domingo, 28 de febrero de 2010

Los lentes

No es que no vea, al contrario evito ver lo que el mundo me exige que vea.
En mi familia el tema de los anteojos, es tan común que se vuelve corriente, mis abuelos, tíos y mi padre los usan y aunque del lado materno casi no tengo el gen de los 4 ojos, mis hermanos y yo reafirmamos esta cualidad.
Descubrí en la secundaria que las letras se desvanecían en el fondo verde del pizarrón, no fue un sueño o el aburrimiento por la clase de trigonometría, tal vez lo llegue a pensar así, pero poco a poco con el paso de los días mi mundo se iba desvaneciendo a la distancia, lo bello fue cuando descubrí que si me acercaba él huía de mi y se alejaba…
Mi primera optometrista irónicamente fue mi tía y vaya que es irónico que en una familia con problemas de vista sus dos únicas hijas sean optometristas, pero bueno, entre números y letras que había que adivinar porque de plano –quien sabe que decía allí- descubrí lo que ya sabia, no veía bien.
Mi padre entre su tramada red neuronal había prevenido que su pequeña usara unos lentes enormes estilo policía-espía-hombres de negro, curioso, pero en esos años esos lentes eran del año del caldo.
Creo, y si recuerdo bien, que aunque mis inicios con ojos nuevos, no fueron tan aterradores como los pintan, sí llego a mí, esa idea ser el pato raro y vaya que para la secundaria ya era la rarita del salón, nunca reino el temor del que van a decir, no fui abucheada por el corrito de “cuatro ojos” ya que la gente prefería llamarme “ratón de biblioteca”, al parecer la sociedad había complementado mi atuendo.
Y vaya que si, ahora soy la intelectual, pero los lentes clasifican y ponen una marca en el mero rostro que es difícil de ocultar, una marca que llevo desde la secundaria.
Mis lentes han evolucionado conmigo, en mis principios con el corrector de vista no me los quitaba más que para lo necesario, ahora me los quito y prefiero ir a ciegas por ciertos caminos (considero que es mucha exageración, no estoy tan ciega tengo un aumento de 1.75para ambos ojos), hasta los armazones del clásico sin marquito, del marquito transparente (los antecesores de los lentes de pasta), los elegantes de marco sencillo plateado, hasta mi nueva y ultima adquisición unos encantadores lentes de pasta rojo quemado.
No será la mejor herencia que me dejen mis padres, y tal vez no será la mejor herencia para mis hijos, pero ahora puedo evitar en ocasiones darme el lujo de quitarme los ojos y no ver el mundo.


Quiero agradecer a Eva Luna por su amistad y su participación en el Festival, no se diga a mi querido Belo por aceptarme allá en su casa y no se diga a mi querido Iván por hacer posible cada Festival, ya lo saben nos vemos, leemos y divertimos en el 8°Festival Swinger “Vacaciones” (no se lo pueden perder).

5 comentarios:

  1. yo uso lentes desde septiembre porque se me cansaban mucho los ojos y era una situación complicada... ahora las cosas van mucho mejor :D

    ResponderEliminar
  2. :S no todavia no uso pero dicenq eu si lso usas luego ya no puedes estar sin usarlos :S pk se acostumbra la vista.

    Un gran abrazo aki querida y buen dia!! Besos!!

    ResponderEliminar
  3. No aún no uso lentes pero tengo entendido que algunos solo es temporal el usarlos .
    SALUDOS niña.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que la gente con lentes es muy atractiva.

    ResponderEliminar
  5. Hola Aki...
    Yo uso lentes de contacto traslucidos pues deteeeeeeeesto los lentes de montura. Nunca nadie me ha parecido atractivo con lentes, pero (siempre lo hay) mi novio usa lentes de montura y es por mucho, el muñeco más bello con lentes... JE


    un abrazo

    ResponderEliminar


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics