lunes, 5 de octubre de 2015

Por usar falda


“Tómame como soy… o mira como me voy” Mindful Soul
R-La culpa la tienen ustedes que no se saben vestir, deberían andar más tapadas, luego por eso nos distraemos
A- Pero si ando bien vestida
R- Naaaaa, crees que a tu bato no le parece incomodo que salgan y otros gueyes te estén mirando
A-Al contrario, va a sentir orgullo del viejonon que tiene a su lado
R- jajajaja – la neta, no- el problema es que ustedes se visten para sí mismas, deberían pensar en los hombres que se distraen fácilmente cuando ven pasar un par…tssss
A- achis, y que le importa a los otros si yo voy con él.
R-es que no funciona así, yo no puedo trabajar al cien si en la oficina veo pasar un lindo trasero, eso me distraería a mí…

Conversación que escuche sin querer entre un joven de 26 años y una joven de 20 años.


En la Encuesta Nacional en Vivienda, realizada en el 2013 por Parametría, el 38% de los hombres cree que la mujer es “violada, maltratada o asesinada” por “provocación de las mismas mujeres”, mientras que la mujer lo cree en un 36%.

Los ángeles no tendrán espalda, ¡pero que cola, Dios mío!” 

Piropos, miradas obscenas, el sorbidito, el consejo del padre de “vístete más tapadita”, “¿a si vas a salir a la calle?”, y un largo etcétera no es un problema generacional o de ciertas comunidades, es parte de una cultura arraigada en México, donde el control y la obediencia absoluta era el pan de cada día, los piropos y vestirse “según ciertas normas” es un problema sociocultural y de educación.

En Yahoo respuestas uno puede encontrar la pregunta ¿Por qué algunas mujeres se visten como pútas pero luego se quejan que las violan?”, uno de los usuarios contesto: Es como sacar un celular en un barrio pobre, las probabilidades de algo malo por pasar aumentan.

Concuerdo que una no puede ir vestida a todos lados de la misma manera, en los templos por ejemplo se pide a las invitadas que si van a usar vestidos escotados usen una pasmina o en las oficinas se pide el uso de un uniforme, pero cosa muy distinta es que los novios o parejas condicionen que usen o dejen de usar ciertas prendas porque “los distraen”, “no quieren que las vean otros”, “quieren presumir su trofeo”.
Para evitar esto que debemos hacer: una tarea nada sencilla, la primera de ellas educar, promoviendo valores, uno de ellos el respeto, segundo, empoderar a la mujer, ella, nosotras y todas tenemos derecho a vestir y decir sin ser violada o juzgada, pero también se ocupan castigos a los violadores y acosadores, o ¿cuántas muertas se requieren para decir hasta aquí?.

Existe un movimiento llamado “Calles Sin acoso”, el año pasado desarrollaron toda una estrategia en redes sociales para promover calles libres de acoso o violencia verbal y psicológica: “tiene como objetivo visibilizar la violencia que vivimos todos los días cuando salimos a las calles y proponer soluciones para que podamos salir sin miedo”, hay otro movimiento que me gusta mucho denominado “La marcha de las putas”, las mujeres toman las calles vestidas de maneras atrevidas “forma de protesta contra las violaciones de los derechos que viven las mujeres en los diferentes espacios públicos y su vulnerabilidad frente a los embates sexuales del sexo opuesto”


Definitivamente me niego a creer que nosotras y nuestra ropa somos las culpables de las violaciones a niñas y mujeres, nosotras somos responsables de nuestras acciones, pero sonreír, verse bien, caminar de una u otra forma no puede ser nuestra culpa y menos que esos sean motivos para que ser victimas de piropos ofensivos o una violación.

Como mujeres debemos reaccionar a la violencia que se quiere ejercer sobre nuestro cuerpo, pensar y vestir, quedarnos calladas, reír de los comentarios es una forma de promoverlo. Debemos actuar, pero no por ellos o por el que se dice, sino por nosotras, por que el primer paso para afrontar cualquier causa es saber que valemos esa lucha.

Pd. Esta semana voy a ir al DF a varias actividades de las que ya estoy ansiosa de contarles.
L@s invito a leer también en El Blog de Angie en Mujeres Construyendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics