matan, acosan, violan y etc. todo será peor por qué soy mujer, pero eso no nos detiene, seguiremos exponiendo, gritando y movilizando por esta causa, creo que merecemos una vida libre de cualquier tipo de violencia y por qué se que las mujeres nos seguiremos organizando para denunciar el machismo en la sociedad.

 

Nota:Hace más de un año escribí para el libro “Del inconveniente de haber nacido en México” el capítulo “El día que me asesinen” , quien iba a decir que ese texto sería tan real…

 

jueves, 4 de mayo de 2017

#QuintaesenciaR de Abril

Queridxs lectores:

La Sororidad –sí, así en mayúsculas- es, probablemente una de las encrucijadas más grandes de las mujeres y que sin ser o no feministas, todas debemos de sentir, aprender, decir y etc.
Este mes no les daré sermones ni largas cátedras, solo les diré;
Lean con toda confianza este número dedicado  la SORORIDAD



lunes, 1 de mayo de 2017

Una primavera en feria, Reflexiones del 24A 2017

Hace una semana se realizó por segundo año la Marcha contra las violencias machistas.
Nos dieron las 6pm, no éramos más de 40 chicas, algunos hombres, varios policías, con la mano derecha sujetaba el megáfono, miraba el reloj.Iniciamos, sin batucada de fondo, sin muchos carteles, pero con gritos y consignas: Vivas No queremos.
Anduvimos caminando vestidas de negro las calles de la verbena abrileña, gritando con coraje, con tristeza y sobretodo hartas.
Gritamos en las calles donde el piropo es normal, donde nos tratan como objetos, donde una minifalda es sinónimo de acoso y en una feria donde todo dicen es permitido. Pero también gritamos a una apatía y a una falta de sororidad tremenda.Extrañe a muchas amigas, compañeras y mujeres en la marcha, no sé si son modas, no sé si soy yo o no sé si es un feminismo que sigue sin entenderse, a todas ellas: sororidad. Muchos criticaron la marcha, durante la movilización, en redes sociales en las transmisión en vivo, comentarios en fotos y notas, "salen a decir lo mismo", "que esas viejas hagan algo con su vida", "pónganse a trabajar", "arguenderas", y una lista larga de sinónimos despectivos dichos por hombres pero también por mujeres.De los hombres no me sorprende, pero de ustedes mujeres sí, todas, alguna vez en la vida hemos sufrido violencia, todas alguna vez hemos sido víctimas de acoso, y si no eres tú, alguna cercana a ti sí, entiende mujer, no es necesario que te pase para no mostrar sororidad, salir mano a mano con la mujer que no conoces y decirle: ahí estaré.
A las que no fueron pero ese día se avergonzaron de nosotras, a las que se hicieron como que no nos vieron, a todas las que dijeron: que oso, que pena, que vergüenza,  a ustedes les deseo más sororidad y que no usen la bandera del feminismo sino entienden por qué tomamos las calles.


"Todas las mujeres, todos los derechos", gritamos una y otra vez, no hubo consignas ofensivas porque eso también les molesta, se dan cuenta como hasta las movilizaciones feministas debemos ser de cuidadosas porque entonces se ofenden, pero la foto de una mujer semidesnuda en la portada de un medio local es normal.

Y para los que dicen que cada año nuestras consignas son las mismas, les invito a que vean las estadísticas, a que abran la sección de nota roja y que vean que las mujeres siguen siendo asesinadas, nuestras consigas no van a cambiar hasta que las mujeres dejemos de ser vistas, tratadas como objetos, como números sin historias, como casos aislados a las que asesinan y violando por culpa de un top y un short pequeños. La violencia machista no se va a erradicar de la noche a la mañana, necesitamos que cada quien haga su chamba, Instituciones gubernamentales, empresas, medios, organizaciones sociales, partidos, hombres, todos y cada uno podemos hacer la diferencia, pero para esto se requiere más que voluntad. A las mujeres les deseo que no importa nuestra lucha, nuestra área de especialidad, nuestros intereses, salir por nosotras una hora al año es una diferencia y es el apoyo que debemos demostrarnos entre nosotras. 

A todas las que asistieron GRACIAS!
A todas y todos los que no asistieron, les deseo Sororidad.



Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics