lunes, 27 de febrero de 2017

Padrotear (el arte de)

 

Estamos a unos días de concluir el segundo mes del año y dar inicio al mes en el que mal nombramos “Mes de la Mujer”, con el 8 de marzo como Día Internacional de las Mujeres, fecha que de festejo no tiene nada, es un día para conmemorar y recordar a todas aquellas mujeres que dieron su vida luchando para que hoy, ustedes y yo amables lectoras podamos acceder y ejercer nuestros derechos como: votar y ser votada, estudiar y decidir si quiero o no casarme. 

Y otra cosa, no se dice “Día de la mujer” es “Día de las mujeres”.

No, no queremos flores para “festejar”, queremos que nuestros derechos sean respetados y reconocidos, porque en el 2017 seguimos luchando para que no sean violentados.

Nosotras sí tenemos que cuidarlos, defenderlos, pero ¿alguna vez han visto a un hombre defender sus derechos?, al contrario, debemos aprender de ellos.

Una de las violencias que se ha buscado visibilizar y defender es: la Política, aquella en la que mujeres que aspiran a ser candidatas o son candidatas sufren de algún tipo de acoso, violencia en cualquier tipo, difamación, la violencia inicia cuando en sus partidos (donde se supone que deben de acompañarlas y apoyarlas) las registran para distritos que nunca han ganado, no las capacitan, no apoya con recurso y todavía en algunos casos prefieren a un hombre que  una mujer.

Hace unos días, realizábamos una visita a la Fundación Mujer Contemporánea, en dicha visita una de las participantes señaló que la quieren “padrotear”, para sorpresa de todas y todos los presentes, nos sorprendió el uso que hacía de la palabra “padrote”, ella es regidora por el Municipio de Aguascalientes y la primera regidora Independiente, por lo que explicó que los hombres siempre quieren explicarle y decirle como hacer las cosas, como dirigirse, como hacer su trabajo pero lo más delicado, como votar, opinar y etc.

Podemos entender padrotear desde diferentes perspectivas, una de ellas es aquel hombre que vive de explotar a mujeres, ahora este nuevo significado viene siendo la versión moderna de tener que buscar padrinos para poder ser alguien en la vida política, pero todo evoluciona y ahora que las mujeres (por ley) estamos representadas en un 50-50, los hombres han adquirido un nuevo rol en la política y es: los que padrotean.

Padrotear: el arte de “sugerirle” y decirle a las mujeres en la política como deben de opinar, votar y hacer. 

Recordemos a las Juanitas, aquellas mujeres que llegaban a los curules pero tenían que renunciar para que su suplente hombre entrara al puesto, pero como tampoco se puede hacer eso, ahora están como asesores, esos hombres que buscan influenciar a las representantes para que tomen decisiones que les benefician a él o a terceros.

No me malinterpreten, no está mal recibir consejos, al contrario debería ser obligación de las y los políticos asesorarse y más allá de los planes ocultos que tengan, esta la violencia al padrotear en todo su apogeo, en decirle de manera muy dulce qué hacer y cómo debe de hacerlo, todo con el encanto de una sonrisa y un “yo sugiero”, estamos violentando su capacidad de pensar, cabildear, negociar, y la hacemos ver como alguien que levanta la mano y se viste bien.

Cómo identificar a un padrote o padrotedor y qué podemos hacer para evitarlo, a continuación una serie de sugerencias:

  1. El Padrote será ese hombre que siempre nos quiere dar una opinión, aquel que no te dejara hablar o te va a interrumpir.
  2. Te va a decir que es lo que “más te conviene”, pero no va a decirte por qué.
  3. Prefiere explica los temas complicados con tu grupo técnico y a ti solo decirte cual debe ser el sentido de tu voto.
  4. En las reuniones el que quiere destacar es él.
  5. Te manda por un café, a comer o descansar mientras él se encarga de lo “importante”.

Al padrote se le debe de poner un alto desde raíz, recordarle que la representante popular es una y el solo debe de (inserte aquí cual es su trabajo).

Sí es necesario, use el carácter en su voz y actitud, uno de los males de las mujeres en la política es que siempre creen que debemos ser dulces y sumisas, al contrario, el respeto se gana con respeto.

Tenga un equipo de confianza, no importa si son hombres o mujeres, la confianza y conocer a su equipo siempre es importante.

Tengan mujeres en su equipo y trabajen con la bandera de la sororidad.

Finalmente al padrote debemos mandarlo “a volar”, no importa que sea nuestra primera vez en un puesto en la política, tenemos la capacidad y la confianza para hacer las cosas bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics