miércoles, 23 de enero de 2013

Te quiere, no te quiere, mejor, no deshojemos margaritas Primera parte


(Después de mucho pensarlo vamos a escribir esta serie de post que giraran sobre un mismo tema, mil reflexiones y tal vez una que otra anécdota rodeado por el aroma del café)

"Extraño cuando tenías un teléfono y una máquina contestadora y esa máquina contestadora tenía una cinta y la cinta tenía un mensaje del tipo o no lo tenía. Y ahora necesitas ir a todos los portales para que te rechacen siete tecnologías distintas. Es agotador. Frase de la película “El no te quiere”
Parte de vivir y de crecer en un mundo que va de prisa, es acoplarse en mayor medida a los cambios sociales y a las nuevas estrategias comunicativas.
Si bien, muchos jóvenes no conciben un mundo sin telefonía celular, internet inalámbrico, mi generación y muchas más crecimos sin esa conexión, sin la ventaja de comunicarnos en segundos, ¿qué hacíamos entonces?, fortalecíamos las relaciones interpersonales, que eran muy natural en ese entonces.
Ahora, contamos con una infinidad de aparatos electrónicos con aplicaciones que nos resuelven la vida de una manera muy sencilla, basta contar con el soporte y contar con un poco de lógica para saber utilizar cualquier aplicación. Desde los 140 caracteres y las preguntas sobre tu estado de animo de Facebook, compartir fotografías, escritos, música, chats, aplicaciones de mensajería instantánea, buzón de voz, revisamos alrededor de 5 o 6 aplicaciones diferentes cada día.
¿A dónde voy con esto?, en que el amor, también se ha diversificado, conocemos y somos observados desde todas estas aplicaciones, cambiar nuestro estado, el tipo de fotos que subimos, las personas con las que platicamos, a quienes agregamos, lo que nos gusta, twitteamos, compartimos, comentamos, nos hemos vuelto adictos a esta rapidez. A muchos nos ha tocado acoplarnos a estos medios que aparecieron y se han ido desarrollando a la par que nuestro desarrollo social, tenerlos es ahora necesario.
Muchos aunque lo neguemos conocimos personas por estos medios que nos movieron el corazón o al menos el estomago, otros usaron o usaran estas aplicaciones para continuar su relación y la mayoría seremos victimas de este juego físico/virtual, la duda nos corromperá, ¿por qué no esta en línea?, ¿a qué se refiere con ese estado?, ¿Por qué no ha actualizado su perfil?, ¿Por qué no me ha mensajeado?, y muchas muchas más interrogantes.
Vivimos esperando respuestas, mensajes, llamadas, alertas, ¿Cuántos no hemos dormido con el celular en la mano esperando a que llegue algo?, ahora revisamos no solo el teléfono o la contestadora, es todo, y si no llega a un lado, creemos que estará en otro.
Si bien, existen ventajas, estos soportes nos acercan a funciones sociales que han existido desde siempre, en vez de esperar semanas para que llegue una carta, enviamos un correo electrónico que llega en segundos. Pero también es cierto que nos vuelve adictos, es simple, si no se comunica es que no se interesa.
Las relaciones por si solas ya son complicadas, ahora imagínate lo loco que uno se vuelve al ver que no se completan las dos palomitas del whatsapp, por suerte para muchos (desventaja para otros) la tecnología seguirá avanzando y cada año nos traerá sorpresas que nos seguirán facilitando esta comunicación.
De los medios de comunicación
en este mundo tan codificado
con internet y otras navegaciones
yo sigo prefiriendo
el viejo beso artesanal
que desde siempre comunica tanto.
M. Benedetti
Mientras, el :* , al beso experimentado, todo seguirá su ciclo de comunicación. Y para bien o para mal, la tecnología podrá seguir su camino pero la base social persistirá.

Nos leemos en la próxima

Sígueme en:
Facebook: /Angelica Contreras
Twitter: @AngieConter



1 comentario:

  1. It's an remarkable paragraph for all the web users; they will obtain benefit from it I am sure.
    Also visit my web page :: neucopia compensation plan

    ResponderEliminar


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics