lunes, 31 de agosto de 2015

Escribiendo una historia o un cuento de hadas

" somos esa diferencia incomoda que busca la historia y no el cuento de hadas"


Somos esa generación incomoda que no se sacia con cualquier cosa, que se quiere comer el mundo al mismo tiempo, recorre los caminos, grita, emprende, enamora, somos ese grupo de mujeres que no nos conformamos con una piedra, que no nos basta ser las reinas de nuestro propio castillo ni los modelos a seguir.

Siempre que cae la primera, todas insinúan “¿Y yo para cuándo?”, un compañero me hizo reflexionar sobre el tema y tiene razón, porque es nuestro sueño de niñas, -vernos en nuestro propio cuento de hadas- donde la "chica" vive soñando con encontrar un príncipe, enamorarse a primera vista, bailar, luchar por ella contra cualquier obstáculo que se presenté y finalmente una boda con un maravilloso vestido, un beso de poquito y el vivieron felices para siempre.

Crecemos, vivimos y soñamos con final feliz.

No, no está mal querer un final feliz, pero no todos los príncipes son azules y no todas las princesas quieren un cuento, por qué al final tras esas páginas también existe una historia.

Levanté la mano a la que no le dicen "ya te quedarse chula", " tú para cuándo". No es malo querer ese cuento, pero no todas son para uno.


Probablemente más de una se enoje conmigo o difiera de esta entrada, pero aquí estamos presentes y hora me toca escribir por las que somos las quedadas, las que llegamos a cierta edad y preferimos los viajes, las amigas, las compras, tener una pareja sin la formalidad del compromiso, ser las tías chiqueonas, las que ponen el desorden, las que sonsacan a las casadas, las que quieren vivir. Nosotras ese grupo que no encaja en la historia predeterminada según la sociedad que cree que una mujer debe vivir para casarse, tener hijos y educarlos, cuando existe una historia paralela, que no es de egoísmo, pero no todas están para contar cuentos.

También queremos ser felices pero a nuestra manera, queremos una pareja que sea del color que quiera, que sea el villano, el mendigo, queremos caminar a su lado y planear juntos, queremos ser las que atraviesan el bosque en busca de la torre, las que se aventuran a lo desconocido, a recorrer kilómetros, o simplemente las que no esperan y siguen viviendo entre libros, fiestas, amigos y una agenda apretada, no queremos un final feliz, queremos contar una historia.

1 comentario:

  1. Yo creo que todas, casadas, solteras, "quedadas" o no queremos hacer y contar nuestra propia historia. El final feliz puede ser sólo el pretexto del inicio para algunas :)

    ResponderEliminar


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics