domingo, 24 de abril de 2016

Crónica de una primavera violeta

Mi corazón se agitaba de la emoción,  toda la mañana había visto los videos de las movilizaciones en otros estados, envíe mensajes,  seguí invitando amigas y amigos a la movilización local, se aproximaba la hora la emoción era mas grande.  Esa euforia contenida esas ganas de gritar por todas y cada una de las víctimas.
Mi grito sería en apoyo a todas, a mis hermanas hidrocálidas, pero también recordé a mis amigas de diferentes partes de América Latina, también va por ellas.

Iniciamos tres, poco a poco chicas se acercaban y preguntaban “¿aquí inicia la marcha?”, sí, Bienvenida, encontrar a las amigas, a las feministas históricas, a chicas y chicos que preguntaban por el evento en facebook, poco a poco se fue reuniendo la gente, repartíamos calcas, carteles, pancartas.
Todas éramos diferentes, señoras en carreola, con niños de la mano, jovencitas, señoras más grandes, pero también había hombres que acompañaban a sus esposas o parejas, que venían a sumarse.
Organizamos a todos y a las 4:15pm teníamos a un contingente de casi 300 personas, sonaron los tambores y la fiesta inicio “Alerta, alerta, alerta que camina, la marcha feminista por América Latina”.

no es piropo, se llama acoso”, la gente nos miraba, algunos se acercaban al contingente y preguntaban a qué se debía, les dábamos las calcas, les platicábamos de que se trataba, atravesamos el andador de Carranza, el Jardín de San Marcos, llegamos hasta el encierro en el corazón de la Feria Nacional de San Marcos y finalizamos atrás de la Plaza Monumental de Toros, nos reunimos, se leyeron las peticiones queríamos en alto a la violencia, el acoso callejero, la violencia obstétrica, los feminicidios, la victimización de las mujeres en los medios de comunicación.
El calor era mucho, caminamos a paso lento, cantando, gritando, dejando la voz en cada paso, cargando los carteles “Basta ya de violencia”, “la violencia no tiene género”, no hubo agresiones, no hubo violencia, caminamos, nos manifestamos de manera pacifica para visibilizar que estamos presentes que queremos vivir, caminar sin miedo.

“Vivas se las llevaron, Vivas las queremos”, pasadas las 6pm llegamos al punto final, nos felicitamos entre nosotras, la euforia había bajado, la tensión, estábamos felices por que por primera vez logramos reunir a mujeres de diferentes colectivos, partidos, instituciones bajo una misma bandera #VivasNosQueremos.

¿Volvería a salir a la calle?, claro, lo haría las veces que fuera necesarias para pedir un alto a la violencia a las mujeres, mirar a una mujer no es malo, es malo cuando por esas miradas la persiguen para darle una nalgada, por esas miradas le gritan improperios, groserías (que ellos creen bonitos), cuando por esas miradas soportamos gestos, gemidos, cuando por esas miradas nos acorralan en la calle para violarnos.

Hoy salí a las calles por mi, por mis hermanas, por mi madre que desde las 7am sale rumbo al trabajo, por mis amigas, compañeras, por todas las mujeres que no pudieron asistir, hoy tomamos las calles y las pintamos de morado por nosotras, por que si nos tocan a una nos tocan a todas.


Pueden mirar el vídeo de antes de iniciar la marcha: Vídeo #VivasNosQueremosAgs 




3 comentarios:

  1. Gracias por despertar este Ags apático y a veces indiferente y ptejuicioso. Dora Galvàn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted por nunca dejar de creer y sumarse a estas luchas.

      Eliminar
  2. Gracias por despertar este Ags apático y a veces indiferente y ptejuicioso. Dora Galvàn

    ResponderEliminar


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics