lunes, 1 de diciembre de 2014

Un microscopio ¿para qué?



Gane un telescopio en una rifa y creo que era la persona menos interesada en ganarlo, pero me alegre y emocione tal como una niña pequeña en navidad.
Llevarlo a casa fue toda una aventura y armarlo más, pero lo que más me consterno fue que mi madre recordara que yo de pequeña quería un microscopio y que cada navidad insistía en querer uno, tanto fue así que mi madre intercedió por que el niño Dios lo dejara abajo del arbolito pero no tuvo más respuesta que un “¿para qué lo va a usar?”.
Eso me hizo pensar en lo que sería mi presente y hasta mi futuro si hubiera decidido elegir otra carrera, pero también en los años que me dedique a jugar a la comidita y a las muñecas porque entonces eso era lo correcto para mí, pienso en eso y en todas las mujeres que nunca pudieron realizar la carrera que querían porque “no es lo correcto”.
Pienso en este hecho y aunque amo mi carrera y mi profesión sí creo que el hecho de ser o no ser nos daría la oportunidad de aspirar a más. Es curioso pero en pleno siglo que este tipo de pensamientos se sigan dando, que tengamos que basarnos en un cierto patrón de comportamiento y forma de ser.
Según información de la  Academia Mexicana de Ciencias (corte a marzo del 2011) cuenta en su membrecía con 2,272 científicos de los cuales, 529 son mujeres; es decir 23% en sus diferentes áreas, nuestro papel como mujeres es menospreciado en diferentes áreas, no se diga en política y en la ciencia, o ¿alguien ha visto a una muñeca con bata que no sea pediatra, por qué no una bioquímica, o ingeniero civil?, es parte de seguir un rol ya establecido.
El trabajo de nosotras es romper esa estructura, creer que sí podemos ser Directoras de cualquier compañía, Gobernadoras, ganadoras de un nobel, descubrir la cura para alguna enfermedad, aventurarnos a lo desconocido o criar a nuestros hijos, debemos nosotras no ser nuestra propia piedrita en el camino y sobretodo educar a nuestras sobrinas, hermanas, hijas a que de verdad crean.

Y tal vez nunca tuve un microscopio, pero tengo un telescopio que me recordara la niña que fui y la mujer que ahora soy.



@AngieConter

martes, 25 de noviembre de 2014

Día Naranja



En ocasiones me preguntan ¿por qué me volví feminista?, y me gusta creer que nací siendo feminista, pero la verdad es que a mi corta edad casi llegando a un cuarto de siglo puedo decir que la vida me ha dado los tropiezos, las energías, las alegrías y sobretodo he conocido a grandes mujeres que me han empoderado, pero también he conocido a mujeres como las que no quiero ser.
Hoy día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la mujer, recuerdo muy bien como inicio esta lucha y ganas de ser, mi falta de tolerancia hacia la violencia que seamos sinceras, todas absolutamente todas hemos sido violentadas, desde el hacer o dejar de hacer algo por que se es mujer, comentar, vestir, decir, actuar por el hecho de simplemente ser mujer, y claro, lo más doloroso cuando se llega al golpe, la agresión física y la muerte.
Conocí muchos casos de violencia cuando realice prácticas y apoyo en una bella asociación, la única que se encarga de dar asesoría, un hogar a mujeres y sus hijos pero sobretodo y lo más importante empoderamiento.
Las que hablamos de poner un alto a la violencia creo que muchas veces nos paraliza la misma violencia, hace no mucho me toco un caso de violencia en la vía pública, me sorprendió que mi pareja detuvo el vehículo y se fue a detener al “señor” que golpeaba a la mujer, mientras yo hablaba a los servicios de emergencia,  tuve que correr tras la señora que estaba embarazada y llevaba a dos pequeños, ¿qué se hace cuando tienes frente a ti a una mujer alterada?, la abrace.
Y antes mucho antes de lo que conté líneas arriba, me tocó asesorar a otra mujer muy importante en mi vida, pero el resultado aunque no fue la separación, si fue la construcción de una mujer empoderada de la que hoy estoy sumamente orgullosa.
Hoy Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la mujer, me doy cuenta que el trabajo se está haciendo, que son cada vez más los actores políticos, empresarios,  del medio artístico, entre otros que buscan detener cualquier forma de violencia.
Aun así falta mucho, en el 2011 según información del Instituto Nacional de Estadística y geografía, 63 de cada 100 mujeres de 15 años y más declararon haber padecido algún tipo de violencia, 32% de las mujeres han padecido violencia sexual, fue el 17 de diciembre de 1999 cuando la Organización de las Naciones Unidas declaro el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación contra la violencia a la mujer. 
 El trabajo se hace y falta, no es solo cuestión de que los hombres no golpeen o controlen sus impulsos, no es solo trabajo de que las mujeres identifiquen que están siendo violentadas y sepan a dónde acudir y conozcan sus derechos,  es también trabajo de las autoridades de crear verdaderos protocolos que apoyen de manera inmediata a mujeres y sus hijos, a niñas y jovencitas que sufren violencia, es necesario sensibilizar a los elementos policiacos, a los que atienden ese tipo de casos en que la violencia es de por sí muy fuerte como para re victimizar, es necesario campañas de prevención por que la única manera de no ser víctima es prevenir.
Hoy 25 de noviembre me visto de naranja en recuerdo de todas aquellas que han perdido la vida en manos de la violencia, me solidarizo con las que han superado la violencia y apoyo a esta gran campaña y digo ¡ya basta de violencia!.



@AngieConter

lunes, 10 de noviembre de 2014

Nuestro propio techo de cristal

Ninguna nación se ha elevado por
Encima del nivel de sus mujeres
Margaret Sangster

No descubrí el hilo negro, pero si el problema de las mujeres de mi generación: hacemos mucho. No importa si es labora, personal, de pareja, realizamos trabajo humanitario, nos solidarizamos con causas, cuidamos a los hijos o hermanos más pequeños,  somos políticas en casa, colonia, en la escuela  o militamos en algún partido, salimos con las amigas, procuramos a la familia, organizamos reuniones y eventos, siempre tenemos algo que hacer.
¡Y sí!, siempre hay algo que hacer, cargamos en nuestras espaldas una agenda de pendientes, convivimos con ella desde muy temprano, pero es que simplemente muchas son y somos así.
Las mujeres debemos y podemos hacer de nuestras vidas lo que queramos para nuestro desarrollo profesional y personal,  no es que nos guste hacer todo, pero las mujeres de mi generación hemos crecido con las ganas de comernos al mundo, de no pasar desapercibidas por la historia y no quedar como tantas mujeres, heroínas o villanas anónimas que han ayudado a escribir la historia de nuestro país.
Nos queremos comer el mundo eso es cierto,  somos en muchos casos “el ajonjolí de todos los moles”, pero crecimos en una sociedad que nos decía que para ser vistas tenemos que ser más altas, hablar más fuerte, opinar más y trabajar más duro, la verdad así ha sido, en la mayoría de los casos (no en todos) aún nos tocó ese control paternalista en nuestros hogares donde la participación activa fuera del hogar era impensable para una mujer.
El problema radica que nosotras nos volvemos nuestro propio techo de cristal, la doble o triple jornada, el intercalar los tiempos y los pendientes, acaban con nuestra vida familiar y sentimental. Hemos salido de esa vida privada, para enfrentar una vida pública que nos exige más, trabajar, cuidar casa, ejercitarse, procurar las amistades y siempre con una sonrisa. Llegamos a ese momento en que la presión de la pareja o de la familia es tanta que nos preguntamos ¿lo qué hacemos vale la pena?, ¿tanto tiempo para qué?, por que al final si no hacemos una cosa u otra bien o decidimos posponer otra (como el matrimonio o los hijos) somos malas mujeres que no atendemos nuestras responsabilidades como “mujer”.
Es irónico no creen, pedimos salir y al salir nos encontramos con esto, nuestras propias ganas de superarnos se ven coartadas por intentar ser “buena”, en intentar ajustar nuestros tiempos, en desahogar pendientes, en hacer como que no escuchamos el teléfono en plena cita.
El rol que hemos asumido en la sociedad nos da muchos beneficios pero también tristezas, debemos saber combinar ambas cosas y sobretodo contar con el apoyo de nuestras parejas o familia, no es que tengamos que dejar de hacer o sacrificar, pero debemos saber mezclar lo mejor de ambos y darle prioridad a las cosas.
Queremos romper ese techo de cristal que nos formamos nosotras mismas, por que ser mujer y ser feminista no implica sacrificios.



@AngieConter

lunes, 30 de junio de 2014

“Capacitación como inclusión a una igualdad de género en la participación política”

Esta aportación fue parte de un proyecto final para la Escuela Nacional de Cuadros y fue realizado en colaboración con el Lic. Cesar Osvaldo Aponte Flores del Estado de Colima 


“Los avances que se traduzcan en mayor igualdad de oportunidades para todos serán los mismos que logren transformar a México” Plan Nacional de Desarrollo 2013- 2018, p. 43

En el 2013, se cumplieron 60 años de la participación de la mujer en la política en México de poder de votar y ser propuesta y elegida en puestos de representación popular, a partir de esto se realizan diversas modificaciones a la ley, en el 2008 se establece una cuota del 40%- 60% (IFE 2008).

Actualmente la cámara de Diputados de la LXII Legislatura está conformada por 183 mujeres de 500 curules disponibles, lo que representa un 37% en presencia femenina en el Congreso y el Senado de la República está conformado por 43 mujeres de un total de 146 integrantes lo cual es un 29.5% de representación, y actualmente no hay ninguna gobernadora, pero a lo largo de los años han sido 6 mujeres las que han gobernado estados como Tlaxcala, Colima, Yucatán, Zacatecas y el Distrito Federal.

Lo anterior marca una clara inclinación de género en el ejecutivo y federal, aún con las modificaciones previamente citadas, la cuota se ha tomado meramente como un requisito y no cómo una tendencia, haciendo una necesidad reforzar la apertura.

En ese mismo año, el Presidente, Lic. Enrique Peña Nieto, en la carta de petición que envió al Presidente de la mesa directiva de la Cámara de Senadores del H. Congreso de la unión, el Presidente señala:

“El objetivo es generar un proceso de cambio profundo, que comience al interior de las  instituciones de gobierno e incentivar la participación y representación política equilibrada  entre mujeres y hombres.  La presente iniciativa parte de reconocer que en nuestro país, históricamente ha existido  una marcada
discriminación por razón de género, lo que ha impedido a las mujeres el  libre ejercicio de sus derechos, entre otros, los políticos, que reconocen la Constitución y  diversos instrumentos internacionales de los que el Estado mexicano es parte.” (11 de octubre 2013)

Es decir, el ejecutivo propuso una reforma a la Ley Electoral que incluyera que la cuota de género fuera del 50% - 50%, por consiguiente lograríamos un poder legislativo más equitativo que por resultado; incluiría y fomentaría más propuestas en temas de “mujeres” en sus agendas cotidianas.

Por otro lado, la teoría feminista nos dice que una cuota no nos dará la igualdad, puesto que porque al contrario de lo que se piensa, la cuota obliga por ley a los partidos a incluir mujeres como candidatas de representación popular, pero no los obliga a prepararlas, capacitarlas y darles las herramientas necesarias que exige un puesto de representación popular.

Es decir, los liderazgos femeninos, son pocos en cada estado, y muchas de las interesadas aunque sean verdaderas líderes, mujeres capaces y exitosas en sus carreras, no cuentan con una preparación en materia administrativa y política, lo cual las deja en una muy mala posición política y pone en riesgo el trasfondo de la reforma.

Una verdadera igualdad en puestos de elección popular será cuando no se requiera de una “obligación en la ley” para que las mujeres sean incluidas en la cantidad justa y en los puestos que quieran, por sus conocimientos, capacidades y trabajo desarrollado. Por el momento la actual cuota de género aprobada por la LXII legislatura nos pone a prueba y viene a reforzar el camino a una nación equitativa e inclusiva.


Como parte de la lucha por la paridad e igualdad del gobierno federal, para complementar el trabajo que se está haciendo, se incluyó en el Plan Nacional de Desarrollo 2013 – 2018 (PND), en su segundo eje; “México Incluyente”, su apartado 11.2, llamado; “Plan de acción: integrar una sociedad con equidad, cohesión social e igualdad de oportunidades”, y ésta habla de dos objetivos:

1.- Garantizar el ejercicio efectivo de los derechos sociales para toda la población.
2.- Transitar hacia una sociedad equitativa e incluyente

En este mismo documento en la estrategia tres, en las líneas de acción de Perspectiva de género (pág. 113), en primer lugar se propone; “Fomentar la participación y representación política equilibrada entre mujeres y hombres”, esta es la única línea donde se hace mención de la participación y representación política de la mujer.

El PND nos indica que se debe fomentar la participación y representación política de la mujer,  pero; las mujeres ya hacen política desde que son vocales de grupos, presidentas de las sociedades de padres de familia, de sociedades estudiantiles, seccionales, líderes de colonia, entre muchos otros. Las mujeres ¡ya hacen política!, mas su política es interna y de campo (es decir de calle, práctica), contraria a la participación política del hombre: que es pública e intelectual.

Una de las causales para esto es que las candidatas no cuentan con los capitales intelectuales, para poder participar de manera más eficiente  en la política partidista, las mujeres deben sentirse incluidas y sobre todo capacitadas, por tal razón la propuesta gira en torno a incluir una estrategia que garantice dicha capacitación integral, abriendo oportunidades para las interesadas y logrando mejorar estructuralmente nuestro sistema de estado desde su base competitiva:


 “Fomentar la inclusión y capacitación en herramientas y conocimientos propios de las labores y ciencias políticas, lo que permita a las mujeres lograr una participación igualitaria en competencia por su participación en la vida política del país y su sano desarrollo democrático equitativo”

Dentro de las múltiples plataformas políticas encontramos un mar de actores –en su mayoría varones-  que si bien no cumplen con las capacidades básicas (háblese de las incluidas en los programas de educación básica), mucho menos llegan a contar con las necesarias para la administración pública y el desarrollo de una nación democrática (capacidades técnicas),  sin ánimos de discriminar y convertir que la condición de genero sea causa de desigualdad ; el entorno  de competencia política interna que nos hemos encontrado resulta muy cómodo para sus actuales actores,  por ello; es necesario el poder lograr que se demuestren un abanico de capitales políticos, habría que sumarle las habilidades y capacidades  personales al momento de la selección de los candidatos a representar a los ciudadanos, más que como un requisito esto sea una forma natural de selección de las plataformas actuales y futuras.

La pregunta obligada sería; ¿Es necesario qué desde el PND se proponga está capacitación? Sí, porque es desde este plano que se está promoviendo fomentar dicha participación y una cuota introductoria, además, serán esas mujeres las que llegaran a puestos de representación y que sus decisiones o propuestas afectaran directamente la vida del país. 

Así mismo esta capacitación debe de bajarse directamente a las plataformas políticas, estableciéndose de manera integra a sus documentos básicos y el ejecutivo debe sentar las bases para el desarrollo social y democrático de la futura vida política de la nación.
Esto logrará una democratización política más amplia, en la que todos los integrantes coincidimos que si bien es  un inicio para un nuevo modelo más representativo y eficiente, aún faltará motivar y fomentar la cultura y participación política de algunas partes de la sociedad, pero esperamos que este empoderamiento sea el parte aguas para comenzar a trabajar como prioridad las necesidades políticas de nuestro país.

@AngieConter y @CsarAponte


lunes, 12 de mayo de 2014

Menos femenina más machorra o menos hombre más machista

Por Angélica Contreras

La pregunta es sencilla ¿Qué es lo que quieren los hombres?, pero también ellos se preguntan ¿qué $%&!¡? es lo que quieren las mujeres.
¿Alguien conoce la respuesta?, yo creo que difícilmente podríamos responder a ella, pero de lo que si estoy segura es que al menos sabemos que nosotras y ellos nos comportamos de una o tal manera porque así somos y nos viene de instinto, sí de ese mismo instinto para sobrevivir.
El contexto de mi trabajo me ha dado la ventaja o desventaja de interactuar mucho con hombres, mis compañeros de oficina y hasta de actividades extras son en su mayoría del género masculino, lo que me ha dado la oportunidad de escuchar sus pláticas “entre hombres” o sus deslices.
ELLOS se quejan de lo mucho que tardamos en arreglarnos “tardo 5 minutos (salimos 30 minutos después)”, no decidimos rápidamente “¿Qué quieres comer?, mmm, no sé”, o cambiamos de opinión muy rápido “mejor vamos a comer hamburguesas en lugar de tacos, o no, sabes que mejor vamos por burritos”, gastamos mucho en ropa, zapatos, bolsas y nunca tenemos nada que ponernos, hablamos de más y en nuestros temas de conversación siempre está la familia, el trabajo y las amigas, nunca les preguntamos qué quieren hacer, a dónde quieren ir, qué quieren de comer o beber.
Y claro ELLAS, siempre criticamos que se comportan como unos niños, que nunca nos escuchan y si lo hacen o creemos que lo están haciendo nos ignoran, hablan poco, nunca quieren salir de fiesta o acompañarnos a algún evento, son codos (tacaños), son desorganizados, tienen muchas amigas, y una  que otra lo critican “todo”.
Y ahora hablo como mujer consiente de las necesidades de ambos, nuestra naturaleza como mujeres nos hace difíciles, complicadas y como dirían muchos hasta raras, pero así somos. No es por defender a los hombres, pero en verdad se preocupan mucho porque no nos entienden, por no comprender que es lo que en verdad queremos, pensamos que nos explicamos o intuimos que tratamos de decir.
Y ustedes chicos, porque también lo he escuchado, siempre creen que su mujer perfecta será la voluptuosa sex symbol y cuando tienen a una mujer que no cumple con esas cualidades pero que tiene muchísimas más se encargan de platicar que sus sueño “guajiros” con los amigos hablando de lo que quisieran y no de lo que tienen, claro también están los que con pareja andan de coquetos, o se les van los ojos en la calle cuando pasa una chica con tal o cual característica, y claro no olvidemos a los que literal ignoran todo lo que dice su pareja, sea de tema que sea se encargan de ignorarla.
Es bien sabido que la mujer madura física e intelectualmente antes que los hombres, por lo que eso también influye, cuantas veces no hemos dicho o han escuchado “quiero a un hombre y no a un niño”, “no vine a cuidad bebes”, “me tratas como mi madre”, y es de lo más natural porque nosotras queremos a alguien que nos aconseje, proteja y ellos no quieren que los estén regañando, para eso tienen a sus madres.
Sí ya lo sabemos, mujeres y hombres somos iguales, pero la verdad somos muy diferentes, cada uno tiene su propia manera de ver el mundo, tiene necesidades muy particulares que debemos empatar para convivir y para llevar una vida en pareja lo más sana.
Pero para eso también debemos preguntar y platicar como queremos que nos traten o ser tratados, yo desde un principio pongo las reglas claras y no es que sea la dictadura perfecta, pero ante todo una buena comunicación. Un ejemplo es la dinámica en la oficina, recibir un mismo trato aunque sea la única mujer, una misma cantidad de trabajo-sueldo, pueden hablar de lo que quieran o decir la cantidad de groserías que quieran –no se me van a quemar los oídos-, si están cargando, llevando o metiendo objetos pesados o el simple hecho de acomodar sillas, también háganme participe – por eso llevo zapatillas de piso al trabajo- y así varias cosas.
Que un hombre sea caballeroso no implica que sea coqueto o que busque algo y que lo sea no quiere decir que tergiverse nuestra feminidad o sea un macho empedernido, al contrario debemos agradecer que aun tengan esos detalles.
El instinto del hombres es el cazador que buscaba-atrapaba a su presa, observen a los hombres, están haciendo eso “observar” -claro algunos se pasan de tímidos y otros de espontáneos-, pero así son, no vayamos y les demos todo en charola de plata, dejemos que conquisten, que hagan su esfuerzo y también recordemos que la lucha de la mujer por ganar espacio los ha menospreciado mucho, estigmatizando a todos los hombres como machos, dejemos que nos abran la puerta, que carguen el garrafón de agua, su instinto es ser proveedor, sé que es difícil, pero al darle su espacio ellos también nos darán el nuestro.
Y nosotras, somos las protectoras que hacemos exactamente eso, cuidar-proteger-esperar, hoy en día sé que es difícil que esperemos porque nos desesperamos y vamos por todo, pero nos preocupamos por todo –a qué hora llega a casa, ya comió, tienen problemas en el trabajo- y claro nos gusta tener el absoluto control de cada segundo, pensemos en ellos por un minuto y vean lo limitado que es la vida para ellos, ellos son el objeto de crítica por sus acciones machistas, las oportunidades políticas/laborales/sociales son para las mujeres y jóvenes, tener que llegar a casa y seguir con ese discurso, ¡no!.
Para ambos no quiero decir que tengan que ser sumisos en su casa o relación, lo que quiero es que ambos comprendan que es natural ser así, pero todo se puede solucionar con comunicación.
Lo que ambos queremos al final es que nos quieran y sobretodo ser nosotros mismos y sobretodo no reprimir esos instintos que al final eso son, un instinto.

Pueden leerlo también en: Revista Quintaesencia 
@AngieConter

jueves, 8 de mayo de 2014

Artículo Mayo, Revista Quintaesencia

Yo se que extrañaban leer la revista Quintaesencia, a pasado de todo pero aquí andamos de vuelta, página 29 a la 31 “Menos femenina más machorra o menos hombre más machista”.
Recuerden esta revista esta pensada en todas ustedes, mujeres trabajadoras, bellas, estudiantes en fin una verdadera mujer!


Revista Quintaesencia Mayo



@AngieConter

sábado, 5 de abril de 2014

Artesanos llenan de creatividad Aguascalientes

Los jóvenes conquistan espacios con marcas locales, lo que demuestra que ahora no piden oportunidades, sino generan propuestas.


Desde hace tres años, los jóvenes creadores y artesanos han tomado un lugar muy importante en Aguascalientes, invadiendo las calles, festivales y ferias con sus productos, actualmente se cuenta con un padrón de  poco más de 100 marcas y negocios emprendidos por jóvenes hidrocálidos.


El “ser artesano”, no es un tema nuevo, pero es hasta ahora que se le esta dando mayor difusión y apoyo a nuevos emprendedores, la Directora de Vinculación de la Secretaria de la Juventud del Estado de Aguascalientes (SEJUVA), Andrea González Rodríguez, señala que “los jóvenes se preocupan más por su futuro, el joven de hoy ya no llega pidiendo oportunidades si no que llega generándolas con proyectos en mano y tocando puertas”.  



Los números aun son desfavorecedores
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), rebela que entre los jóvenes la tasa de ocupación es de 91.3% de la población económicamente activa (PEA) de 15 a 29 años, por lo que un 8.7% se encuentra desocupada.

La Encuesta Nacional de Juventud 2010, da a conocer que de la PEA el 6.7% de los jóvenes busca trabajo o quiere iniciar un negocio, está encuesta también indica que sólo 1 de cada 10 jóvenes ha intentado poner su propio negocio, siendo las mujeres las más emprendedoras.
El estado de Aguascalientes arroja que el 17. 6% ha intentado emprender un negocio.


Trabajan y emprenden, el reto de los jóvenes
La mayoría de los jóvenes ya no quieren ser empleados, quieren ser sus propios jefes, pero  “muchas veces inician un negocio careciendo de información financiera”, lo que ocasiona que se desanimen muy rápido si no ven resultados palpables, señala la Lic. Andrea González.

Alan Quezada, Director de Desarrollo Juvenil de la SeJuva, señala que los jóvenes se enfrentan a la realidad de lo que es emprender cuando tienen que solventar los gastos que generaran el poner su negocio, como para el arranque, “los chicos tienen la idea y las ganas, pero muchas veces les hace falta planear y administrar su propuesta”.

Para algunas artesanas como Juliana Contreras, miembro del Colectivo Amaranto, considera que ser emprendedoras les da la independencia de hacer lo que les gusta pero es necesario arriesgarse y ser muy persistente.
“Es un logro muy importante,
desarrollar lo que te gusta, innovando y
expresándote a base de diseños únicos”
Andrea Pérez Balderas, “PeBa”


Conquistando espacios
Actualmente existen diversos programas donde se canaliza e impulsa a los jóvenes a emprender proyectos, como la Incubadora de Negocios de la Universidad Autónoma de Aguascalientes donde también cada año se realiza el EmprendeUAA.

Así mismo a través de la SeJuva, se realiza el Picnic´q cultural donde se dan a conocer las marcas locales de jóvenes, así mismo se generan alianzas con el gobierno, organizaciones civiles y dueños de empresas para brindar mejores y mayores oportunidades a los jóvenes emprendedores, comenta el Lic. Alan Quezada.



La búsqueda de espacios para difundir sus creaciones, ha hecho que los jóvenes  incursionen en las redes sociales y la venta por Internet de sus productos, en ella encuentran una plataforma económica y con la que ya están familiarizados, “todos contamos con nuestra fan page, donde subimos los productos que hacemos, estar en la red nos ha permitido conectarnos con otros creadores y enviar nuestros productos a diferentes estados, así mismo participamos en Bazares en León, Zacatecas, Jalisco, donde damos a conocer el trabajo que se esta realizando en Aguascalientes”, comentó Juliana Contreras.

“Cada ves hay más jóvenes emprendedores,
por ende la competencia es muy compleja”
Lic. Andrea González

Falta de capacitación

Es muy diferente plasmar el proyecto en papel y hacerlo realidad, sobretodo por que te enfrentas con la falta del recurso económico y la poca experiencia de ejecutar proyectos reales, “lo quieres hacer, pero no sabes por donde empezar”  da a conocer la emprendedora Karina Barba.


Se necesita persistencia, vendas o no se debe de pagar material, publicidad y cubrir todos los gastos que se generen y en ocasiones apenas alcanza para pagar la renta, “muchas de nosotras egresamos de una carrera donde no contamos con la capacitación para poner en marcha un negocio, no importa cuantas ganas tengas si no sabes que hacer”, comenta la diseñadora Minerva Gálvez.  

Algunos consejos antes de abrir tu negocio:
-       Estar seguro en que se va a emprender
-       Investigar que es lo que se necesita
-       Crear tu propio plan de negocios
-       Asesorarte, no lo sabemos todo

Para ver más consejos consulta el siguiente vídeo


Valorar el diseño mexicano
Una de los grandes retos con los que se enfrentan los jóvenes es  posicionar su trabajo, pues aun existe la creencia de que el trabajo realizado por los artesanos carece de calidad.
Los creadores se enfrentan a este problema, “la falta de educación para comprar lo hecho en casa”, señala Saray Díaz, diseñadora local, quien considera que al menos en Aguascalientes el diseño local artesanal es muy poco valorado.

A su vez Andrea Pérez considera que es necesario “inculcar a las personas a consumir los productos mexicanos para que hayan más ventas y se pueda reinvertir y al mismo tiempo sea rentable el negocio”.
En el marco del Día Internacional del Artesano, valoremos y consumamos el trabajo realizado por manos hidrocálidas que además de ser emprendedores son un ejemplo del trabajo creativo con el que cuenta el estado.








También te puede interesar:






































lunes, 3 de marzo de 2014

CARTA A MI EX

Por Angélica Contreras
@AngieConter


Dedicado a todas las que me han contado y comparten la misma historia.

Estimado ex:
No espero que estés bien por qué yo en este tiempo no lo he estado, de seguro ya te enteraste por mi Facebook, Twitter, Instagram y demás cuentas que me la paso muy bien disfrutando de la soltería, de las fiestas, de ver películas, leer libros y conocer gente nueva, sí, me la paso de maravilla, con una sonrisa fingida pintada en el rostro.
Te escribo estas líneas, porque sabes, sigo sin explicarme cómo paso todo o cómo simplemente esa noche paso, lo más irónico es que interpretamos una escena de una de esas películas cursis que tanto me desagradan, adentro de tu coche, la lluvia afuera, ese frío y no me refiero al clima, sino a ti, mis lágrimas escurriendo por mis mejillas tal cual magdalena y tu sentado frente de mí indiferente a mi dolor pero sin decir una sola palabra.
Debí verlo llegar, tu silencio se multiplicó día tras día, deje de ser importante para ti, tus salidas tarde del trabajo, los pocos pretextos que me convencían, las largas ausencias, los pocos “te extraño”, y los te quiero sin sabor, lo sabía y te lo dije esa noche mientras mantenías tú silencio, sabía que ya no querías estar en esa relación, lo adivine, adivine que tu ausencia era más grande que mi amor.
Aún recuerdo esas cuatro palaras que me mataron, perforando mi estómago de extremo a extremo, se fueron las mariposas y quedo un vació, “ya no te amo” fue lo único que lograste decir esa noche, ya no te brillaban los ojos, ya no sentía esa pasión que desbordaba, solo estaba el vacío...
Creí haberte olvidado, pero me doy cuenta que no, creo que a veces soy una tonta en seguir creyendo que volverá ese hombre que me dedicaba poemas y me conquistaba con sus pequeños detalles, sí, porque tú fuiste él que me empezó a buscar y me invitaba a salir, yo no quería enamorarme y al final me tenías a tus brazos.
Fueron cinco años de historias, de aventuras, que simplemente desaparecieron, las cajas ya estaban empacadas para compartir una vida juntos, el enganche, los ahorros, el color de las cortinas, las plantas que adornarían el zaguán, hasta el nombre del perro que adoptaríamos juntos, no sé si lo supiste, pero fui a visitar nuestro hogar días después y me pareció irreal, fui como una niña pequeña perdida en el centro comercial, lloraba desesperada, perdida y confundida de por qué había perdido mi camino tan rápido, ese camino eras tú.
De amor nadie se muere, mírame a mí, pero por un momento me sentí morir, y si no lo crees ve en lo que me convertí, tengo el éxito profesional, una carrera en la cúspide, salgo de vacaciones a donde quiero y compro lo que quiera, pero no he vuelto a salir con nadie desde aquel día, simplemente ya no creo en las bellas palabras y no es que considere que todos son iguales, no, recuerdas a mi mejor amiga, se casó en el verano con un grandioso hombre; lo que pasa es que ya no quiero volver a escuchar esas palabras.
Me convertí en le dura, en la ruda, no sé si fue tu culpa o la mía, pero es más fácil culparte a ti, culparte por quitarme una parte y los mejores momentos de mi vida, quitarme mis mejores años y abandonarlos en un rincón, dejarme con las cajas empacadas, el color de las cortinas, el nombre del perro y hasta la vajilla de mi abuela, fue tu culpa por solo decir “ya no te amo” y no darme más explicación, por desaparecer todos estos años y convertirte en un fantasma de mi pasado que aún me atormenta en las noches.
No espero una explicación tuya y tampoco la quiero, sé que nunca vas a leer estas palabras porque jamás recibieras está carta, la quemare junto a tus recuerdos, junto a tus abrazos, besos y poemas.
Tal vez es tarde para decirte que aún te amaba.


Atentamente
Tu ex


Cada historia de rompimiento es especial, triste, desgarradora, única, cada una comparte una misma cualidad con todas, todas en determinado momento nos sentimos morir.
Después de muchas charlas, de pláticas de café, de ser el hombro de amigas y compañeras sé que lo más duro de terminar una relación es verdaderamente “terminarla”, muchas regresan con ellos después de un tiempo de meditación, otras siguen con ese ir y venir, muchas otras se lamentan y ocultan, otras salen y unas más se encierran, pero al final todas compartimos una misma historia. Recordemos que para superarlo hay que platicarlo, desahogar todas las penas, escuchar y no juzgar.
Todo final es triste, desgarrador y fatal al principio, pero solo el tiempo es el mejor aliado.

martes, 4 de febrero de 2014

Ser neo, ser soltero, o ser y no ser. La soltería en el 2014

Por. Angélica Contreras

pd. “Ningún corazón resulto herido al escribir estas líneas”



“Es un estilo de vida individualista mas no egoísta, que antepone las metas personales (profesionales, intelectuales, aventureras, etc) por encima de las familiares” J. 32 años

“disfrutar las cosas que te pasan sin dar explicación de cómo te sientes” C. 24 años

“en no tener la responsabilidad de una pareja ni el compromiso, dice mi mamá que es lo mejor” L. 22 años

“desde el punto de relación sentimental, no tener pareja formal (no compromiso, no responsabilidad)” K. 23 años

“Libertad J” I. 35 años

Mi tía de casi 45 años se casó a finales de enero, en una boda más que secreta, es la pequeña de ocho hermanos y a quien le toco cuidar a mi abuela enferma, sostuvo una relación con él que ahora es su esposo, a veces rara, a veces de lo más romántica, a veces terminaban según ellos pero siempre pero volvían, ahora ella es madrastra de unos hijos que no la quieren y tiene que seguir lidiando con la ex esposa que aun se sigue apareciendo, pero al final tuvo lo que siempre quiso, su “boda”, dejo de ser la “solterona” de una cuadra llena de viejitos, su relación de noviazgo dio de que hablar, pero su matrimonio dio capítulos completos, un día se les ocurrió que después de décadas de relación debían de formalizar y sin más se fueron al registro civil para dejar de ser la “quedada”.


Todas llegamos a esa edad, la edad que nuestras madres tenían cuando se casaron, llega la boda de la prima que es menor que nosotras o las amigas de la prepa envían sus invitaciones para la gran celebración, ¿y tu esposo?, ¿ya te casaste?, ¿al menos tienes novio?, “ya te brincaron”, ¿y tú para cuando sales querida?, son las preguntas que los amigos y la familia formulan en cada evento, y no importa que tan bien nos veamos, si estás sola estas mal.


¿Qué significa ser soltero en la actualidad?, no me dejaran mentir, pero aun hoy en día cuando hemos logrado una paridad, estar soltero sigue siendo una gran estigma, un sacrificio que se hace más por resignación que por decisión.

Y es que así nos educaron, nos enseñaron desde pequeñas a creer en el amor a primera vista, en casarse muy jóvenes y ser felices para siempre, pero nunca nos enseñaron que tal vez existen esas princesas que no ocupan a un príncipe, aquellas que nunca lo encuentran y claro las que no lo quieren, pero sobretodo nunca nos enseñaron que estar solo, ES estar bien.
Muchas se han cansado de besar sapos, de realizar amarres mágicos, de voltear a San Antonio, de prender veladoras y rezarle a toda la corte celestial, de buscar en internet y salir con desconocidos que nos presenta toda la parentela, porque además son ellos, la familia, la que cree que está haciendo algo bueno por nosotras “pobre, tan bonita y tan sola”.

“Yo ya me canse de besar sapos”, después de una larga o complicada relación es momento de darnos un “dalai”, tomarnos un tiempo, repensarnos, descansar y consentirnos, darnos ese espacio para disfrutar de todo lo que nos gusta y por tener a alguien debemos sacrificar o modificar. Pero claro, en esta vida hay de todo, y todos hemos conocido a la amiga que no puede durar ni una semana soltera o la que decide darse todo el tiempo del mundo y así han pasado 2, 3 o 4 años sin una pareja formal.
Ser soltero, según el diccionario digital que todos empleamos, nos dice que “es el estado civil, con reconocimiento legal, en la que se encuentra aquella persona que no ha contraído matrimonio”, es decir el limbo en que todos nos encontramos antes de unirnos a nuestra media naranja, hace unos días, leí una definición bastante interesante, el “neosoltero”, aquella persona que es soltera por convicción.
Este término se lo adjudican a la escritora Carmen Alborch, quien en 1999 dijo que para los “neosolteros” “…no es para ellos una prioridad la vida en pareja ni casarse y no les supone trauma la cama vacía, que consideran suficientemente compensada con el éxito profesional.” También encontramos otra categoría las parejas que deciden no tener hijos es decir los dinky o los que mantienen una relación de pareja pero cada uno vive en su propia casa los “living apart together”, en ninguna de estas dos se está completamente soltero, pero si se disfruta de las plenitudes de ese estado.

Será la independencia, el exceso de individualismo, la autonomía, la actual exigencia laboral y profesional, pero pareciera que hablar de “ser soltero” o “estar soltero” se ha convertido en una moda, es tu momento para gastar y hacer lo que quieras con las libertades que estar solo te dan sin tener que platicarlo antes con una pareja o tener que acceder después. Pero también ser soltero es estar solo, no tener quien te cuide cuando te enfermas, no compartir los gastos, ingeniártelas para hacerla tú sola de plomero, electricista o fontanero, es no poder compartir con alguien las alegrías o los gritos.

Pero ¿enserio está de moda?, las estadísticas nos dicen una cosa, las condiciones de vida se han acomodado para que también se den otras, pero también estemos consientes que en pleno 2014 la estigma social sigue siendo un tema fuerte y prioritario para muchas de nosotras, a que voy, que con nuestros amigos, compañeros y colegas podemos lucir y decir que ser soltero es ser feliz, pero sabemos que cuando lleguemos a una casa sola, sin alguien que nos pregunte ¿cómo te fue?, o llegar a casa de nuestros padres a un evento con la familia y escuchar el mismo discurso de las tías que no creen prudente que una jovencita viva sola, que salga con hombres mucho mayores que ella, que compartan los gastos pero no estén casados, que salga de fiesta los fines de semana con las amigas, a esto aumentemos la presión social y la mofa pintada por los medios donde la solterona es la fea, gruñona y amargada o a la que por ser una profesionista comprometida y competente arriesgo una vida en pareja y formar una familia.

Por el lado que le veamos, ser profesionista y ser buena amante, seguirá siendo una mala combinación, ambas terminan en la terrible consecuencia de la soltería, si queremos seguir el camino de la profesión debemos encontrar a un hombre que soporte eso y las llamadas de los jefes en horario no laborar y en vacaciones, pero si quieres vivir una juventud loca de amor/diversión, te espera una dura crítica por ya estar bastante “correteada” y eso no es decente.

Las mujeres nos hemos vuelto más autónomas, queremos decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida, nuestros padres siguen queriendo lo mejor para nosotras y muchas veces eso solo lo ven al lado de un hombre, y ellos los hombres siguen esperando entendernos (nunca se han preguntado cómo les afecta a ellos tanta libertad), no es culpa de la soltería, ella siempre ha existido, solo que con el paso de los años se ha vuelo más indispensable para unas y liberadoras para otras.


Ahora que lo pienso ser soltero no está mal, debe ser una decisión que tomemos en particular, tomando en cuenta todos los pro y los contra, somos nosotros quienes escribimos cada capítulo de nuestra vida y de nosotros depende que personajes incluir, pero recordemos que la vida es muy corta para no disfrutarse.

Que el ser soltero no sea un estado, que SER se convierta en nuestra forma de vivir.

jueves, 30 de enero de 2014

El cambio estuvo en el color


Por Angélica Contreras

Corte y pinte mi cabello como mi manera muy personal de iniciar el 2014, atrás deje esas ondas revueltas que tanto enamoraban y esa sonrisa discreta que escondía secretos. Recibí muy variadas muestras de apoyo y descontento por mi aventura, que aunque muchos consideraban solo pasajera aplaudían a regañadientes y otros vitoreaban el atrevimiento.

Mi primera vez con otro color, con papelitos metálicos en el cabello y leyendo para pasar desapercibida las revistas de chismes rosas, novelas y escándalos de la farándula, leyendo la vida que otros muchos quisieran tener.
Me sentí en  la película de Beauty Shop donde sale Queen Latifah, con las paredes tapizadas de gente bella, con personas entrando y saliendo del local que platican más como familia que como vecinos,  donde lo importante no era el corte,  sino lo que no querías platicar pero que al final será por la mezcla de olores, el ritmo de las tijeras al cortar el cabello, los pasos firmes de tu estilista, el agua tibia que escurre por tu cuello lo que nos hace hablar de lo que nos importa más que un cambio.

Las preguntas van surgiendo como  va tomando forma el nuevo corte, será que las estilistas saben interpretar la mirada, saben leer entre líneas que conocen que, como y cuando preguntar, y sin pensarlo al final son nuestras cómplices, las consejeras que sin tener que hablar mucho nos alivian el corazón.

Mi corte y color fue planeado con mesura tras varios meses de debate entre mi almohada y yo, busque y rebusque en internet imágenes que me agradaran, al final mi estilista dio el visto bueno y comenzó la faena. La verdad todo me horrorizaba, sobra decir que soy nueva en el arte del camaleón en mi cabello, y como niña pequeña todo lo preguntaba.

“Me siento como pescado empapelado”, le dije, y con eso fluyeron mil preguntas como, ¿por qué usar papel metálico?, ¿ese tinte que tan especial es?, ¿Por qué lo haces así?, intercaladas con preguntas personales y platicas inconclusas de citas pasadas.

Los cambios se confabulan con la vida que nos da sorpresas, a veces malos como un corte mal  hecho y a veces buenas como un cambio sorprendente, ver caer los mechones de mi cabello me dio la seguridad que el cambio era real y que este año que apenas iniciaba me sonreiría, atrás dejaba las lágrimas vertidas durante los últimos meses, el esfuerzo abrumador de querer olvidar saturando mi mente y cuerpo.

Al verme al espejo me vi a mí misma pero en color zanahoria/chocolate/cafesusco/rojizo, lo que puede hacer el color para borrar mis canas prematuras, las lágrimas, los tragos amargos, las ojeras, la simple y sencilla espera de un beso que se quedó en el aire para nunca volver, pero también ese mismo color tiene la magia de resaltar la sonrisa que conquista, el carácter que admira, la fortaleza que se enfunda y la coquetería de un futuro.
No puede más que gritar, gritar por el espanto de un color que no reconocía, por una yo que veía diferente…


Pero como la vida misma todo depende del cristal con que se mira, y ahora mi mirada era otra. Esa noche salí de la estética para volver dentro de mes y medio a refrescar mis propósitos y metas para este año y claro también regresare para retocar mi nuevo color. 

miércoles, 29 de enero de 2014

ya no te extraño...



Ya no te extraño
es la respuesta que me doy
al saber que ya han pasado meses de tu ausencia
una ausencia larga,
como las tardes sin tus brazos,
como el tiempo que ha pasado sin tus palabras,
sin los largos besos que antes nos dábamos
al compás de las estrellas
cómplices de nuestro juego,
pero me he dado cuenta
que ya no te amo
por qué ya no recuerdo
el sabor de tus labios

Escríbeme a

Lo que más nos ha gustado

Analytics