lunes, 6 de julio de 2015

10 años después


Todo empezó con aceptar la propuesta, ya tenían mi número de celular y unos minutos después volvía a leer los nombres de aquellas personas que no había visto en muchos años, en poco tiempo estaba en un grupo de whatsapp, donde recordaban viejas aventuras, peleas, mandaban fotos para saber si seguían “igualitos” o habían cambiado, recordando los apodos y el porqué de ellos.
Muchos se preguntan qué paso en estos diez años, pero creo que pocos hace diez años nos imaginamos que pasaría en esos años.

Ojeras, canas, pansas cheleras, cuerpos transformados después de un embarazo, hijos, esposas y esposos que marcan para saber dónde están, el chisme de a quiénes han visto, qué han hecho, dónde están, atrás quedaron los pubertos uniformados de verde o de azul pitufo (el uniforme deportivo era de ese color, platicas de los profes que aún siguen dando clases y de los que se adelantaron en el camino.

Diez años…

Esa mañana me esmere, en la secundaria siempre fui la “nerd come libros cerebrito” del salón, la jefa de grupo a la que apodaban “la Teacher”, y como se imaginaran la que decía a media clase “Profe no va a revisar la tarea” y obviamente mis recuerdos de la secundaria nunca fueron los mejores.
Mi idea era brillar, pero el sentimiento fue uno de nostalgia, recuerdos y ver reflejado en ellos cosas que no he alcanzado, aunque suene dramático, pero me vi en ellos de otra forma. Era la profesionista, con gran currículo, empoderada y sin hijos, pero fui afortunada, mi realidad y contexto social fue un poco más favorecedor que el de muchos de ellos.

Los reencuentros de generación más que servir para levantar el ego, son un momento para repensar y ver donde estas parada, qué es lo que quieres y ver que ha pasado en el transcurso en mi caso de diez años.

No negare que fue bueno ver a todos aquellos que compartieron conmigo los cambios de la edad, la locura de la pubertad, esa edad del primer beso, de volvernos rebeldes, de pintearse las clases, de ponerse colorete en los labios y atreverse a rezongar a los papas.


Diez años… de regreso a casa pienso en regresar el tiempo y cambiar varias cosas, en tomar otras decisiones, caminos, pero también creo que el tiempo es justo, las personas las situaciones y momentos es lo que me ha formado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics