lunes, 7 de noviembre de 2016

Esas ganas de etiquetar, 2da parte: luchonas



 "Las cargas del matrimonio siguen siendo mucho más pesadas para la mujer que para el hombre" llegó a decir Simone De Beauvoir, no tener es carga y decidir por nuestra carga, también sigue siendo pesado para las mujeres.

Antes les decían las madres solteras, abandonadas, hoy son las luchonas, las que se enorgullecen de ser solteras, madres, profesionistas salir de fiesta y educar a los hijos, barrer, lavar, estudiar y etc.

Hoy nos divertimos con ese personaje de la cultura mexicana, desde Cinemex, hasta a Jolie, las redes sociales nos recuerdan que es un problema social el alto número de madres solteras, que están presentes, pero está mal ser una de ellas.

Cuándo leo que se burlan de algún acontecimiento social y lo comparan con las luchonas, me doy cuenta que el juego por el poder lo siguen llevando a las altas esferas sociales, culturales y políticas, creen que ser madre, hacer cientos de actividades y criar un hijo es solo una pérdida de su territorio y de su poder.

Por qué, no se preguntan dónde está el padre, por qué se fue, por qué no se quedó  a compartir lo “luchón”, no he visto campañas “busca un luchón y reclámale”, “denuncia al luchón”, ellos pueden decidir si se van o quedan, para ellos era diversión, el miedo les gano, la salida es fácil, ellos no deben de cargar 9 meses y una vida un bebe.

Algunas reflexiones muy interesantes dentro de la crítica a las luchonas:
  • Escoger criar un hijo sola: es sinónimo de crítica, por que la economía hoy en día nos pide que salgamos  trabajar.
  • Esta mal salir a divertirse un rato, seguimos perpetuando el rol: la mujer a lo privado, la mujer con hijo deja de ser mujer para convertirse en cuidadora de 24x365.
  • Decidir criar a un hijo sola en lugar de un aborto, es crítica, pero si quieren abortar también es criticado.

El término “luchona” se ha vuelto un palabra que denigrara a la mujer que toma decisiones en la vida, probablemente no todas decidieron ser madres solteras, muchas se vieron obligadas a serlo cuando ellos, las parejas, decidieron abandonar el juego y no ser parte de esa lucha.

Ser luchona, es una nueva forma de micromachismo, nos recuerda que la sociedad sigue sin aceptar que las mujeres decidamos sobre nuestro cuerpo, vida, familia, pero mucho más importante, que las mujeres decidamos por lo que somos.

Ser madre significa sacrificios, abandonar sueños y retos, no lo creo, ser madre es compartir, educar, enseñar, cuidar, ser madre es amar a alguien como tuyo, pero ser madre jamás ha sido un pretexto para dejar de “ser” mujer, amiga, hermana, esposa, ser madre no es un pretexto para no salir a bailar, comer y trabajar.

En alguna ocasión, un hombre me cuestionó y me explicó: si ellas querían ser luchonas, que lo fueran, pero que no lo estuvieran exhibiendo y recordando cada que pueden, al contrario, vamos a recordádselos todos los días, por qué para hacer un bebe se necesita de dos, y ser luchona solo de una.


Probablemente usted se pregunté amable lectora y lector, ¿cuántos hijos tengo para hablar de este tema?, no tengo ninguno, porque ha sido mi decisión, pero conozco a esas mujeres maravillosas.

Ser mujer es una decisión, ser madre, también, pero ser luchona también es una decisión, muchas veces ocasionada por el abandono, ahora las y los invito a que dejemos esa campaña de “luchonas” que solo visibiliza odio.


Me gustan las mujeres luchonas, las que salen adelante, pero lo más importante las que toman una decisión, deciden cómo y cuándo.

2 comentarios:

  1. El tag es lo que me molesta, como en toda etiqueta, sale sobrando. Ser o no luchona no es el problema, sino esas ganas de poner esas etiquetas que a veces no van.

    Buen artículo y una interesante reflexión Angie, como siempre qué bonito leerte. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias, exacto, y que una etiqueta tiene un trasfondo mucho más profundo que un meme.
      :)

      Eliminar


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics