lunes, 9 de julio de 2018

Adiós a la Primera Dama

Ninguna nación se ha elevado por encima del nivel de sus mujeres
Margaret Sangster

En un México donde las mujeres son asesinadas por razón de género, donde es más inseguro ser mujer, en un México donde 2 de cada 3 mujeres ha sufrido algún tipo de violencia en su vida. Seguimos diciendo que existe una “Primera Dama”.

¿Qué tipo de privilegio tiene una mujer que otra no tiene?, solo por ser esposa del gobernante en turno.

Primero, decir “Primera Dama” es ofensivo. Ofensivo para las mujeres mexicanas. No puede haber mujeres de primera y segunda. Mujeres que antes de ser esposas son mujeres con vidas, decisiones y profesiones. El imaginario nos dice que la  Primera Dama debe acompañar a su esposo, es quien sin oficio o profesión debe hacerse cargo del asistencialismo y las acciones enfocadas en la niñez, mujeres y personas mayores.

Cuando pensamos en una mujer como Presidenta o Gobernadora, el esposo en cuestión pasa a ser el “Primer Caballero”,  varios lo han dicho, “no, eso suena descabellado, mejor que se dedique a su trabajo”, no les suena descabellado también para ellas.

“Es momento de liberar a esas personas de la esclavitud de las sonrisas, los trajes sastre, las visitas a las guarderías y los abrazos  inválidos”
Germaine Greer

Sara Sefchovich dice que las mujeres de los gobernantes están muy cerca del poder pero lejos de ejercerlo, se les da un título condecorativo que solo pueden ejercer sonriendo, por ellas no votamos, pero les exigimos los cuidados que una madre debe tener con  las hijas e hijos, esa es la figura de una “Primera Dama”, su labor son los cuidados, no está en la creación de política pública, está en atender a la niñez, las mujeres y las personas adultas y sonreír.

Antes de ser “Primeras Damas”, estas mujeres tienen una vida que deben sacrificar para ser parte de la dinámica de su esposo, vuelven lo privado público, dejan de ser mujeres con nombre  apellido para ser “La esposa”, “La Señora de”.

¿Cuántos nombres de “Primeras Damas” conocen?

De las mujeres esposas no  conocemos la historia, por qué dice Sara Sefchovich que la historia debe contarse desde lo público y ellas responden a lo privado, al hogar, los cuidados.

Germaine Greer considera que hay que abolir  las primeras damas: por ellas mismas como personas y por nosotras como ciudadanos. La feminista Norteamericana  señala: por ellas por que la existencia de una persona cuyo único papel en la vida consiste en acompañar y trabajar para él se opone a los principios de igualdad. Por eso es necesario romper con el mito dela buena esposa, madre y mujer.


Y por nosotros como  ciudadanos, debemos dejar de venerar a una mujer por el hecho de que es esposa de, Greer considera que elogiar a la esposa de un líder no elegida va en contra de los procesos democráticos, en una democracia, el hecho de compartir techo  o lecho con alguien no debería ser una ruta de poder, trátese de la esposa o lo que sea.

Por algo estamos luchando las mujeres para acceder a ese poder no solo de condecoración a partir de nuestro esfuerzo, preparación y dedicación, no solo por ser la esposa de.  

Bien por Beatriz Gutiérrez y esperemos que nunca una mujer tenga que ser “Primera Dama”

Pueden leer:

Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa de AMLO que no quiere ser primera dama
¿Por qué Beatriz Gutiérrez Müller no quiere ser primera dama de México?

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Gracias por comentar
#BlogAngie

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics