miércoles, 22 de julio de 2009

Usted córtele

-y como te lo corto-, mmmm, -usted córtele con inspiración, al cabo el cabello crece-.

La pequeña estética no era la gran cosa, nunca verían a gente de la lata sociedad hablando de ferraris, ni tomando té importado con el meñique levantado, pero seo si, siempre saldrás con las orejas completas.

Viernes por la tarde, la fachada con pintura desgastada de la coca-cola escondida entre dos grandes casa, entre la roja y blanca pintura se asoma una pequeña puerta blanca abierta, -es mejor que llegues temprano, de lo contrario te quedaras de pie- al entrar al lugar rostros con tubos, tinte y uñas recién puestas voltean para saludar alegremente a la recién llegada.

“que fulanita se casa con el vecino de manganita”, “que panganita ya es mamá, ¿y el padre de la criatura?”, “fue niña, pobre se parece a la mamá de la nuera de la tia segunda en tercer grado”, “escucharon ayer la serenata”, “si, a poco, ahhh”, “si, fue para maranganita, la chiquilla ya tiene novio”, “ese pegelagarto, tan feo esta el pobre”.

Frente a la puerta un gran espejo de pared a pared, en la mesa libros con hojas sueltas, arrugadas y medio mordidas mostraban los peinados del ayer, del ahora y del siempre, un pequeño librero ahora poseía shampoo, acondicionador, tubos, y mil colores para embellecer, la televisión estaba prendía pero entre el chisme alegre nadie le hacia caso a las nuevas bubis de Sabrina y mucho menos al rostro afilado de Belinda.

“¿Quien sigue?”, nadie se peleaba el turno, todas sabían quien sigue, aun así desde el trono del peinado se podía seguir con arduo detalle la platica.

La primera vez que fui deje allí mi larga melena china color café oscuro, eso sucedió hace ya muchos años, y desde entonces mi cabello a pasado por diversos cortos, pero nunca ha vuelto a ser rapunsel.

Pelo corto, largo, chino, super lacio, mechones, tintes, base, uñas de gel, maquillaje, delineado de cejas…
La plática es alegre, el sabor de un pelo recién cortado es mejor, y allí en el reino del peinado encontraran no solo a una reina sino a una amiga, a una confidente y eso si, siempre una eterna sonrisa.

11 comentarios:

  1. Mmmm... aunque a veces salgas mentándosela a la estilista? porque se pasó de corte.

    Para mi es muy difícil encontrar estilista, nunca entienden tus instrucciones.

    Algunas si, pero muy pocas.

    Saludos aki.

    ResponderEliminar
  2. HOLA, AKI.

    YO VEO CON MIEDO LA MAYORÍA DE PELUQUERÍAS. DEBIDO A QUE MUCHAS VECES ME CORTARON MÁS DE LO QUE LES DIJE, SOLO VOY CADA 3 Ó 2 MESES A LA PELUQUERÍA (salón de belleza o estética o como se llame en otros países).
    ;)
    Un abrazote para ti, ANGIE :D
    Que la pases bien, Amiga,

    ResponderEliminar
  3. Uy no, a mi me gusta ir a que me alasien el cabello, me da como sueñito y me pongo a leer, no me gusta nada que me hagan la platica, no me interesa nada. Por eso luego luego leo para que no me interrupan.

    ResponderEliminar
  4. muajaja

    orale que gran universo eso del corte de cabello

    por el trabajo que tengo no puedo tenerlo como yo deseo

    debe ser corto y casi militar

    bueno no tanto

    ya hace tiempo lo tuve largo con una cola de caballo y me la pintaban de multiples colores, paso del cafe, chocolate, rojo, azul, morado (una amiga es fanatica de ese color) y finalmente a color blanco,
    luego tuvo que ser cortado y una amiga conserva esa larga cabellera en un libro (creo que lo usa de separador) que raro no

    en fin algun dia tendre el pelo como yo quiero

    al menos eso espero

    ResponderEliminar
  5. que padre relato :D y esuqe quesereamos las mujeres sin el salon de beleza.... Dios los bendiga:d saluditos bellos

    ResponderEliminar
  6. Una de mis torturas es ir a que me corten el pelo

    me pasa un poco como la Malque, nunca me doy a entender claramente como lo quiero

    y tarda tiempo en que una estilista me agarre la onda

    pero eso sí, cuando encuentro a alguien ya no me muevo de ahí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pocas veces quedo insatisfecha con lo que me hacen en el cabello, pero siempre terminan odiandome porque no hago otra cosa mas que estar viendo en el espejo qué hacen y cómo, y obvio que si veo que estan dandole para donde no es, las regreso... pero gracias a eso, es que la mayoria de las veces salgo mas bonita que de costumbre! :D

    besos, Aki!

    ResponderEliminar
  8. A mi no me gusta cortarme el pelo T_T.

    ya esta el primer acertijo!!!!

    ResponderEliminar
  9. se antoja quedarse en el chacoteo por horas me cae, tambien los hombres tenemos asi como que nuestras barberias (bueno al menos yo tengo mi predilecta aun) y se ponen guenos los arguendes ahy, chido blog, dejo saludoss, gracias por las palabras que expresaste, mañana te agrego a mi lista de los blogs que sigo, bye!

    ResponderEliminar
  10. tiene años que no piso una peluqueria para hacerme un corte, me lo hago yo mismo je jeje

    con tu post me hiciste recordar la pelicula de "la barberia"

    xhaludos

    ResponderEliminar
  11. Has descrito muy bien uno de esos tantos lugares que por alguna razón parecen cortados por la misma tijera.

    Eso si, siempre vas a salir cambiadisima.


    Besos.

    ResponderEliminar


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics