jueves, 29 de julio de 2010

Días de lluvia

Llovía adentro de la vieja casa convertida en instituto, -llovía…- esperábamos en silencio la legada del profesor de critica literaria en la esquina del salón de altas paredes uno de los chicos leía su grueso libro, solo una portada morada de entre las palabras, y yo cinco sillas el silencio de la radio con sus baladas románticas y corta venas. Uno a uno de los compañeros llegaron –pero no todos- la lluvia proseguía su rutina mojando todo a su paso…
El salón se baño con cada gota que caía, y en medio del silencio el profesor apareció hecho un fideo mojado hasta los calcetines, sacudió los tres libros que traía bajo el brazo y después de un hola acompañado del eco del lugar prosiguió: ¿Qué es la literatura?...
Horas antes había salido de casa sin muchas ganas de asistir al taller, tal vez fue la lluvia la que despertó el gusto por retornar…
La clase continuo acompañada de truenos, charcos y debates… salimos con la mente iluminada por las nuevas expectativas y la tarea sonante, la lluvia continuaba, saque mi paraguas verde – si, verde limón, verde de vida- .
Ese momento fue especial –y vaya que si- caminar bajo la lluvia, las calles solas y todos los transeúntes buscando un pedacito de techo para cubrirse de la “lluvia”, ese era el momento en el que podía ser yo, era mi momento, salí de esa casucha convertida en el Instituto de Poesía y Narrativa del Estado, ese era mi momento, ya no era la persona que querían ver todos, caminaba como uno más con mi paraguas en la mano y mi enorme bolso atravesado – caminando entre la lluvia, que poco a poco despejo mis pensamientos-.
Solo camine por el centro de la ciudad, retomando mi camino, deje en el instituto todo eso que me daba vueltas, todo aquello que si querer se había vuelto una tormenta personal….



4 comentarios:

  1. Querida Diosa:

    PrimeraSSSSSSSSSSSSSSSSSS:

    Ja, HOY tambien yo camine bajo la lluvia, si, lo hice muy a proposito, deje salir de mi algunas cosas que me estaban dando lata.

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  2. La lluvia tiene cierta magia, te relaja, te ayuda apensar no se a mi me gusta la lluvia, lo que no son los truenos.
    Solo cuidado con los resfriados Saludos Aki

    ResponderEliminar
  3. a veces es bueno bañarse en la lluvia y dejarle que se lleve todo eso que nos hace daño... Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. No tanto como a mi hermana, pero me agrada mojarme con la lluvia... lo que no me gusta son los charcos que se forman y humedecen hasta mis calcetines...

    por cierto, me hiciste recordar unas viejas entradas relacionadas con la lluvia... espero las disfrutes

    http://srx-openmind.blogspot.com/2010/07/lluvia.html

    http://srx-openmind.blogspot.com/2009/09/golpe-de-agua-cronica-de-un-dia-acuoso.html

    ResponderEliminar


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics