lunes, 23 de mayo de 2016

¿Por qué luchamos?

Luchamos porque creemos en algo, luchamos porque estamos convencidas y convencidos que trabajando en equipo las cosas en verdad pueden cambiar.
La mujer tiene 63 años ejerciendo su derecho a votar y ser votada, años de lucha y luchadoras, cuando se votó a favor de la paridad política la aplaudí, pero también he sido crítica: la obligación de los partidos es contar con mujeres, pero no solo en número, sino también deben de ser mujeres capaces, preparadas y sensibles a los temas de la sociedad y no solo de su realidad.
He criticado ese gusto por heredar puesto, y si no puede el hombre que suba la mujer, esposa o hija, y esto es hasta cierto punto entendible, estamos hablando de ceder y compartir el poder, no un pastel. Hace poco les explicaba a varias estudiantes que la política es como una pelota, solo tienes una, y la llegada de las mujeres no significa que vas a darle su propia pelota, significa que van a compartir esa única pelota, entonces es cuando complican las cosas.
Lo he dicho y lo volveré a decir, necesitamos que las mujeres que ahorita están en la política se preparen para ocupar esos puestos, que las que están se capaciten y las que quieran serlo se preparen más, y sí, que también sean feministas, ya basta de tenerle miedo a la palabra: “feminista”. A todas y todos nos gusta ver una bella sonrisa en un curul, pero sin duda propuestas serias: enamoran, y lo mejor nos devuelven la esperanza en los políticos
Faltan unos cuantos días para que finalice este proceso electoral y puedo decir que la candidata del blanquiazul no nos representa como mujer, sí, es la cuota de género de un partido, pero sus errores, su falta de conocimiento a las realidades de la sociedad hidrocálida es lamentable.
Cada vez que es noticia por alguno de sus errores escucho a un hombre decir: “pero querían que las mujeres fueran candidatas”, se dan cuenta de lo qué han logrado.
Mas allá de la risa a nivel nacional (e internacional) estamos diciendo que las mujeres llegamos a puestos a improvisar, llegamos a imponernos por el simple hecho de que somos mujeres, estamos carentes de propuesta, de ideas, no conocemos, escuchamos, pero tampoco preguntamos o nos capacitamos, tanto así que temas tan delicados como el suicidio lo tomamos a la ligera sin pensar en el dolor que una respuesta puede ocasionar.
Y la consecuencia es que: no nos toman en serio, siguen creyendo que vamos a jugar, vamos a vernos bien, pero eso sí, exigimos por que somos mujeres, vamos a exigir que esas mujeres sepan lo que hacen y deben de hacer.

¿Por qué luchamos?, por contar con aliadas y aliados en los puestos de elección popular, lucho por que las mujeres en verdad seamos representadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics