lunes, 19 de septiembre de 2016

Activismo del like, reflexión post marchas


En Aguascalientes se han organizado varias marchas este año, unas con más éxito que otras, pero finalmente se han realizado y hemos salido a tomar las calles de manera pacífica.
Pero, ¿cómo surgen las convocatorias?, ¿cómo se anuncia y hace promoción del evento?.

Durante la universidad participe en la Federación de Estudiantes, se organizaban eventos y claro, debíamos realizar una convocatoria e invitar a las y los alumnos para garantizar una convocatoria, ¿cómo le hacíamos en ese entonces?
Me gustaría decir que vía Facebook o por mensajitos de WhatsApp, pero aunque Facebook ya existía no era tan famosa e “indispensable” entre los universitarios como hoy en día (yo abrí mi cuenta hasta el 2011) y WhatsApp se volvió popular para el 2012, entonces ¿cómo le hacíamos?, recuerdo que repartíamos las listas de teléfonos de todos los jefes, presidentes, consejeros y líderes universitarios, llamadas y más llamadas para convocar a todos, íbamos a los salones con el: “profesor me deja dar un recado” y pegábamos carteles en las paredes de baños, salones.

Hoy en día se ha vuelto muy práctico y se resume en crear un evento en Facebook, colocar fecha, lugar, hacer un cartel y finalmente invitar, esperar a que la gente invitada de clic en “me interesa, asistirte, no asistiré”.
¿Cuántas veces no hemos llenado eventos revisando esas listas?, nos dicen “200 personas van a asistir”, pero que creen, nunca llegaron las 200, a lo mucho unas 10 o 15, nos gusta jugar a la simulación.
Lo mismo sucede cuando se suben al tren del meme o mejor dicho, al tren de apoyo la causa, comenta, comparte, da like (o alguna emoción), no falta su like en ninguna publicación y se inspira tan “padre” que llena su muro de quejas, apoyo, consejos y delirios de activista social.
Pero nuevamente no se presenta.
El apoyo en las marchas de manera física es indispensable, usted, amable lector se ha de preguntar por qué es tan importante 1 persona, por que 1 persona hace la diferencia en cantidad, porque una persona acompañó a los demás a tomar las calles, a hacer uso de su derecho a manifestarse si algo no le parece, está en contra o no le gusta (y también si está de acuerdo y le gusta), una persona hace la diferencia.

He reflexionado sobre este tema, no podemos obligar a las personas a que asistan a todas las marchas de manera presencial, existen motivos de sobra como seguridad, recursos para trasladarse, y, el activismo en línea llegó como un bálsamo para poder llevar, compartir y ser parte de otros movimientos a través y a partir de internet.
Algo que no debemos olvidar es: creer que toda acción que se realiza en redes sociales es y debe ser considerado activismo en línea, compartir/ hacer memes y sobretodo dar like a todo lo que referente  un tema o causa: NO es activismo en línea.

Y sobre todo, el motivo de la reflexión, como participantes, organizadores o ayudantes en las marchas, debemos replantearnos si la convocatoria que se realiza se está haciendo de manera correcta o si debemos replantearnos los métodos, porque no siempre tendremos el apoyo directo de la prensa para cubrir o difundir, no siempre tendremos recurso para pagar espacio en tiempos o mandar a hacer publicidad, y lo más importante, a veces olvidamos llegar a las personas interesadas.


Me ha tocado una época de marchas en la era digital, transmisiones en vivo, compartir fotos, hacer denuncias digitales y miles de likes, no sé si me dan el avión o se suman a una marcha pacífica, pero lo que sí sé, es que el activismo en línea debe llegar a un punto donde se puedan compartir ambos, y llevar al like a las calles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics