miércoles, 21 de diciembre de 2016

Quintaesencia, el ahora


Varias compañeras de la universidad compartían la revista e invitaban a seguir una fan page, no entendía a que se referían, solo veía fondos rosas y la palabra Quintaesencia.
Lo deje, simplemente no llamo mi atención…

Un día entre a la fan page y me tope con una revista para mujeres, me encanto, leí todos los números que tenían hasta ese día, la revise y decidí que también quería ser parte del equipo, era reportera-bloguera y la palabra escrita me enamora, vi entonces en Quintaesencia una oportunidad para afilar la pluma.
Envié un inbox y me respondieron, me invitaban a enviar material, uno de mis primeros textos fue sobre la muerte de Margarete Thatcher “La Dama de hierro”, de eso ya hace varios años, 2013.


Y así texto con texto me fui ganando un lugar, pase de ser la colaboradora de inbox a tomar un espacio en la fila de colaboradores de cada mes en la sección de: Mujeres y política, fue un 2014 de palabras y búsqueda.
Siempre he dicho, que la belleza de las redes es que conectas, interactúas y colaboras sin tener que conocer a las y los demás. Fue en uno de eso eventos dónde te encuentras a todas y todos, que conocí físicamente a Karina, de ese encuentro nació una linda amistad, que sobrepaso las páginas de una revista.
Fue el destino o la casualidad que ese 2014 ambas tuvimos que hacer cambios drásticos y momentos de pausa en nuestras vidas, Karina me informó del cierre de Quintaesencia y juntas terminamos platicando, desahogando y compartiendo. Una sabe cuando la vida conspira para hacer cambios, y ese era el momento de replantearnos y crecer.

Algo paso que la amistad y los proyectos continuaron, nos seguíamos frecuentando, el grupo de amigas creció, los proyectos se incrementaron y las ganas de hacer, decir y cambiar también.
Una noche, ya en el 2015, nos encontramos para platicar, y en ese momento también para aclarar algunos temas, fue cuando Karina me compartió el proyecto que estaba por emprender: Tlanemani,  una organización que buscaba capacitar, empoderar y dar herramientas a las mujeres para desarrollarse económica, social y activamente, adelante le dije: me sumo.
Quien diera que esa noche las bebidas se alargaron y la plática se extendió por horas, fue cuando Karina me invito a reabrir Quintaesencia, dándole una nueva mirada, refrescando la revista, cortando, pegando, escribiendo y gritando.
Fue entonces que arme el proyecto, “revivir” Quintaesencia, volver a reunir a algunas de las colaboradoras, invitar a nuevas y nuevos, replantear el proyecto y mantener esa esencia que la hace tan única y especial.
Quintaesencia volvió para quedarse en Diciembre del 2015, un año ha pasado desde entonces, mes con mes tomamos el espacio digital y compartimos las palabras y acciones de un gran equipo de colaboradoras y colaboradores.
El camino no ha sido sencillo, muchas tazas de café, recordarle a las y los colaborares de las fechas de entrega, pensar en temas, enfoques, buscar invitadas e invitados y algo muy importante, sumarnos desde las páginas, con nuestras plumas y palabras a marchas y causas.

Quintaesencia busca empoderar a las mujeres a que sean voz, sí, voz, porque no hay nada más importante que el derecho que tenemos todas a poder expresarnos sin miedo.

Gracias por estos 12 meses de Quintaesencia, gracias por llenar mi vida de palabras, de procesos de creación. Me gustaría decir que el trabajo ha sido fácil, pero no lo ha sido, cada mes es un reto y cada mes la lucha por visibilizar tantas problemáticas es mayor.
Gracias a todas las colaboradores y colaboradores que mes con mes soportan con una sonrisa “para hoy me urge tu texto”, gracias a las y los invitados que me nos han regalado palabras y tiempo, gracias a Karina que deposito en mi la confianza de su primer gran proyecto, pero sobre todo gracias a las y los lectores que nos acompañan y dan vuelta a las páginas de esta gran familia.
Quintaesencia volvió para quedarse y en el 2017 continuaremos siendo voz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics