martes, 26 de mayo de 2015

“acepto”



Cásate con un arqueólogo. Cuánto más vieja te hagas,
más encantadora te encontrará - Agatha Christie


Este año ha sido uno de bodas, novias, vestidos y ramos, llega ese momento en el que te quedas pensando ¿y luego yo qué onda?, ¿cuándo salgo?, y todo es culpa de la emoción del momento, no por que estés contando los días, horas y segundos para llegar al altar y decir acepto.
Pero a todas nos pasa, creemos gracias a la cultura, sociedad, al contexto y hasta los cuentos de  hadas que la receta del final feliz si existe, que llegará el día que caminaras al altar y con un beso de tu príncipe/esposo el esperado “vivieron felices para siempre”. Pero ese final feliz no existe, por qué cuando se acaba la magia te enfrentas con una nueva realidad.

El matrimonio no es solo un vestido hermoso o una gran fiesta, el matrimonio debería de ser un trabajo de conciencia, auto exploración y exploración a conciencia de la persona con la que decides pasar el resto de tus días o como dirían hasta que la muerte los separe.

¿Y para cuándo te casas mija?, llegue a la edad en la que mi madre ya estaba comprometida, en la que algunos familiares ya tienen hijos y en la que ir a bodas o fiestas es el eterno “¿y tú para cuándo?”, no negare que como toda niña que jugó con barbies y la escolte al altar con kent me emociona probarme vestidos, desesperar a mis damas y claro decir “acepto”, pero las cosas también son diferentes, ahora queremos decir “acepto” a vivir una vida a nuestra manera, a rendirme cuentas, a llevar una relación larga y tranquila, a viajar con las amigas, a poder gastar sin apuros.

Decir “acepto” debe venir del corazón-razón  y no obligado por las costumbres o la eterna angustia de ser “la quedada”, “la del eterno novio”, “la solo manitas sudadas”, “la viste santos”, y cientos de formas que hay para reconocer a las que han decidido ser libres o llevar una relación sin el compromiso del matrimonio.
Y aquí me pregunto una cosa, ¿Por qué los hombres se vuelven más atractivos (socialmente hablando) si son más grandes de edad y siguen solteros?, pero la mujer entre más grande el producto se desprecia, todo esto es social, esa eterna creencia que entre más joven será más fácil criar hijos, verlos crecer y educarlos, pero no,  llegar al altar no debería de ser una obligación social y mucho menos una dependencia para tener un final feliz.
Las costumbres se pueden romper, las creencias sociales y esa “ideas” también, ser madre soltera o divorciada, vivir en unión libre, solo casarse al civil y con bienes separados, decidir ser soltera son formas de llevar el “acepto” a otro nivel y encontrar un vivieron felices que sea nuestro.
Por el momento soy una feliz soltera con una relación larga (casi 5 años de noviazgo) que asiste a bodas y que cada vez que me preguntan para cuándo simplemente sonrío y les digo que aún no es momento.


Mi acepto es conmigo misma, mi acepto es con un noviazgo que no lleva prisa,  después quien sabe.

1 comentario:

  1. Diría mi hermano: "cásate grande para que la agonía sea pequeña", jajajaja. En mi experiencia el matrimonio es fenomenal si lo sabes llevar. Saludos.

    ResponderEliminar


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics